14 de septiembre de 2019
14.09.2019
Teatro

Paz Padilla: "Las mujeres debemos seguir luchando por nuestra seguridad"

La humorista tiene claro que "la gente necesita comedia. Olvidamos reírnos y es una emoción necesaria"

13.09.2019 | 21:17
Paz Padilla: "Las mujeres debemos seguir luchando por nuestra seguridad"

La gaditana protagoniza en el Romea Desatadas, una comedia de Félix Sabroso que se propone retratar nuestro día a día con escenas que abordan cuestiones como la religión, la muerte o las relaciones en pareja. Las risas están más que garantizadas, asegura la televisiva intérprete, que advierte, eso sí, que también habrá espacio para la reflexión.

La locura –y la mentira– invaden este fin de semana (hoy sábado y domingo) el Teatro Romea de Murcia gracias a Desatadas, una comedia de Félix Sabroso protagonizada por Paz Padilla, Natalie Pinot y Esther Rivas que se construye a partir de escenas independientes que poseen todas un fondo común: el citado en la primera línea de este artículo. La religión, el miedo a la soledad, el engaño en la pareja, la competitividad en el ámbito profesional, la crueldad familiar, el desamor y hasta la muerte tiene hueco en este texto.

« Desatadas es la desesperación de unas mujeres que tienen que ser perfectas y su vida es un poco desastre –explica Padilla–. Estamos sometidas a tener que ser guapas, educadas, correctas y unas luchadoras tanto en el mundo profesional como en el familiar. Hay demasiada presión... Y a eso tienes que añadir lo que el ser humano lleva dentro de serie, como la envidia, el odio, los celos...», apunta la presentadora y actriz, que, en cualquier caso, remarca que se trata de una «comedia» que efectivamente presenta a tres mujeres desesperadas, pero «en clave de humor».

Además, se puede decir que la obra bebe un poco de la actualidad. «Está muy viva», sentencia una Paz Padilla muy agradecida. «Félix es maravilloso, no me encasilla. Ha sido muy fácil trabajar con él... Y sabe manejar el texto en función de la demanda del público, lo que hace que la obra esté muy viva. No obstante, como llevamos ya un año y medio de funciones podemos decir que es una obra que está muy redonda; hemos ido modificando cosas durante la gira, pero ya sabemos qué es lo que funciona en unas ciudades y en otras», apunta la televisiva intérprete gaditana, que en esta pieza toca «todo tipo de humor».

De hecho, Padilla define la obra de Sabroso como «un retrato de la realidad actual a través de la comedia». Y si uno le pregunta si es reivindicativa, la protagonista de esta producción admite que sí, que se puede hacer esa lectura sobre Desatadas, pero que, «como la gente se ríe tanto», no sabe si al final el público acaba interiorizando ese mensaje... En cualquier caso, eso no parece preocupar a la andaluza, ya que si algo necesita la gente es –según sus propias palabras– humor. «La gente necesita comedia. Es más necesaria que nunca. Se nos olvida que es una emoción que necesitamos para seguir funcionando», afirma rotunda. «No olvidamos los llantos, la pena, la angustia o el dolor, pero sí olvidamos reírnos», lamenta.

Retomando el tema de la reflexión, Padilla asegura que Desatadas garantiza noventa minutos de risas, pero también de cierto debate. «La sociedad nos lleva al límite», responde. «¡Cuánto micromachismo hay en la sociedad...! Y no nos damos cuenta porque nos han educado así», lamenta. Cuestionada sobre cómo combatirlo, es rotunda: «Las nuevas generaciones van empujando muy fuerte. Confío en ellas. La gente joven entiende sus derechos de otra manera, con mucha energía y convicción». Aunque ella también intenta aportar su granito de arena para que, de una vez por todas, las mujeres se levanten: «Nadie nos tiene qué decir cómo actuar. Debemos seguir luchando por nuestra seguridad. Siempre nos han dicho cosas como: 'Quédate quieta, que si no te matan'. Hay que cambiarla la frase ya...», mantiene una Paz Padilla que este 2019 cumple diez años en Sálvame, un programa que le ha enseñado mucho. «He aprendido mucho en el programa. No le tengo miedo a la tele ya. He aprendido a escuchar, a entender, a hablar, a dirigir y a no tener miedo a nada ni a nadie», sentencia.

Y si hay que comparar la pequeña pantalla con el teatro, Paz Padilla titubea, pero mantiene que «el teatro es maravilloso». «Me gusta que la gente se lo pase bien, disfruto si la gente disfruta, por eso, creo que soy humorista. Cuando termina la obra, siempre digo cómo se han reído, cómo han disfrutado, me da mucha satisfacción. También he aprendido a confiar en mí misma, Félix Sabroso me ha ayudado a coger seguridad. Es una válvula de escape ir de gira», resume Paz Padilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.