02 de enero de 2021
02.01.2021
La Opinión de Murcia
Cuestionario

La escena musical pide paso en 2021 (I)

Hemos reunido a distintos actores del sector para conocer su análisis, sus previsiones, desafíos para el nuevo año que acaba de comenzar

01.01.2021 | 20:24
La escena musical pide paso en 2021 (I)

2020 parecía venir sobrado de optimismo y cargado de esperanza y buenos deseos, y en esto que llegó el maldito covid-19 y lo puso todo patas arriba. La cultura por los aires. Salas cerradas, conciertos suspendidos, limitaciones de aforo, festivales pospuestos o cancelados. Aún así, los músicos no se rindieron: recurrieron a los conciertos en 'streaming' y a mil y una manera de seguir haciendo música en vivo y animarnos a seguir adelante. Mayor todavía fue la persistencia en cuanto a creatividad, producción discográfica, videoclips, irrupción de nuevos proyectos. Las cifras en nuestra región han sido históricas. Hemos reunido a distintos actores de la escena musical para conocer su análisis, sus previsiones, desafíos para el 2021. Esperemos, con la vacuna, que el nuevo año saque a la cultura del marasmo en que se encuentra y vuelva al punto de partida o, mejor, pase pantalla. Pero parece que la 'normalidad' aún queda lejos y se mantiene la incertidumbre.

EUGENIO GONZÁLEZ

Responsable de comunicación y programación de La Mar de Músicas y Cartagena Jazz Festival

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
La escena en la Región de Murcia no ha sido distinta a la del resto del mundo. Hemos sido testigos de lo frágil que somos todos. Los músicos han mostrado siempre su capacidad de transformación, de resiliencia, para poder vivir de su creatividad. Tuvieron en la última década que echarse a las carreteras, para vivir de la música en directo, porque hemos dejado de comprarles sus discos. En los primeros meses de confinamiento nos regalaron su música para hacernos el encierro más fácil, pero el público y las instituciones les hemos fallado a muchos de ellos. Los hemos dejado solos. Y ya mejor ni hablar de la respuesta que le hemos dado a la parte más técnica del sector. La situación actual es de parón. Los músicos siguen creando, están preparados para la vuelta. Espero que los demás estemos a la altura.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Lo más destacado es que ha sido un año horrible para todos. Colectivamente hemos vivido un año para olvidar. En lo musical, lo recordaremos como el año en que todo se desmoronó. Muchas bandas seguirán, pero pocas vivirán de la música. El sector musical en Murcia no está muy profesionalizado, y así va a seguir, me temo, durante muchos años más.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
2021 se presenta como la otra cara de la moneda de este 2020. Vamos a ver las consecuencias económicas provocadas por esta pandemia. Se irá recobrando el ritmo, pero poco a poco. No pensemos que vamos a disfrutar de la música como hemos hecho hasta ahora, rodeados de desconocidos, con nuestra cerveza en la mano y bailando. Hasta 2022 no creo que disfrutemos de la música como lo hacíamos en la 'anterior normalidad'. 2021 va a ser el año de lo público. Ya estamos viendo cómo muchas salas de conciertos han anunciado su cierre definitivo. Así que queda confiar en la gestión pública para que el sector musical en nuestra región siga vivo.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
2021 será el año que nos tendremos que reinventar muchos de nosotros para poder seguir haciendo proyectos que interesen al público, y motivarlo para que vuelva a nuestros festivales o espacios. Todo con menos dinero por parte de instituciones y patrocinadores, que tendrán que hacer frente a una situación de crisis económica y social en sus entornos. Será un año para adaptarnos, y espero que de transición a un 2022 más luminoso. 2021 será el año de la resistencia, aunque me temo que muchos no lo van a poder hacer.

VICTORIO MELGAREJO

Gestor cultural y director del Comité Organizador de los Premios de la Música de la Región de Murcia

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Pues visto que se han batido todos los récords de grabación de discos y producción de videoclips no dejo de imaginar el maravilloso año que hubiéramos tenido sin coronavirus. El drama enorme ha sido la brutal cancelación de conciertos. Hoy en día, con el 'streaming' y las nuevas fórmulas de consumo de música a través de plataformas digitales, los conciertos suponen el sustento económico de los grupos. Esto ha supuesto una tragedia mayúscula. No sabemos qué va a pasar, estamos en un tiempo en el que ninguna previsión se hace con criterio, y al final vivimos en el alambre. No tengo ninguna duda de que el torrente de creatividad y talento es imparable, pero es imprescindible que los músicos puedan vivir de su trabajo. La escena musical, entendida como industria y sector económico, está muy dañada. Tenemos que salir de esto todos lo antes posible. Por lo que valga.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Lo más destacado en mi opinión ha sido comprobar cómo, una vez más, la música se ha puesto en valor como la gran marca cultural que Murcia exporta. Habría que hacer algún tipo de estudio para analizar cómo es posible este nivel de desarrollo del talento, el compromiso y la intuición. Murcia es música.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Casi que no comparto visión. No sé. Si hablamos de nuevos grupos, canciones o discos no me cabe duda de que seguiremos en la brecha. Pero este maldito bicho no se cómo nos va condicionar el año, esencialmente, en lo que a lo que festivales se refiere. También me preocupan mucho las salas. Sin salas se acaba el mayor laboratorio de creación cultural en torno a la música. Dependemos del control de la pandemia en todos los aspectos relativos al desarrollo de la industria y el sector. La creatividad va por otra camino y no va a parar jamás.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
El mayor reto es seguir buscando fórmulas que garanticen la viabilidad económica de todos los implicados. Nuevas formas de realizar conciertos, nuevos canales, nuevas fórmulas de financiación, establecer unas medidas sanitarias reales que garanticen seguridad y que posibiliten la realización de conciertos, etc. A más largo plazo, y de forma más genérica los grandes objetivos siguen siendo el desarrollo de una industria musical en la Región y la internacionalización.

ISAAC VIVERO

Presidente de Murcia Live!, Asociación de Salas de Conciertos de la Región de Murcia, y alma de Garaje Beat Club

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
No sólo la escena musical murciana, se ha visto afectada la escena musical mundial. Ha sido un absoluto desastre. La música en directo ha sido de los primeros sectores que paró su actividad, y muy probablemente sea de los últimos en recuperar la normalidad. Durante estos nueve meses la actividad ha sido prácticamente nula, y los pocos eventos que se han podido hacer, pese a que no ha habido un solo rebrote en eventos culturales, han tenido que soportar una presión normativa muy superior a la de otros sectores donde sí ha habido contagios. Ha sido el propio sector el que ha mostrado a las administraciones públicas la forma de hacer cultura segura. Pero no ha servido de mucho, seguimos estando en el punto de mira, llevándonos palos normativos una y otra vez, pese a contar con una hoja de servicios impoluta. La Región de Murcia es posiblemente la comunidad autónoma más restrictiva de todas, pese a ser una de las que menos ha sufrido desde el punto de vista sanitario. Las salas de conciertos son las que se llevan la peor parte, por estar en un limbo normativo, desarrollando una actividad que oficialmente no existe, y desde marzo está directamente prohibida, siendo un sector que ha sido fundamental e imprescindible para que la escena musical murciana sea hoy lo que es. La situación actual es terrible, pero la maquinaria creativa de nuestros artistas no ha parado en ningún momento. Se siguen publicando muchos discos, singles y videoclips. Esta experiencia tan complicada es materia prima de primer nivel para que nuestros artistas desarrollen su talento; tienen muchísimo material guardado en un cajón esperando a ver la luz cuando las condiciones sean más favorables. Estoy convencido de que en los próximos meses veremos el estreno de muchísimas obras maestras.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Es un año para olvidar. Para mí, lo más destacado ha sido la unión del sector de los eventos, un sector muy heterogéneo, formado por subsectores muy diferentes entre sí, que por primera vez en la historia unieron sus fuerzas bajo el paraguas de #AlertaRoja. Creo que se han hecho muchas cosas bien, hemos conseguido una visibilidad que antes no teníamos, y la ciudadanía tiene ahora una visión más amplia de lo que es la música en directo, representada no solo por los artistas, que son la cara visible, sino también por el personal técnico (entendiendo el concepto 'técnico' con toda su amplitud), las empresas y las infraestructuras culturales. Creo que la ciudadanía ha entendido el mensaje, y la clase política también, pero desde el punto de vista normativo está casi todo por hacer, y todo va demasiado despacio.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
La llegada de la vacuna nos hace ver la luz del final del túnel, pero todavía queda mucho túnel por recorrer. De cara a 2021 tampoco soy demasiado optimista, creo que será bastante mejor que 2020, porque cuando estás en el fondo del pozo solo puedes subir, pero no será un buen año. El primer semestre lo doy prácticamente por perdido, tengo las esperanzas puestas en poder salvar el verano, y espero que las salas de conciertos podamos reabrir en septiembre en plena normalidad, sin ningún tipo de restricción. Pero tras la crisis sanitaria viene una crisis económica que no sabemos qué dimensión tendrá. Ojalá sea verdad eso que nos cuentan de una recuperación en V, yo no lo veo nada claro. Corren tiempos difíciles.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Mis esfuerzos están centrados fundamentalmente en el reconocimiento normativo de las salas de conciertos como espacios de cultura. Desde la Asociación Estatal de Salas de Conciertos (ACCES) llevamos un año de trabajo muy intenso en ese sentido, y de momento solo hemos conseguido buenas palabras, nada más. Espero que en 2021 se apruebe la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Región de Murcia, y que esa Ley contenga los artículos que el Gobierno de la Región de Murcia se ha comprometido a incluir en este sentido. Espero firmar un nuevo acuerdo de colaboración entre Murcia Live! y la Consejería de Cultura que dé continuidad a Frecuencia RM durante el primer semestre del año. Espero firmar convenios de colaboración con los ayuntamientos de Murcia y Cartagena, que den a las salas de conciertos el tratamiento que merecen como infraestructuras culturales de los municipios. Y espero que el Ministerio de Cultura vuelva a convocar ayudas específicas para salas de conciertos a través del INAEM, no solo en 2021, sino de forma permanente.

MALVA

Grupo de música

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Más que la escena murciana referente a artistas, creemos que los que más merecen nuestra admiración, respeto, cariño y apoyo es toda la gente que en primera instancia no está en las entrevistas, portadas, sino que están currando ahí detrás para que todo funcione a la perfección: técnicos, backliners, managers, promotores, bookers, road managers, servicio de limpieza, cocineros... Y muchísima más gente que hace que podamos subirnos a un escenario y hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible. La situación actual sigue siendo la de una efervescencia total, pura y dura. Creo que ya suficiente peña se ha dado cuenta de que lo que ocurre aquí no ocurre en todos lados. Somos una tierra brutal, artistas multidisciplinares con una sensibilidad súper bonita en muchísimos campos.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Lo más destacado sin duda alguna ha sido que Raphael ha vuelto a reivindicar que es un jodido popstar, y aparte... Bueno, joder, ahora en serio. Lo más destacado ha sido que esta mierda se ha llevado por delante cantidad de personas, ni cifras, ni rebaños, sino seres humanos, cada uno con su historia. Lo más recordado tendrían que ser estas personas, y también la gran labor que han hecho y están haciendo todas y cada una de esas personas que están en primera línea de batalla. Es cierto que están hartos de que se les llame superhéroes y luego como que se quede solo en palabras. Deberíamos desarrollar más la empatía.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Nosotros somos unos absolutos privilegiados. Habría que preguntar a toda esa gente que lo ha perdido todo a ver cómo coño lo van a hacer. Esa gente merece visibilidad y ayudas. Somos optimistas con que poco a poco habrá una luz, pero también te decimos que no somos quiénes para garantizar nada y verlo todo de color de rosa, porque puede venirnos cualquier tipo de nuestro barrio al que han echado del trabajo, no puede pagar el alquiler y no tiene ni para dar de comer a sus hijos, y vamos a venirle con optimismo. Pues qué quieres que te digamos. Somos optimistas, pero siempre con los pies en el suelo. No podemos negar lo evidente.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Para empezar, una vez más, habrá que enfrentarse a las cuestiones de un bando y de otro, y la gente empieza a estar muy cansada de este tipo de debates. Aparquen las diferencias, no caigamos en lo estúpido e intentemos ayudarnos en todo lo que podamos. ¿De qué nos sirve toda la peña en el congreso peleando y sin pensar en la ciudadanía? Que se dejen de ideales y de tonterías. Ojalá que este año 2021 nos traiga a todos más decisiones centradas en las personas, y no en los intereses de unos y de otros.

JOAQUÍN GUILLEN

Coordinador Emisoras Musicales y Eventos. Cadena Ser Región de Murcia

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Pues se ha visto afectada como en todo el país y en todo el mundo. Pensemos que hay diferencias en cuanto a nivel artístico (con todo respeto y cariño), es decir, gente que está comenzando, otros ya en la senda del triunfo y otros ya consagrados, a todos les ha afectado. Encontramos grupos que están dando los primeros pasos, y con lo difícil y costoso que es entrar en un estudio a grabar o encontrar una sala para tocar, pues llega una situación así, donde vemos cómo hay que cerrar locales y tomar otro tipo de decisiones por nuestra seguridad y todo lo que estamos viviendo... A todos la covid-19 les ha cambiado sus planes, pero sin duda saldrán adelante; en Murcia hay gente muy trabajadora y con mucho talento. Desde hace ya muchos años, Murcia es un verdadero vivero de talento y lo que más me gusta es exactamente eso: la evolución. Si miramos atrás, durante los 80 o los 90 lo que más predominaba en las bandas murcianas era el pop-rock, y de vez en cuando surgía algo un poco diferente, pero de no demasiada entidad. Desde la década de los 2000 (año arriba, año abajo, no seamos estrictos), al igual que ha ido cambiando la música en el mundo, en Murcia también lo ha hecho. Vemos cómo han aparecido nuevas tendencias y que Murcia esté siendo actualmente una de las regiones con mayor oferta musical del país, tanto en cantidad como en calidad.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Sin duda alguna que estamos teniendo una pandemia [risas]. En serio, algo que siempre recordaré es cómo esta situación me ha hecho descubrir nuevos músicos y la capacidad de superación de estos. Estoy pensado en los directos que he podido seguir en redes sociales y que además de ser un desahogo para el artista, a veces, todo hay que decirlo, se convertía también en algo muy pesado, pero que en muchas ocasiones (las más) me ha ayudado a descubrir voces y músicos de altura y ver cómo casi sin medios se pueden hacer cosas muy chulas.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Hay que ser cauto. Estamos viendo cómo avanzamos en la lucha contra la pandemia, pero también vemos que es complicado. Pero sí, soy optimista. Creo que en 2021 vamos a poder ver música en directo. Será difícil volver a eventos multitudinarios de momento, pero nos adaptaremos a otros aforos y formatos y saldremos adelante. Por otro lado, la energía de los músicos y artistas va a seguir activa; eso no para.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Los retos son los mismos que para todo el mundo y en todos los ámbitos. Es decir, palabras a las que nos estamos acostumbrando: reinventarse, adaptarse, imaginar y luchar para conseguir lo que queremos, y en la música mucho más. Habrá que buscar nuevos formatos a la hora de la promoción, de dar conciertos, de disfrutar de la cultura, pero tanto para los artistas como para el publico y los fans, que es como a mí me gusta considerarme: un fan de la música, y sobre todo fan del talento murciano.

SERGIO MERCADER

Director de C'Mon Murcia. Director de Comunicación de Monkey Pro

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
El impacto ha sido brutal. Hemos pasado de ser una de las ciudades con mejor oferta musical cada semana a que los conciertos programados sean algo anecdótico, especialmente tras el verano. Además, este año prometía ser increíble.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Si hablamos de música y soy sincero, diría que este año pasará al olvido. Creo que lo único que se recordará serán las restricciones y lo raros que fueron los pocos conciertos que se han celebrado desde que esta pesadilla comenzó. Más allá de eso, para mí no ha habido nada especialmente remarcable.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Creo que todavía habrá que esperar meses para recuperar un poco la normalidad. Quizá para verano podamos ver ya algún atisbo, pero no soy especialmente positivo. Me imagino que el trato que ha recibido la música y la cultura durante la pandemia es la razón para que piense así.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Quiero creer que todo lo vivido este 2020 servirá para que el sector de la música mire su propio ombligo y haya reflexionado sobre los problemas que lleva arrastrando y fomentando décadas, desde la precariedad de los que trabajan en esta industria hasta el concepto que se ha vendido como música en directo. Para mí ese es el principal reto que deberían afrontar, porque la pandemia acabará, pero si no hacen nada al respecto, todos esos problemas seguirán ahí. Y que podamos despedirnos del 'streaming', por favor.

ALICIA BALTASAR

Surefolk. Productora musical y cultural en música folk

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Se ha visto muy afectada, como todos sabemos. La actividad cultural en general no se reanudó hasta junio, y de manera desigual. Sólo algunos ayuntamientos apostaron de verdad por la 'cultura segura', realizando conciertos y otras actividades, mientras la mayoría miraba a otro lado. En este sentido, hay que aplaudir a los Reactivos Culturales del Ayuntamiento de Murcia y las ayudas de la Comunidad a través del ICA, variadas y directas, con diversos programas a lo largo del año.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Esta crisis sanitaria y económica nos ha hecho reflexionar a todos. Creo que el sector va a salir más profesionalizado y preparado en el futuro, ya que la gente se ha dado cuenta de que en este tipo de situaciones sobrevive el mas fuerte, el que realmente se dedica y quiere dedicarse a la profesión, y no busca oportunismos. Seremos menos, pero mejor preparados. Lo más destacado: la unión entre los diversos sectores de la profesión. La crisis ha unido un poco al sector, creándose nuevas asociaciones de músicos, de empresas de eventos, de técnicos profesionales, que han demandado ayudas y protección al sector musical, cada uno desde su ámbito. También me quedo con las nuevas vías de programación, el 'streaming', aforos reducidos, programaciones online o semipresenciales, etc. Nuevas formas de producción que no sabemos si han venido para quedarse o no, pero que ahí están.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Los grandes grupos están y seguirán parados un tiempo. El resto estamos en una situación de espera, porque parece que esto no ha acabado, y al menos los primeros meses de 2021 pintan también bastante mal. Poca perspectiva de trabajo al menos hasta primavera. Quiero ser optimista, pero no veo trazas de mejora hasta abril o mayo. Eso sí, como la vacuna funcione como se espera, y vuelva la normalidad, esto va a ser una explosión de conciertos y actividades. Van a faltar grupos, equipos y escenarios para todo lo que se va a hacer (es lo que se palpa en el ambiente).

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Hay que ir hacia un sector más profesionalizado, con más exigencias a nivel de contratación en temas fiscales, laborales y de seguridad e higiene. Hay que prepararse más y mejor, y lanzar propuestas de calidad, ya que el mercado va a ser un poco más restrictivo y exigente.

TONI PEÑA

B-Side Festival, Cartagena Folk, La Mar de Músicas, Cartagena Jazz, Imagina San Javier

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
Ha sido un año terrorífico. Cientos de festivales, ciclos y conciertos cancelados. Profesionales muy afectados, con situaciones personales complicadas. Desde la pasada crisis de 2008, cada temporada se había ido mejorando un poco, y este 2020 se presentaba como un año sin igual, casi inmejorable, y sin embargo la covid-19 ha acabado destapando todas las carencias de las profesiones relacionadas con las industrias culturales, en las que muchos se ven obligados a vivir al día, sin soporte legal o con una estabilidad laboral muy precaria. En lo personal, reconozco que, dentro del desastre, el año no ha sido malo del todo, quizás por la base de temporadas, siendo muy precavido y estableciendo lazos profesionales sólidos que han aguantado en estos meses. La situación obviamente es muy mala, hay profesionales y artistas a punto de desistir de dedicarse a esto; otros ya se han quedado en el camino. Y algunos, los menos, aguantamos esperando que 2021 sea un año positivo.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Entre lo más destacado, en cuanto a eventos y festivales que han salido adelante, destacaría las Noches del Malecón, el Festival de Teatro de Molina de Segura (aunque no es música, creo que ha sido un gran reto sacarlo adelante), y, por la parte que me toca, toda la programación de verano que ha realizado la Concejalía de Cultura de Cartagena en el Auditorio Parque Torres y Museo Arqueológico, con artistas locales y regionales. En general, recordaría a todos aquellos Ayuntamientos y promotores que se han empeñado en llevar a cabo actos culturales en cualquiera de sus expresiones con las dificultades que ha conllevado.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Se presenta envuelto en incertidumbre, con muchas interrogantes, miedo, pero también con esperanza e ilusión, porque se revierta la situación en 2021. Soy optimista y espero un año muy bueno. Me baso en las ganas que detecto en el público por volver a disfrutar de música en directo.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
Los retos principales serán hacer rentables los conciertos con aforos algo más pequeños de lo que estábamos acostumbrados, y que la maquinaria de nuestra industria pueda reactivarse, dando cobertura a todos aquellos profesionales que hacen posibles los festivales, programaciones y conciertos. Será imprescindible la ayuda de todos, ayuntamientos e instituciones públicas; quizá también el ajuste de los cachés de los artistas profesionales (medianos y grandes), y, por supuesto, el apoyo del público comprando entradas y asistiendo a los conciertos. Es imprescindible trabajar unidos y organizarse mejor, pero también reinventarse y buscar otra manera de hacer las cosas, nuevas ideas y proyectos para dejar atrás este 2020 y seguir adelante.

TONI SERRANO

SonBuenos (manager, editor discográfico, consultor musical, etc.)

¿Cómo se ha visto afectada la escena musical murciana por la covid-19? ¿Cuál es la situación actual, la evolución de la música en Murcia?
La escena musical murciana va a sobrepasar a la covid-19 de forma heroica por una razón muy sencilla: antes del virus había un tejido y unas redes personales que han sido honestas y solidarias. La pandemia ha puesto en peligro uno de los eslabones más castigados: las salas de conciertos, pero creo que gracias a su unión en MurciaLive! van a sobrevivir, aunque lo están pasando muy mal. Por desgracia, los músicos ya lo estaban pasando mal antes de la pandemia, y seguirán igual después. De cerca me ha llegado el drama de músicos que podían vivir 100% de la música en 2020 por su trayectoria, pero han visto truncada esta posibilidad. Su resiliencia ha sido increíble; el drama vivido solo lo saben ellos.

No podemos olvidar que una parte importante de la escena musical está en una fosa común: nuestros compañeros, músicos profesionales, técnicos y responsables de las orquestas de menor o mayor dimensión no tienen un presente, y no se les atisba una solución a corto plazo. Y son igualmente músicos, puestos de trabajo, inversiones y empresas de los que poco se habla, y para los que no hay medidas políticas a la vista. A nivel artístico hay una apertura de estilos que es muy buena, creo que llegarán proyectos de ritmos vanguardistas al día a día de la gente, normalizando el cambio generacional que se venía dando. Veo más respeto que antes de la pandemia entre músicos. La pausa que está suponiendo el virus en ciertos proyectos quizás ha limado una parte de la frustración en general. A nivel industria seguimos con un déficit de managers y oficinas en la Región de Murcia, aunque han nacido varios sellos. Quizás podamos algún día tener una asociación fonográfica en la Región.

¿Qué consideras lo más destacado en 2020? ¿Qué es, a tu juicio, lo más recordado?
Lamentablemente, lo más destacado ha sido la constatación de la debilidad de un concepto: la cultura, que a la mínima oportunidad ha pasado a ser reciclado como un bien fácil de obviar, y sus fondos han pasado a contingencia. En España no se ha dudado en recortar en los presupuestos de 2021 de Cultura. Cancelar un concierto o un festival ya ni genera noticia. A nivel general, creo que lo mas recordado será cómo la música, a través de los balcones, de las ventanas, pero también en lo mas íntimo de cada uno, ayudó a pasar los momentos más duros, solitarios y llenos de terror que hemos vivido muchos. De forma directa o a través de la pantalla de un 'streaming' en un teléfono móvil. No faltó la música a su cita con la humanidad.

¿Cómo se presenta 2021? ¿Compartes una visión optimista? En caso afirmativo, ¿en qué te basas para ello?
Yo me lo planteo como una trinchera. Hay que entrar en ella y pelear para que, desde la unión sectorial y la responsabilidad de las empresas privadas, logremos que la situación política no degrade a la cultura en general y no nos dejen como un soniquete lejano. No podemos permitir que se normalice la «laicidad cultural». En la cultura hay que creer, y hay que defenderla, ya que sin ella no somos nada. Queremos sobre todo pelear por el sector fonográfico y editorial. Hemos empezado ya en 2020 a poner el foco en una pata del sector que no se ve tanto: el fonográfico (autores, arreglistas, estudios, sellos, 'mastering', técnicos, productores, músicos de sesión...). Cuando salieron las ayudas, solo iban destinadas a eventos en vivo, que han sido muy perjudicados, como todos. No soy optimista para 2021. Ojo, tampoco pesimista. Ni la pandemia nos ha hecho mejores, ni nos llevará a una normalidad mejor que la que teníamos en ningún caso, que tampoco era la panacea.

¿A qué retos habrá que enfrentarse en 2021? ¿Qué crees se puede hacer para salir adelante?
En SonBuenos tenemos retos artísticos, que son emocionantes y para los que estamos preparados: lanzamientos discográficos (Arde Bogotá, Hoonine, Ayoho...), eventos de directo, nuestro BigUP! Murcia... Es el momento de seguir formando a los que empiezan, de seguir creando caminos por los que avanzar. Dotar de herramientas para avanzar. Por eso iniciamos proyectos muy interesantes, como la plataforma digital CREMA, o las píldoras BigUP! para la formación continua desde el 'streaming'. También continuaremos la consultoría a compañeros del sector y a los que empiezan, desde la concejalía de juventud de Cartagena, por ejemplo. En 2021 tendremos que exigir a quienes no tienen la voluntad política -pero sí la responsabilidad- de apoyar a la cultura y a la música, a que den un paso al lado y dejen trabajar a los que sí la tienen y lo están demostrando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas