10 de octubre de 2019
10.10.2019
Exposición

Carmen Cantabella: Autorrevisión en pos de la igualdad de género

Carmen Cantabella inaugura en el claustro de la UMU la exposición 'La voz a ti debida', una muestra dedicada a su marido en la que 'recupera' ante un público "más preparado" obra de años pasados

09.10.2019 | 20:56

Casi desde que los 2000 hicieron acto de presencia en el calendario, Carmen Cantabella ha salpicado su producción artística con obras que reivindicaban la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. De manera consciente, sí –la multidisciplinar creadora murciana nunca ha ocultado su faceta combativa–, pero no 'seriada'; no era, quizá, algo fácil de entender para buena parte del público, entonces muy poco sensibilizado o familiarizado con esta cuestión. Pero los tiempos han cambiado. «Creo que la gente está ahora más preparada para entender lo que yo planteaba en esas obras, y este ciclo me ha parecido una ocasión excepcional para recuperar toda aquella producción y volver a poner sobre la mesa esta idea», apunta su autora.

Cantabella (Murcia, 1977) habla del proyecto ODSesiones de la Universidad de Murcia, dedicado cada mes a divulgar y organizar actividades acerca de cada uno de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que establece las Naciones Unidas en la Agenda 2030. Y en octubre toca, claro, el número cinco: Igualdad de Género. El programa incluye conferencias, talleres, proyecciones y actividades de diversa naturaleza, como una ruta en bicicleta hasta el campus de Espinardo, que tuvo lugar ayer, o el lazo morado humano que la semana pasada ocupó la Plaza de La Merced. Pero también exposiciones, entre las que destaca la de Carmen, titulada La voz a ti debida.

Inaugurada ayer en el claustro de la UMU, la muestra, no obstante, no reúne todas esas obras dispersas en el tiempo de las que hablábamos líneas atrás; de hecho, ni siquiera la autora podría aunque quisiera, ya que «están vendidas», confiesa. En su lugar, Cantabella aprovecha la coyuntura para 'rehacerse' a sí misma. «Esta exposición recoge obras que he creado durante agosto y septiembre de este mismo año, y aunque no podemos hablar de ella como una antología –porque no lo es–, si supone una 'revisión' de 19 piezas que nacieron entre 2004 y 2014», apunta la murciana.

Para entenderlo, hay que conocer la técnica utilizada por la artista. «En aquellas obras, yo trabajaba sobre fotografía transferida a madera en grandes formatos. Así que una manera relativamente sencilla de recuperar esas composiciones era 'reimprimirlas'», señala Cantabella. Pero la cosa no termina así; esta muestra no es tan sencilla como una sucesión de láminas. Nada más lejos. En esta ocasión, Carmen ha cambiado el soporte: esta vez, y ante la complejidad del proceso original –el fraguado sobre madera llevaba dos meses...–, ha apostado por el lienzo y, una vez dispuesta la imagen sobre la tela, la artista ha intervenido sobre ellas con acrílicos, como ocurriera con las obras primigenias. «Esta última fase la convierte en obra única, hace de ella un monotipo, lo que significa que no hay otra igual», incide Cantabella.

Pero, además, la artista también 'trabaja' con ideas preconcebidas por parte del espectador, con el imaginario común y las relaciones que otorgan a una imagen la categoría de 'símbolo'. «Creo que ese mensaje –el de la igualdad de género– se puede conseguir a través de determinadas escenas y gracias a la memoria colectiva. Por eso, muchas de las fotos con las que trabajo en esta muestra son famosas o incluso fotogramas de películas que todo o casi todo el mundo conoce, y eso ayuda a mi personaje –el que ella crea sobre estos lienzos– a configurar su futuro y su identidad», explica Cantabella, quien, no obstante, trabaja todas esas imágenes previamente con Photoshop, retorciéndolas y mezclándolas con otras mediante la técnica del collage, con el fin de generar su propio escenario, el que a ella más le interesa a la hora de enviar su mensaje.

Y es que, si esta muestra tiene una misión, si esta reunión de obras que versan sobre la igualada y que han estado repartidas en más de diez años tiene un fin, es la «comprensión directa» de esta idea; sin metáforas, sin atajos, solo a fuerza de repetición. Pero esta no es la única motivación de La voz a ti debida –que hace alusión a un poemario de Pedro Salinas–, confiesa la artista. «Me apropio de este título, igual que de las imágenes, porque quiero dedicarle esta serie a mi marido. Él fue quien me acercó a la poesía, y siento que esta es una voz que le debo a él», confiesa la murciana, viuda del poeta José Cantabella, fallecido el pasado mes de mayo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.