22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Opinión de Murcia
Sombra Festival

Nikolina (2020): "Mi amigo el fantasma"

21.09.2020 | 23:32
Nikolina (2020): "Mi amigo el fantasma"
  • Año: 2020.
  • Nacionalidad: España.
  • Duración: 70 minutos.
  • Director: Eva Libertad y Nuria Muñoz.
  • Guion: Eva Libertad y Nuria Muñoz.
  • Fotografía: Ernesto Herrera.
  • Intérpretes: Marta Megías, Juan Alberto López, Luisa Ferrer, Alberto Tormo.

Hay muchas formas de recomponerse como persona. Uno puede ir al psicoanalista como Woody Allen o pasear por el monte para enfretarse a la naturaleza y encontrarse a sí mismo. En Nikolina una joven camarera logrará recomponer su vida gracias a un fantasma, un tipo que se comportó como un impresentable con su mujer pero que, a pesar de todo, la quería. Sí, esas cosas pasan aunque a veces sea difícil asimilarlo.

Leo, la camarera protagonista, está interpretada por Marta Megías, que se mete en su papel desde el primer momento y se echa la cinta a la espalda sin aparente esfuerzo. Y estas cosas pasan solo cuando hay una buena actriz, pero también cuando hay una buena dirección de actores.

Eva Libertad y Nuria Muñoz, las directoras, se complementan muy bien porque Nikolina, a pesar de no contar con un gran presupuesto, luce estupendamente. No se echa nada en falta en una pelícla que está rodada con notable soltura y que apenas tiene altibajos en su narración.

Nikolina es algo así como una comedia fantástica basada en un guion original de Diego de León que Eva Libertad y Nuria Muñoz compraron para dar su propia versión de la historia. En cualquier caso, al final del original ha quedado lo justo, porque las dos cineastan han convertido las Noches de cóctel de León en una historia intimista pero simpática de la mano de una cámara que conseguirá recomponer una vida para arriba gracias a su improbable relación con un fantasma.

Nikolina arranca como una historia constumbrista más. Leo tiene una ex pareja con la que no se lleva del todo bien, un trabajo no demasiado prometedor y una existencia que se podría resumir en una frase. Un día se tropieza con el anterior propietario del bar en el que trabaja, un tal Yuri (Juan Alberto López), que no fue un marido ejemplar pero que quiere pedirle perdón a la que fue su mujer. Leo no da crédito al papelón que se le viene encima, pero poco a poco va comprendiendo que aunque fue una actitud equivocada, Yuri, el fantasma, está siendo sincero.

Lo mejor de Nikilona es que conforme va avanzando la historia uno va empatizando más y más con sus personajes. Todos los actores están magníficos para una producción de medios limitados como ésta, aunque es Marta Megías quien se lleva la palma, más que nada porque es ella quien sostiene la película y, sobre todo, quien la hace creíble. Lo inverosímil de la situación se hace creíble gracias a que Megías clava su papel como no se veía en el cine murciano en años.

Por lo demás, Nikolina es una película de buenas intenciones. No es particularmente trascendente porque tampoco lo pretende, pero sí que resulta una historia humana y sincera muy agradable de contemplar. Además, su puntual y muy bien elegido sentido del humor solo termina de poner la guinda a una película perfectamente acorde entre sus pretensiones y sus resultados. Nadie puede salir decepcionado de ver Nikolina y esto ya es un logro en sí mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook