19 de diciembre de 2020
19.12.2020
La Opinión de Murcia
Exposición

Solimán López y la adicción digital del hombre de plástico

Las galerías Léucade y El Punto Rojo acogen al artista burgalés, que expone por primera vez en Murcia Presenta 'Human 121', un trabajo en el que trabaja con cuerpos reales hechos datos, información digital

18.12.2020 | 21:47
Solimán López y la adicción digital del hombre de plástico

«La humanidad siempre ha sido una especie confrontada a su entorno y sus retos. Desde grandes cataclismos, cambios de paradigmas, surgimiento de nuevas filosofías o descubrimientos científicos que modifican las más sólidas estructuras mentales, hasta la aparición de un nuevo ecosistema, mundo e imaginario derivado de la vida digital». Así presenta Léucade la exposición Human 121, de Solimán López (Burgos, 1981), que desde ayer puede visitarse en ésta y su galería hermana, El Punto Rojo.

Human 121 es uno de los modelos tridimensionales creados por el artista burgalés –que expone por primera vez en Murcia– durante el proceso de producción del proyecto High Meshes, el cual, a través de fotogrametría de alta resolución, registra cuerpos de participantes voluntarios y los convierte en dato, número, dígito y vértice.

Tras esta acción simbólica con más de 125 personas, Solimán López desarrolla todo un aparato filosófico en torno a la figura del cuerpo, la presencia humana y el trato de los datos, que junto con la palabra ´información', configuran hoy, «una nueva economía», dice.

Cuerpos que devienen en información, pieles digitales y superficies que simulan las reales o digitalizaciones que nos confunden con la realidad es lo que se encontrará el visitante en Léucade y El Punto Rojo hasta el 27 de enero de 2021.

Las distancias entre los espacios físicos o tangibles, la reificación y cosificación de la especie humana por las superestructuras de la información y su economía implícita, las nuevas estéticas de lo digital y la aplicación de un utillaje tecnológico para hablar de la propia tecnología, también están muy presentes –desde un punto de vista conceptual– en esta exposición.

Solimán López presenta así en Murcia a un humano digitalizado, desplegado y en relación con otros, como una alquimia digital, hecho plástico, tela, plegado, proyectado, hecho número y vector, plasmado en el aire o tinta; todos ello para hablar de todos nosotros y de nuestra posición en un mundo ya definido por la palabra ´virrealidad', término propuesto por el artista para mencionar esto que estamos viviendo y que atañe a la conjunción de nuestro universo personal por la adición informativa de los espacios que ocupan lo digital y lo analógico, lo físico y lo intangible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook