09 de noviembre de 2019
09.11.2019
La Opinión de Murcia
Exposición

Esteban Bernal: "Pretendo crear composiciones llenas de luz y sensibilidad"

"Trabajo la forma en la que se van transformando los colores, al igual que sucede en la Sierra Minera de La Unión donde se ha educado mi retina"

08.11.2019 | 19:40

El unionense acaba de inaugurar dos exposiciones individuales en la Región: Termal, una producción sobre la relación entre la arquitectura y el agua que exhibe en Alhama, y Papeles de Arquitectura, una propuesta intimista en Chys.

El Museo Arqueológico Los Baños de Alhama de Murcia conjuga antigüedad y renovación estética, una arquitectura silenciosa ocupada y reinventada por diversas culturas a lo largo de 2.000 años. Este espacio conecta con el significado de las obras de Esteban Bernal, que muestra una colección basada en la búsqueda y agitación interior.

Termal, como se denomina esta serie, es una invocación a las musas, divinidades griegas, inspiradoras del arte, la música o la poesía, del amor y las ciencias, temas presentes en la producción del artista, junto a su concepción de belleza, a la que considera esencia integrada en el fundamento clásico. Esta propuesta, formada por una veintena de obras en acrílico sobre tela y madera –de las cuales siete han sido elaboradas en gran formato– es un homenaje a la arquitectura y el agua, «pinturas que emanan musicalidad, dictan equilibrio y luz y nos hacen viajar, como hiciera Cervantes en su obra Viaje del Parnaso», explica el comisario de la exposición, Juan García Sandoval.

El sereno carácter de Esteban Bernal (La Unión, 1961) va en consonancia con la tesitura de su voz, ligera y agradable, sutil (similar al tono de sus obras). Licenciado en Bellas Artes y Catedrático de Dibujo, su consolidada trayectoria es fruto de más de 50 exposiciones individuales y su participación en unas 120 muestras colectivas nacionales e internacionales. Entre sus reconocimientos suma once galardones nacionales, como la Medalla de Honor del VII Premio BMW. En su faceta de escultor ha realizado obras para plazas, edificios públicos, trofeos y monumentos.

Sus dotes comunicativas se intuyen desde el primer instante de la conversación. Pasea tranquilo por la sala, dejándonos contemplar una batalla alegórica, simbólica, al amparo de la pintura realista. Una revisión figurativa contemporánea que combina arquitectura, luz y texturas, elementos a través de los que construye ambientes soñados.

Tales texturas son la ilusión de la luz y de los colores, que consiguen conferir espacios sublimes para el recreo y la evocación de sentimientos de melancolía y misterio. Son pinturas que presentan espacios sencillos, grandeza de las formas equilibradas que se evidencian en la representación de arcos, bóvedas o dinteles, una visión metafórica del esplendor de lo clásico.

Bernal recrea zonas para los distintos tipos de baños: «El tepidarium, el caldarium o el frigidarium, cuadros que –en palabras de García Sandoval– captan la eternidad del instante, suspendida en el tiempo a través de pinceladas concretas y el uso de la degradación de color, logrando con maestría el efecto de la luz sobre el agua, en los espacios o las superficies».

Son relatos en ambientes mediterráneos donde la luz es el elemento que potencia la atmósfera, como si de «un juego de espejos» se tratara; una propuesta dirigida al espectador para permitirle enraizar los pensamientos de su memoria. Espacios que constituyen un lugar, una historia, un paisaje interior o una arquitectura emotiva, cuya clara intención es la de apelar a nuestras sensaciones mediante una exposición que presenta como experiencia sensorial.

Le preguntamos por la naturaleza de las estancias. «Son distintas, desnudas o con presencia de personajes, lineales, pero también poseen profundidad». El artista continúa con un planteamiento similar al de proyectos anteriores: «Con ArquiteXturas III realicé un homenaje a arquitecturas de luz, como los faros; concretamente al Faro de Cabo de Palos –la Fundación Pedro Cano acogió esta muestra el pasado mes de mayo–. Se trata de un proyecto que va evolucionando donde hay un núcleo de obras que ayudan a entender el discurso; tal vez sean el embrión de esta, pero todas suman».

La gama cromática utilizada en esta ocasión se inclina hacia colores «más azulados y verdosos, aunque en estancias interiores sigo usando los ocres; es una luz tamizada, más controlada», afirma. Y las formas representadas, «como las arcadas, juegan con el mismo ritmo. Arcos o termas son espacios de agua, una arquitectura para el ocio y la tranquilidad; lugares donde reina el silencio y se nos invita a la reflexión», sostiene.

Bernal propone una «búsqueda interior tanto en piezas lineales como en aquellas donde no existe el contorno definido, porque los balnearios no solo son instalaciones confortables; son espacios de atmósferas densas cargadas de misterio». Observamos una escalera recta en contraposición con el plano en curva y preguntamos. «Algunos cuadros pueden ser como muy solemnes, recuerdan a la arquitectura clásica, pero otros son espacios más reducidos –señala– y están más relacionados con un sentimiento más cercano y más íntimo. No se trata de pintar cosas bellas sino de pintarlas con belleza. Que la belleza resida en ellas. Eso es un poco la definición de arte».

Asegura que en las obras «existe mucho misterio porque cubren algunas partes y revelan otras. La huella del hombre está presente en todas, pero no siempre aparece la figura humana en ellas. Para mí –continúa– la emoción es fundamental en el verdadero arte. En estas obras no se descubre el mensaje de forma inmediata, hay que dejarse llevar en el diálogo con cada obra», aclara. «Y, tal vez –sigue– este misterio propone un diálogo por descubrir y, también, por mantener. El desafío que se nos plantea a la humanidad es aquello que está por descubrir. Y en el arte hay parte de misterio».

La importancia del silencio en esta obra guarda relación con el día a día del pintor en el estudio, «en el que se intuye una musicalidad serena que resuena en la lejanía». Ese intento de descubrir algo sobre una superficie. Los espacios de planos de luz también van conformando una secuencia narrativa: «Trabajo la materia, los óxidos, la forma en la que se van transformando los colores, al igual que sucede en la Sierra Minera de La Unión donde se ha educado mi retina», afirma. Y la plasticidad que consigue «es también una tarjeta de presentación de las piezas. Cuando te enfrentas a la obra surgen esos instantes de lucidez».


Junto a este proyecto, el pasado martes inauguró en la galería murciana Chys de Murcia otra muestra individual, Papeles de Arquitectura: «Si la serie Termal consta de piezas de mediano y gran formato, esta, por el contrario, está formada por 38 obras de pequeño formato sobre papel, más íntimas, pintadas en los últimos meses, realizadas en técnica acrílica», explica. No obstante, en ambas series la intención es la misma: «Pretendo recrear composiciones arquitectónicas llenas de luz y sensibilidad que invitan a la experiencia de un viaje sereno».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.