Oscar comenzó su aventura con La Mar de Músicas y con Buenos Aires en el avión leyendo las instrucciones de la cámara de la que se sirvió para armarse con todo un botín. Tres mil fotografías digitales y 50 horas de video que ahora piensa exprimir "y para buen rato", avisa sin titubear.

Publicista, fotógrafo, pintor, comunicador. Las etiquetas de su obra son innumerables. Diseñador de las cajas de zapatos 'Camper', autor de la famosa campaña de 'Absolut Vodka', y padre del cartel de la cinta 'Todo sobre mi madre' de Almodóvar, este madrileño,- artífice de la revista 'Madrid Me Mata'-, ya tiene contactos con dos televisiones para una película sobre su trabajo 'Buenos Aires Marine' y un proyecto para una futura video instalación.

La primera parte de esta obra, una colección de fotografías digitales que muestra cientos de miradas de la Buenos Aires urbana y de sus bonarenses se exhibe en el centro cultural de Cajamurcia, en Cartagena, en el marco de la Mar de Músicas.

'Una vida extra de 15 días'

En el cartel del festival, al que se siente más que agradecido por su confianza, representa el Mediterráneo con la sirena de Ulises como un símbolo de Cartagena, la sirena que se baña en las aguas argentinas: Una sirena fresca, simpática que chapotea divertida (...)- en sus propias palabras-.

Mariné reconoce que en esas 18 horas diarias de trabajo intenso durante los quince días que estuvo en Buenos Aires "más que dejarnos la piel, -en alusión a Rafa Jaramillo, su compañero de fatigas-, ganamos una vida extra de 15 días en una ciudad apasionante que te desborda y te sorprende. Una ciudad para ser fotografiada y rodada que supera toda expectativa desde cualquier punto de vista", asegura.

El trabajo de campo fue improvisado "sin planificación y por instinto". Aterrizó en Buenos Aires como cualquier turista, "pero buscábamos el punto de vista de la ciudad que no necesariamente es el más turístico o el más standar. Teníamos un taxista que nos hizo de chofer y nos llevó a los sitios de los que él se sentía más orgulloso. En lugar de tomar la fachada de un edificio, fotografié una alcantarilla fundida en bronce", comenta.

Para captar ese momento silencioso de los bonarenses en la atmósfera urbana, Mariné contó con José Ángel Cerón, redactor jefe de LA OPINIÓN y "un colaborador de lujo", quien también participó en la aventura argentina y ayudó haciendo entrevistas a la gente. "Era difícil pedirles esa mirada, así que los parábamos para hablar y las preguntas se fueron desarrollando y surgieron varios temas", apunta Rafael Jaramillo.

Buenos Aires fue embaucandolos. "Es una ciudad que sorprende y que enamora. Está llena de elementos que nos recuerdan cosas a los españoles: la arquitectura de los años 50 y 60; ese componente americano y exótico", dicen.

Libre de recortes, Mariné trabajó sin saber muy bien lo que estaba haciendo, lo que le llevó a involucrarse más. 'Buenos Aires Marine' le ha permitido reencontrarse con la fotografía. "Mi padre me regaló una cámara al cumplir los 17. Me dijo que no me daría más dinero porque con ella iba a tener suficiente para lo que quisiera".