La obra, titulada "A reclining figure" ("Una figura tumbada" 1969-1970), tiene unos 3,5 metros de longitud y pesa 2,1 toneladas.

El robo se produjo la noche del jueves pasado, cuando dos vehículos, un camión y un turismo, accedieron a los jardines del museo, donde estaba expuesta la escultura.

Posteriormente, tres hombres cargaron en el camión la obra mediante una grúa y desaparecieron con ella, añadieron las fuentes.

La Fundación Henry Moore (1898-1986), uno de los principales representantes del modernismo europeo, ha ofrecido una sustancial recompensa por cualquier información que permita la recuperación de la obra.

"Es una obra muy valiosa y estamos trabajando de forma conjunta con la Fundación Henry Moore para recuperarla sin desperfectos", explicó el sargento de Policía Graeme Smith.

La Policía sospecha que los ladrones hayan podido cometer el robo, que fue grabado por las cámaras de seguridad del museo, por el valor del bronce.

Los jardines de la Fundación Henry Moore albergan las últimas obras del escultor y grabador británico, cuyas esculturas se caracterizan por la monumentalidad.