Según estas fuentes, se trata de la primera sentencia en España en la que se aplica el artículo 510 del Código Penal, que castiga la incitación al odio y a la violencia contra grupos o asociaciones por motivos racistas, tras cometerse el delito a través de la red de Internet.

Además de las penas de prisión, Iván M.J. ha sido condenado a pagar una multa de 1.600 euros y su hermano Sergi otra de 1.000 euros.

El fiscal, en sus conclusiones provisionales, solicitaba dos años de cárcel para cada uno de los hermanos y el pago de una multa de 5.400 euros, pero antes del juicio llegó a un acuerdo con la defensa para pactar la pena que finalmente les ha impuesto el juez.

Los hechos se remontan al 4 de noviembre de 2004, cuando los Mossos d´Esquadra detuvieron Ivan M.J. en su domicilio de Tárrega por crear una página web donde se podían leer frases como "la inmigración destruye tu futuro" o "el holocausto es un holocuento".

Otras referencias xenófobas a las que alude la sentencia condenatoria son: "los españoles en paro por culpa de esos empresarios que contratan ilegales por cuatro duros" o "únete a la revuelta nacional: stop inmigración".

En la misma página había reseñas positivas de Adolf Hitler, Mussolini, Franco o el Ku Klux Klan, y referencias a la democracia con escritos como "sangre y fuego os merecéis putos demócratas de mierda" o "mejor muerto que rojo".

Tras la detención de Ivan M.J., los Mossos d´Esquadra también detuvieron a su hermano Sergi como responsable de unos ´fanzines´ con consignas racistas y xenófobas como los de la página web creada por su hermano.

En las detenciones, la policía autonómica intervino a los hermanos, además de material informático, cuchillos, propaganda contra los inmigrantes y banderas y camisetas con símbolos neonazis, antisemitas y xenófobos.