03 de enero de 2021
03.01.2021
La Opinión de Murcia
Cuestionario

La escena musical pide paso en 2021 (y II)

Hemos reunido a distintos actores del sector para conocer su análisis, sus previsiones, desafíos para el nuevo año que acaba de comenzar

03.01.2021 | 04:00
Concierto de Carolina Durante.

2020 parecía venir sobrado de optimismo y cargado de esperanza y buenos deseos, y en esto que llegó el maldito coronavirus y lo puso todo patas arriba. La cultura por los aires. Salas cerradas, conciertos suspendidos, limitaciones de aforo, festivales pospuestos o cancelados. Aún así, los músicos no se rindieron: recurrieron a los conciertos en 'streaming' y a mil y una manera de seguir haciendo música en vivo y animarnos a seguir adelante. Mayor todavía fue la persistencia en cuanto a creatividad, producción discográfica, videoclips, irrupción de nuevos proyectos. Las cifras en nuestra región han sido históricas. Hemos reunido a distintos actores de la escena musical para conocer su análisis, sus previsiones, desafíos para el 2021. Esperemos, con la vacuna, que el nuevo año saque a la cultura del marasmo en que se encuentra y vuelva al punto de partida o, mejor, pase pantalla. Pero parece que la 'normalidad' aún queda lejos y se mantiene la incertidumbre.

JULIÁN PÉREZ PÁEZ

Intérprete e investigador de flamenco, historiador del arte, gestor cultural

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Ha supuesto un frenazo en un sector que goza de un buen momento. Pese al esfuerzo realizado por continuar con una actividad adaptada a los tiempos, supongo que ha afectado igual de negativamente que en el resto de las comunidades, porque la problemática es global, aunque cada administración local lo gestione como puede o entiende. Lo que deja de manifiesto la situación de pandemia, al igual que hizo la 'crisis del ladrillo' hace más de una década, es que, no sólo la música, sino el amplio y diverso sector de profesionales independientes del arte y la cultura no disponen de un régimen específico que facilite la subsistencia de los trabajadores en un mercado con unas características peculiares en cuanto a la periodicidad de la actividad y la facturación. Es un sector económico que necesita de una legislación específica y de un marco adecuado para su supervivencia. Otra cuestión son los músicos y artistas funcionarios, a los que el recorte de la actividad cultural poco o nada les ha afectado en lo económico, ya que incluso en algunos casos han sido los principales beneficiarios de las ayudas propiciadas al sector desde la administración. Pienso que nunca ha habido tanta cantidad y creatividad en las propuestas de nuestra escena musical, no sólo del género pop-rock, que tradicionalmente ha sido el mayoritario por estos lares, sino también en géneros como puedan ser el de los clásicos, el folclore o el hip-hop, pero para contestar a esa pregunta habría que tener datos, es decir, hacer un estudio de empresas y cifras del sector, antes de ponernos a repartir premios sin saber siquiera si hay una industria y cuáles son sus necesidades reales. El siguiente estadio de evolución que necesita la cultura en general es el de su reconocimiento y regularización como sector y actividad productiva y profesional. Podemos formar músicos, tener escuelas y conservatorios, pero, si no tenemos industria -en este caso, orquestas, universidades, bandas, locales de todo tipo y diferentes iniciativas públicas y privadas donde sea posible mantener una actividad profesional continua y remunerada-, estamos desaprovechando lo invertido en educación y en potencial humano.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Personalmente creo que la despedida de Juan Tudela Piernas, 'Juan Rita', decano de los cantores y troveros, ha sido algo importante para la Región, dado el valor que las músicas de tradición oral han adquirido en los últimos años, y por el inmenso interés como testimonio personal y artístico de un artista que, sin pretenderlo, se convertía en ocasiones en un fenómeno social. En Murcia afortunadamente existe un rico patrimonio musical de tradición oral.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
No sabemos nada, no quiero caer en conjeturas, pero creo que, aunque nada vaya a cambiar mucho, ya que la pandemia no nos va a hacer mejores, siempre hemos de ser optimistas o estar predispuestos a nuevas oportunidades. A nivel creativo, he observado que el distanciamiento social fomenta la tendencia del creador musical sentado en su casa/estudio frente al ordenador, no sólo para difundir o compartir su trabajo, sino para componerlo. Esto puede producir un enfriamiento, pero también una valoración de las inclinaciones más subjetivas y personales. Ante los cambios, siempre aparecen nuevas tendencias, nuevos formatos de emisión, vías de divulgación y comercialización que, si tienen buenos resultados, se consolidarán.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
En lo que se refiere a la cultura y la música, no creo que nada vaya a cambiar sustancialmente. Los retos son los de intentar poder mantener una actividad por mínima que sea en un sector que es el primer perjudicado ante cualquier tipo de crisis de repercusiones económicas. A los creativos y profesionales del mundo del arte y la cultura no les es ajena la necesidad de continua evolución y el no aferrarse a fórmulas ya manidas, dada la continua necesidad de adaptación que impone el mercado del arte y la cultura. No estaría mal que las autoridades permitieran más locales de música en directo; sería una forma de dinamizar ciudades culturales y de facilitar a los músicos una actividad continua que va más allá de los grandes eventos o festivales. En lo personal, el reto es seguir manteniendo viva la curiosidad y la afición como bases del estudio y el aprendizaje, mediante la investigación y la práctica, para que al menos quede la satisfacción de seguir avanzando y mantenerse en forma pese a la escasa actividad, ya que por el momento no sabemos cuándo volveremos a los aforos de antaño, en un sector que ya venía arrastrando ciertas carencias desde antes de la pandemia.

RAÚL DE LARA

Músico, productor y técnico de sonido. Arde el Arte Estudios

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
En este caso, podríamos generalizar y extrapolar a cualquier escena musical del país y hasta diría del planeta. La escena musical murciana está formada por grupos, artistas, promotores, managers, salas de conciertos, sellos discográficos, técnicos de sonido, estudios de grabación, backliners o periodistas musicales, que han visto su trabajo reducido en muchos casos al 100%. En general, somos un sector que está careciendo de ayudas de las que gozan otros sectores. Parece que somos poco visibles para los políticos, como si se tratara de unos cuantos 'titiriteros" que hacemos música para pasar el rato, y no se termina de entender que esto es un medio de vida, nuestro medio de vida. Se ha decidido por decreto que se cierren todos los locales nocturnos, y han metido en el saco a las salas de conciertos y los espacios culturales, haciendo que los profesionales de la música y de otras artes pierdan su sustento, y muchos de ellos tengan que dedicarse a otras cosas (los que han podido). Estamos en un momento bastante delicado para la escena murciana y para la cultura en general.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Por suerte, somos una región que se está reinventando musicalmente. El 'streaming' está más vivo que nunca, y puede que haya venido para quedarse, ya que permite que haya un poco de movimiento económico que contribuye positivamente a la escena. Por otro lado, Murcia Técnica del Espectáculo es una asociación que trabaja para dignificar las profesiones técnicas. Cualificarlas y certificarlas. Busca conseguir un nuevo convenio regional que nos represente y ponga en valor. Desde la asociación están haciendo lo posible para que tengamos visibilidad y se nos escuche. Esto de alguna manera ha hecho un nexo de unión entre todos los profesionales técnicos de sonido de la región, cosa que era necesaria desde hace tiempo. Musicalmente hablando, es difícil saber cómo será la evolución musical, porque los grupos han tenido que parar forzosamente, y muchos aún no han reanudado actividad, especialmente los noveles, que son los que tienen las semillas de lo que será la escena, y los protagonistas de esa evolución.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Yo intento tener siempre una visión optimista de las cosas; de otra forma todo sería muy deprimente en estos tiempos oscuros. Pienso que todo el mundo está deseando que la pandemia termine, y seguir haciendo su vida normalmente. En general, mi sensación es que la gente tiene ganas de conciertos, de salir, de relacionarse en mayúsculas, y eso podría ser la salvación de la cultura en general. Los grupos que conozco siguen haciendo sus planes por si hay que salir a tocar de hoy para mañana, y planeando nuevos singles y discos, porque, aunque haya parón general, nadie de la música quiere que la maquina se pare, muchas veces incluso por cuestiones que van directas al corazón de todo esto, que es el puro romanticismo por crear.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
En estos tiempos en los que no se sabe cómo vamos a estar en una semana, es muy difícil pensar en retos para un año entero. De repente todo se ha vuelto más inmediato, que es la misma supervivencia y también la manera de subsistir cada día. Todo se ha vuelto un corto plazo, así que a mí personalmente me va bien enfrentarme a que cada día no me falte un plato de comida y un sitio para dormir; lo demás ahora mismo son castillos en el aire. Evidentemente tengo mis ilusiones. Me gustaría crecer un poco más este año, sentir que estoy aportando algo a las paginas de la historia de la música.

JUAN JOSÉ ROBLES

Músico

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Muy afectada, y no solo en Murcia. De repente se echaron las persianas, y a pies juntillas hicimos lo que se nos decía. Ha habido mucho tiempo para pensar, derrumbarse, coger impulso, intentos de plataformas para pedir ayudas, reinventarse, reducir formatos para poder tocar en locales más pequeños, aprendizaje. Afortunadamente, administraciones locales como la de Murcia y Cartagena se han reinventado para apoyar al sector con distintas ofertas públicas que han tenido mucho éxito de participación y muy buena acogida. La situación actual es complicada, aunque, por lo que hablo con otros músicos, hay una actitud de seguir trabajando, grabando, creando, produciendo. Tenemos a favor algunas administraciones locales que ya se han dado cuenta (previa puesta en escena) de que la cultura es segura y hasta la fecha ha quedado demostrado que se pueden hacer conciertos con responsabilidad y doble esfuerzo, claro. Quedamos a la espera de que los que no se han atrevido todavía empiecen a poner en marcha sus interrumpidas programaciones, y que vean y se informen de que se puede hacer escena. En cuanto a la evolución, veo que Murcia tiene una gran madurez musical, y de eso beben las propuestas interesantes que están saliendo actualmente. Celebro que, cada vez más, estas propuestas llevan tintes de nuestras músicas del terreno.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Para mí, la confianza que han transmitido los sanitarios con su buen hacer. Recordaré siempre el silencio de las calles vacías, y la ausencia de los abrazos y besos, además de tocar mucho en casa.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Pues la idea es volver a poner en órbita la interrupción de los conciertos que tenía y no se hicieron en 2020, y seguir trabajando y trabajando para la preparación del tercer disco.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Cuando hablamos de mandar a la mierda al año 2020, parece que el 2021 va a ser todo mucho mejor, y creo que aún nos queda 'bicho' para rato. No obstante, con lo que ya se sabe y con los eventos que se han organizado desde julio hasta ahora, ha quedado demostrado que se pueden hacer conciertos, con menos público, pero se puede; ese es el reto. Así que mi propuesta es hacer muchos conciertos, mucho teatro y todo lo que tenga que ver con la cultura.

JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ

Director de comunicación de Animal Sound

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
En nuestro caso, que somos una promotora de eventos de gran formato, ha sido un año muy complicado, al tener que aplazar la mayoría de nuestros planes de 2020.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Para nosotros lo más destacado es haber lanzado 'Animal Sound XS', una versión en miniatura de 'Animal Sound'. Con mucho esfuerzo hemos conseguido lanzar una programación que se está celebrando en la Plaza de Toros de Murcia, Auditorio Víctor Villegas y Espacio Molinos del Río.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Ante las últimas noticias en relación al comienzo del proceso de vacunación, todo invita a ser optimista. Ojalá en 2021 se empiece a ver la luz, y poco a poco la música en directo pueda recuperar su esplendor.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Toca seguir trabajando y ver muy de cerca la evolución sanitaria, ya que, por la situación tan cambiante, es complicado saber si se pueden sacar proyectos a medio y largo plazo. Pero esperemos que tengamos un buen comienzo de año y empiecen a llegar las buenas noticias.

JUAN ALBALADEJO

Director de CreaMurcia

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
La escena musical no ha quedado al margen del parón general que se ha producido en toda la industria cultural y otros sectores productivos. Ha sido como una inesperada frenada en seco. No obstante, nuestra escena tiene músculo para soportar esta embestida. De hecho, este año en nuestra convocatoria del CreaMurcia hemos tenido unos índices de participación más altos de todas sus convocatorias, síntoma de que nuestra escena emergente sigue estando muy viva; es más, me atrevería a asegurar que ha sido uno de los años de más nivel en todas sus categorías, lo que garantiza un futuro prometedor para la futura reactivación de todo el sector, donde seguiremos en primera línea de salida.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
La capacidad de resistencia de todo el sector -llamémosle también resiliencia-, y en especial el compromiso de la mayor parte de los artistas que altruistamente ofrecieron su creatividad para estimular a una sociedad abatida. Otro aspecto destacable ha sido el compromiso de las instituciones, especialmente el Ayuntamiento de Murcia, por reactivar la escena siguiendo con sus programaciones a pesar de las limitaciones sociosanitarias. El CreaMurcia ha sido un ejemplo: a pesar de las dificultades se ha podido desarrollar en su totalidad. Recordaremos esa aceleración hacia la digitalización, donde nos hemos adaptado a nuevos formatos de consumo, alternancia de los eventos presenciales y online, formatos que quizá llegaron precipitadamente para quedarse.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Es obvio que estamos en manos de la ciencia y que dependemos de la velocidad y buena planificación para inmunizar a una buena parte de la población contra el maldito virus. Esto será lo que haga de exponente para el despegue de la economía, y, por extensión, de la industria musical. Desde esa óptica, veo con optimismo el próximo año; una sociedad necesitada de horizontes positivos posiblemente es lo que llevará a un aumento exponencial en el consumo cultural. Por otra parte, y si nos centramos en nuestra escena murciana, tenemos todos los ingredientes para un fuerte resurgir de la industria cultural. Tenemos grandes artistas, promotores con iniciativas, los mejores técnicos, salas esperando abrir sus puertas, medios de comunicación involucrados, y esperamos que todas las administraciones implicadas: es el cóctel perfecto para que nuestra escena siga siendo un referente en el país; es más, intuyo que dará mucho que hablar.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Es necesario tener un buen diagnóstico del presente y el futuro, dar pasos cortitos y sólidos; importante medir bien los tiempos para que volvamos a recuperar progresivamente todos aquellos eventos que no se pudieron desarrollar. Adaptación a nuevos formatos de consumo musical que vinieron para quedarse. Creo que sería un error lanzarse a la desesperada con una sobreprogramación que podría llevar a la saturación de eventos. El reto más importante es conseguir comunicación y acuerdos entre todos los sectores y colectivos implicados en relanzar la escena. No será fácil; habrá que poner toda la voluntad para que sea posible. De esta forma se saldrá más fortalecido.

CLARA PLATH

Artista

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
La pandemia ha arrasado con todo, incluida la escena musical, no sólo murciana, sino mundial. Ha paralizado la vida tal y como la conocíamos. Se han suspendido (aplazado) conciertos, lanzamientos, promociones... Actualmente se están haciendo cosillas, pero falta recuperar los directos tal y como los conocíamos.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Creo que este año se ha visto fulminado por una única realidad: la pandemia. En mi pequeño mundo, me quedo con la presentación en directo de nuestro último disco, Oscura (Flor y Nata Records), que fue en enero en el Teatro Circo de Murcia. Menos mal que quedó grabado y que muchos lo pudimos disfrutar.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Para mí, 2021 se presenta como un año lleno de incertidumbre. Además llevamos acumulados el cansancio, el hastío y la impotencia de una situación difícil que dura ya muchos meses. Soy realista; cada uno debe sacar sus conclusiones y aprender. Yo pienso seguir luchando, creando y amando.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Vivir con pasión como hasta ahora. Seguir componiendo canciones para un próximo disco (ya tengo cuatro), formar una nueva banda y escribir un tercer libro. Esos son mis retos. A nivel global, solo se saldrá de esto si luchamos todos juntos; algo que, tristemente, creo poco probable. Mi consejo es que cada uno, al menos, se cuide, cuide a los suyos y se rodee de cultura.

JUAN PABLO SOLER

Director de los teatros municipales (Romea/Circo/Bernal) del Ayuntamiento de Murcia

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Ha sido una explosión que ha dañado muy duramente al sector de la música en todos sus niveles. Siempre he dicho que, cuanto más cerca sientas el talento, más se multiplica. Seguimos percibiendo que el sector aún tiene margen para seguir creciendo, aunque dicho avance se ha visto frenado, no tanto en la parte artística, pero sí en la parte más empresarial y de creación de empleo. Murcia siempre ha sido un buen sitio para hacer música y para disfrutar de la música en directo, y eso volverá, esperemos que más pronto que tarde.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
La pasión con la que el sector está tratando de salvar esta pandemia, y la energía que existe en los artistas y los gestores luchando por aquello en lo que creen. Me quedo con la buena disposición del público a las anulaciones o aplazamientos de eventos deseados y esperados por todos. Cuando volvamos a la normalidad, el público va a seguir ahí, estoy convencido. Si tuviera que destacar un concierto de los que he visto, me quedaría con el de Rodrigo Cuevas en el Teatro Bernal de hace unos días.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Difícil vaticinar lo que traerá 2021. Cuando al principio de la pandemia buscábamos nuevas fechas para los conciertos, los aplazamos solo un par de meses, y ya estamos en diciembre. Muchos conciertos se han realizado, pero es algo simbólico que no salva el sector. Espero que para primavera las cosas vuelvan a ser lo que eran, y con mesura y respeto se recuperen los conciertos tanto grandes como pequeños. ¿Existe otra visión que no sea la optimista ahora mismo? No nos queda otra. En estos meses hemos sido capaces de reinventar nuestra manera de hacer. Seguiremos haciéndolo hasta encontrar el modo de salvar un sector fundamental de la cultura que da trabajo a miles de personas, y que tantas alegrías ha dado a una tierra como la murciana.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Existe el riesgo de salir antes que suene la señal de salida. Hay muchas ganas, pero no podemos echar a perder el trabajo hecho todos estos meses. El final está cerca, y debemos ser cuidadosos con las decisiones que se vayan adoptando. Seguir creyendo en que todo el esfuerzo merece la pena, y que las administraciones sigan trabajando directamente con los profesionales para tratar de adoptar medidas que realmente ayuden a que el sector de la música sobreviva.

MIGUEL BAÑÓN

Músico. Los Marañones

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Se ha visto muy afectada, supongo que como la del resto del país, y del mundo. Yo prefiero considerarlo como un paréntesis que nos va a llevar a pensar de otra manera, en muchos sentidos, y que vamos a capear esta situación con fuerzas e ideas renovadas. Después de todo, una de nuestras bazas es la imaginación, ¿no?

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Lo más significativo para mí ha sido ver como, a pesar del distanciamiento físico, los colectivos del ramo (artistas, técnicos, promotores...) han intentado unir fuerzas para salir de este atolladero, y dar un puñetazo en la mesa de las instituciones (y la opinión pública) sobre la «necesidad» de la cultura en nuestras vidas.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
El catastrofismo, las lamentaciones, el revanchismo€ No llevan a ningún sitio. Necesitamos aprender de nuestros errores y pensar en positivo para solucionar los problemas.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Estamos atravesando la peor crisis en muchísimos años, pero no olvidemos que esta vez no atañe tanto a lo material como a las vidas humanas perdidas. Es importante que pensemos como colectivo más que como individuos. Las redes sociales se han convertido en un medio no tanto de información como de desinformación. No podemos permitir que la focalización producto de los algoritmos prevalezca sobre una visión cotejada de las cosas y el sentido común.

MARCELO CRIMINAL

Músico

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Se ha visto afectada de forma similar a la escena mundial. No sé hasta qué punto la cultura es efectivamente segura, ni las medidas a tomar, pero afortunadamente no creo que la música sea solo el mundo del directo, y sigo viendo aparecer nuevos proyectos muy estimulantes que se retroalimentan y se proyectan más allá de nuestras fronteras.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
En mi opinión, la mayor sorpresa y la más agradable ha sido el primer EP de Perdón.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Creo que podemos ser optimistas, confío en que músicos y adláteres puedan seguir haciendo sus cosas en condiciones adversas (siempre lo han sido). No quiero fantasear con el Apocalipsis, pero también me parece posible que seamos capaces de mejorar la industria musical.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Un gran reto: no ensimismarse ante las dificultades, entender que hay gente que sufre mucho más, y pensar seriamente en qué se puede hacer con eso.

JOAQUÍN TALISMÁN

Músico. Director del sello Perdición

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por el Covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
El parón ha sido tremendo, y todos (músicos, técnicos, managers, promotores, sellos, etc.) nos hemos visto afectados. Somos un sector cuyo funcionamiento depende directamente de presencia de público en los conciertos, algo que la covid ha impedido. Las soluciones varían mucho dependiendo de la situación personal de cada cual. Hay quien tira de ahorros, hay quien ha pedido ayudas, hay ofertas de grabación online, se dan clases, cursos, hay conciertos en 'streaming' que aportan una pequeña ayuda económica, pero, sobre todo, son aire fresco para el espíritu... La música es algo vocacional. Los que nos dedicamos a tocar de forma habitual echamos mucho de menos no hacerlo.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Muchos estamos aprovechando el mal momento para preparar con mucha calma un nuevo trabajo con el que salir una vez que esta pesadilla haya terminado, o al menos haya cierta recuperación. Peleando desde las trincheras. Estoy convencido de que saldremos de esta. Es momento de rebuscar entre todos los recursos que cada uno tiene como ser humano. Nuestra forma habitual de relacionarnos con el entorno no sirve, ya que el entorno es distinto; se ha puesto cabeza abajo. Hay que adaptarse, y con rapidez. Después, volveremos a nuestra plácida existencia y, si somos listos, habremos descubierto algunas cosas de las que no nos sabíamos capaces. Y eso nos deberá hacer mejorar. Muy a mi pesar, debo reconocer que este puto bicho ha robado el protagonismo a cualquier otra cosa. Pondría por encima de eso, por pura rebeldía, nuestras ganas de presentarle batalla.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista ? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Yo estudié ciencias; lo mío no es ser ni optimista ni pesimista. En mi caso se trata de algo más simple. Hay un problema que nos está complicando la existencia, así que hay que ponerse a currar para solucionarlo. ¿Lo solucionaremos? Por supuesto ¿Por qué? Porque no vamos a dejar que suceda lo contrario. ¿Podremos hacerlo? Sí, porque no somos tontos, y además no vamos a parar hasta conseguirlo. No queda otra.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021?¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Superar la crisis sanitaria: apoyo a la sanidad, hacer caso a quien entiende del tema, responsabilidad y sentido común personales. Superar la crisis económica: un colchón desde las instituciones es básico e imprescindible para amortiguar el golpe, pero creo que, además de eso, la cabeza de cada cual se debe poner a funcionar para buscar sus posibles caminos alternativos en el nuevo ecosistema. Podemos hacer lo que nos dé la gana siempre que nos lo curremos. El mundo es nuestro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas