06 de agosto de 2019
06.08.2019
Festival de Teatro, Música y Danza

Una noche muy especial y con mucho swing en San Javier

06.08.2019 | 04:00
Una noche muy especial y con mucho swing en San Javier

Alquibla acude esta noche a su cita con el Festival de Teatro, Música y Danza de San Javier con un espectáculo que aúna las tres ramas del programa: una versión libre de la comedia shakesperiana 'Mucho ruido y pocas nueces' ambientada en los salones de baile de los años treinta.

Hay algo especial en todo esto. Se nota. No es una obra cualquiera; al menos, no para ellos, y a poco aficionado que el lector sea a las artes escénicas sabrá que ésta no es una cuestión baladí para una compañía. Porque el teatro es emoción. Se pueden hacer disertaciones o escribir párrafos interminables intentando describir este arte, pero la conclusión, la esencia, siempre será la misma: la emoción. Emocionar, emocionarse. Y cuando hablas con Antonio Saura acerca de Mucho ruido about nothing, el director de escena de Alquibla se muestra –en ocasiones, quizá, moderadamente contenido– especialmente ilusionado con la obra que esta noche estrenan en el marco del Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier.

«Estamos tranquilos, satisfechos. Se ha hecho un trabajo muy riguroso, que ha precisado de un punto de entrega extra en cada miembro del equipo, de ese 'un poquito más', de dar el 120%, y durante dos meses de convivencia y ensayos se ha creado un ambiente muy familiar, tremendamente empático, con lo cual la sinergia entre nosotros es magnífica, y todo eso se va a transmitir mañana [por esta noche] al público», explica Saura. Motivaciones, desde luego, no les faltan: Mucho ruido about nothing es una obra ambiciosa, una versión libre del clásico shakesperiano (Much ado about nothing, traducida comúnmente como Mucho ruido y pocas nueces) en la que Alquibla fusiona la comedia romántica del dramaturgo inglés (con mucho humor, la locura del amor, los celos y envidias, las dudas y miedos, el cariño y la ternura€) y la música swing, inspirada en Fast Waller e interpretada por una banda en directo y guiada por los bailes lindy hope y por la influencia pictórica de Tiffiny Wine.

La compañía murciana se lleva así el luminoso verano de la campiña italiana del siglo XVI –que enmarca la obra original– hasta las pistas de baile neoyorquinas de finales de los años treinta del pasado milenio. «Concretamente, la obra está ubicada en el año 1939. Mientras todo el mundo se prepara para la Segunda Guerra Mundial, toda la trama de Mucho ruido about nothing transcurre dentro del Messina Jazz Club [en una clara alusión a la ciudad que acogió inicialmente la historia de Shakespeare], ajeno a lo que ocurre en Europa, al auge del nazismo, a Hitler... En medio de todo eso, queda un reducto de paz que es el Messina y la música swing; el swing, por cierto, también en un momento de crisis: en aquellos años vive un cierto declive y, poco después, el rock and roll terminará por desplazarle. En definitiva, un año, 1939, que es un punto de inflexión perfecto para los personajes de Shakespeare», apunta el director murciano.

Sin embargo, hay cosas que nunca cambian: «El comportamiento humano ante el amor es el mismo en el siglo XVI que en el XX, o que en el XXI: el hombre sigue amando, y sigue siendo estúpido cuando ama..., pero ¡qué bello es el amor!», exclama Saura, totalmente entregado a esta producción de Alquibla y el Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier junto a los teatros Romea y Circo de Murcia; no en vano, su hija Alba es quien firma esta particular versión del clásico (otro aliciente, en este caso, para el director). «Era una dramaturgia compleja por la reducción de los personajes, por equilibrar el protagonismo entre ellos, por la lectura feminista que Alba ha intentado darle a la obra... Y, la verdad, estamos muy contentos con el resultado; tiene el encanto de la juventud, la valentía para tomar una serie de decisiones arriesgadas que yo, como director, las celebro, pero que creo que a mí me hubiera costado adoptar», asegura Saura entre risas. «Pero ella, por formación –es doctora en Artes y Humanidades–, lo hace con cierta autoridad», sentencia.

Decisiones como el empoderamiento de los personajes femeninos de la obra, por ejemplo. «Alba mantiene un pulso con el texto de Shakespeare con personajes como el de Hero: ella es una mujer muy debilitada por acciones en la que ella es víctima, y su respuesta en la obra original es ninguna; ahí Alba ha entrado a machete: una mujer no puede aceptar ese tipo de cosas, no está solo para sufrir y pensar en lo que ha ocurrido, sino que lo tiene que decir. Y, en esta ocasión, lo hace», apunta el murciano. Por lo demás, señala, las circunstancias son las mismas que en el escrito del dramaturgo inglés: hay clases sociales, hay prejuicios y hay amor, desamor, envidias y celos.

Dos cumpleaños
Hasta aquí, hay motivos suficientes para que Mucho ruido about nothing –que ya ha vendido todas las localidades disponibles en el Auditorio Parque Almansa, por cierto– sea una obra especial para todo el equipo de Alquibla. Sin embargo, todavía hay dos cuestiones a tener en cuenta; dos cumpleaños, para ser más exactos. El primero, claro está, es el del Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier –en cuyos carteles la compañía murciana es prácticamente fija–, que este año celebra su edición número cincuenta; el segundo, el de la propia Alquibla, que en 2019 conmemora su trigésimo quinto aniversario. «Cuando nos invitaron al festival teníamos claro que esta obra debía ser una gran fiesta, una fiesta del teatro y del amor a la que invitar a todo el mundo que quiera participar y celebrar estos cumpleaños con nosotros. Y justo, por aquel entonces, el entorno de la compañía, y yo personalmente, junto a Esperanza Clares [que encabeza el elenco], estábamos muy relacionados con la comunidad swing que hay, no solo en Murcia, sino en toda España. Estábamos muy enganchados y nos apetecía hacer un espectáculo en torno a esta música; y de ahí va surgiendo todo: la banda, los músicos, Álvaro Imperial [banda sonora y dirección musical], Coco Carmona [coreografía junto a Indira de Miguel]... Poco a poco, el equipo artístico fue apareciendo e impregnándose del espíritu del swing y del lindy hope; un espíritu sensual, festivo, optimista, tremendamente empático... Todas estas circunstancias han hecho que éste haya sido y sea un recorrido y una aventura muy especial; y ha sido difícil, muy difícil –son muchas coreografías y hemos necesitado 45 días de ensayos, que para una compañía profesional es un numero muy alto–, pero también ha sido una experiencia y una convivencia muy intensa en la que hemos hecho piña. De hecho, hemos encontrado la clave del amor, de la locura del amor, y de la fiesta del loco amor», avisa el director.

Por ello, Saura está «convencido» de que la respuesta del público va a ser unánime y «rotunda»; de que el espectador va a reír a carcajadas en los momentos más cómicos y de que va a haber un «silencio especial» en los pasajes más dramáticos, y, sobre todo, de que el espectador, ese que ha agotado las entradas de forma anticipada, va a pasar un «rato magnífico, no con un teatro de evasión baratero, sino con un teatro de emoción con mayúsculas, que es el que aspiramos a hacer en Alquibla», añade el murciano. Dicho todo esto, solo queda dejar que la música comience a sonar en el Messina Jazz Club. ¡Ah! Y no se repriman las ganas de bailar, que estamos de celebración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.