Los Príncipes de Asturias esperan para la próxima primavera el nacimiento de su segunda hija, según informó ayer la Casa Real.

El ginecólogo que atiende a la Princesa de Asturias en su segundo embarazo, Luis Ignacio Recasens, ha informado a don Felipe y doña Letizia de que el bebé que esperan será otra niña. La Casa Real señaló además que los Reyes fueron informados, momentos después de conocer la noticia, de que su octavo nieto sería una niña.

El Príncipe don Felipe, en una conversación con periodistas durante la recepción con motivo de la Fiesta Nacional celebrada en el Palacio Real, comentó que él y su esposa no tendrían inconveniente en dar a conocer el sexo del bebé si se consideraba oportuno, si bien indicó que ellos personalmente preferían no saberlo.

Así ocurrió durante el embarazo de su hija y primogénita, la infanta Leonor, que el pasado 31 de octubre cumplió un año.

El hecho de que los Príncipes de Asturias vayan a tener una nueva hija zanja, de momento, el debate sobre la necesidad de reformar la Constitución para que la Infanta Leonor pueda reinar y no se vea discriminada por su sexo. Leonor de Borbón ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión al trono, por detrás de su padre, el Príncipe de Asturias. Sin embargo, si hubiese tenido un hermano, habría retrocedido un puesto en virtud del precepto constitucional (artículo 57.1, Título II) que mantiene que "La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos".

José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a modificar este apartado en programa electoral y posterior investidura. La reforma de la Constitución que pretende el Gobierno, que tiene como uno de sus cuatro pilares la sucesión a la Corona, sigue aún pendiente a pesar del dictamen del Consejo de Estado de febrero pasado. Entonces, el máximo órgano consultivo del Ejecutivo aconsejó citar a Don Felipe de Borbón en la Carta Magna para garantizar su condición de heredero.