30 de septiembre de 2020
30.09.2020
La Opinión de Murcia
Arte

El barroco español más desconocido

El Mubam acoge hasta enero una muestra de la Colección Granados que incluye obra inédita o poco conocida de 'maestros' de la pintura de la época como Juan Valdés Leal, José de Ribera e incluso El Greco

29.09.2020 | 20:04
Exposición de obras del barroco en el Mubam
El barroco español más desconocido

El Museo de Bellas Artes de Murcia (Mubam) acoge desde este martes una exposición de arte barroco que incluye una colección de medio centenar de obras en su mayoría nunca antes expuestas al público. Y no hablamos de creadores desconocidos, sino de grandes autores españoles como Alonso Cano, Juan Valdés Leal, José de Ribera, Juan Ribalta e incluso El Greco, al que se le atribuye una de las dos esculturas que coronan el catálogo.

La muestra forma parte de la colección privada de Miguel Granados, que fue arquitecto municipal de Madrid y, en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, comenzó a adquirir piezas de arte configurando una «peculiar» colección. Colección, por cierto, que, según el comisario de la muestra, José María Palencia, nunca ha llegado a completarse ni ha permanecido estable, dado que el coleccionista no ha dejado de comprar, vender e intercambiar piezas, una tarea de la que ha recogido el legado su hijo, José Luis Granados.

Durante la presentación de la exposición –a la que acudió la consejera de Educación y Cultura, Esperanza Moreno–, el coleccionista subrayó el gran esfuerzo investigador que se ha hecho para llevar a cabo esta muestra, ya que se han seleccionado piezas singulares y particulares, algunas de artistas de los que se conocen muy pocas obras, o de sus facetas más desconocidas. Es el caso del crucificado atribuido a El Greco, una de las dos esculturas que puede verse en el Mubam y que, efectivamente, presenta una de las facetas más desconocidas del renombrado pintor. Según explicó Granados, estas esculturas pudieron servir como bocetos para sus obras pictóricas, y los expertos no suelen ponerse de acuerdo sobre su autoría, por lo que el crucifijo no había llegado a ser expuesto al no estar certificado que saliera de las manos del creador griego.

Singular es también la Sagrada familia de Miguel Bautista Ximénez, un autor del que hasta ahora solo se conocían otras dos obras, –una de ellas, desaparecida–, por lo que sirve para arrojar luz sobre su trayectoria, algo similar a lo que ocurre con el Bodegón de Juan de Zurbarán, autor del que se conservan también muy pocos originales. Otros cuadros a tener muy en cuenta durante la visita son la Santa Catalina de Alejandría y el San Francisco de Alonso Cano; un Martirio de San Sebastián y un Martirio de San Zoilo de Juan Valdés Leal; una Aparición de la Virgen del Pilar de Pablo Rabiella, y la Epifanía de Pedro de Valpuesta.

Por su parte, Moreno –que aseguró que es «todo un placer» disfrutar de la Colección Granados en Murcia– apuntó que en la muestra, titulada Maestros del Barroco español, predomina la temática religiosa, típica de la época, pero también hay bodegones, retratos, paisajes y escenas mitológicas, e insistió en que «un 90 por ciento del material expuesto no había sido hasta ahora contemplado por el público». Y, de nuevo, merece la pena citar algún nombre más para entender la magnitud de este proyecto expositivo: Luis de Morales, Vicente Carducho, Eugenio Cajés, Antonio de Pereda, Juseppe Leonardo, Sebastián Herrera Barnuevo, Luis Tristán, Tomás Hiepes, Juan del Castillo, Francisco Herrera 'El Mozo', Juan Simón Gutiérrez, Juan de Sevilla, Antonio del Castillo, Sebastián Martínez y, cómo no, el murciano Pedro de Orrente.

La muestra se puede visitar hasta el próximo 10 de enero en el horario habitual del museo y con las pertinentes medidas de higiene y prevención frente al coronavirus.

No obstante, Maestros del Barroco español tendrá un recorrido mucho mayor gracias al trabajo de Palencia y el otro comisario de la exposición, Álvaro Pascual Chenel, de la Universidad Complutense de Madrid, quienes no solo se encargaron de seleccionar las obras con los objetivos de que fuese novedosa y relevante, sino que, además, coordinaron y fomentaron una gran aportación para el mundo científico recogido en el catálogo de la muestra con las aportaciones de diez investigadores de la pintura y escultura españolas de los siglos XV al XVIII, entre los que se encuentra el equipo curatorial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook