14 de julio de 2019
14.07.2019
Festival

San Pedro del Pinatar y la estrella de Camarón de la Isla

Su XXIV Festival Flamenco contó con las actuaciones de Remedios Amaya, La Tana, Arcángel, El Perla, Dani de Morón y Nadia Márquez

14.07.2019 | 17:30
Abrió la velada el baile de la alicantina Nadia Márquez.

Como cada año, San Pedro del Pinatar inauguraba el verano flamenco murciano con su ya consagrada cita en el mes de julio rindiendo honores a Camarón de la Isla; su Festival de Flamenco, un evento que, año tras año, no decae y que esta XXIV edición ha congregado a más de quinientos asistentes.

Abrió la noche el baile de Nadia Márquez, la alicantina arrancó los primeros olés del público con un baile temperamental y rico en movimientos. Abrió templada por soleá y decidida en sus mudanzas y desplantes; la bailaora dejó en solitario a José Antonio Chacón, Luis Fernández y Shakira Martínez en el cante, a Fran Tornero en el toque y a Carmen del Amor y Alejandro Solano en la percusión para hacer disfrutar a la afición de unos tangos canasteros mientras ella remató su actuación por alegrías contentando a un público entregado desde el primer momento.

Tras ella, otra estrella de la noche, la trianera Remedios Amaya y el toque de Raúl El Perla. La cantaora aún sigue llena de vitalidad y como un torbellino de energía contagió a la afición con su cante y su eco. Su fiesta se movió por tangos, por bulerías y por fandangos. No hubo cante sentado, ni cante serio. Ni una pizca de aquello que se esperaba de esta figura flamenca. El espectáculo llevó a cantar a sus hermanas allí presentes y terminó por fiestas a pie de escenario con El Perla bailando y Remedios con la guitarra a cuestas.

El ecuador de la noche lo puso el cante de Arcángel y la guitarra de Dani de Morón, un binomio conocido por sus recitales de profundidad. Si bien no fue la noche del cantaor, el artista poco decepcionó en el abanico flamenco con el que sopló aire fresco en el Parque de la Aduana. Arrancó con malagueña y abandolaos, siguió por tangos de amplio recorrido, después soleá, alegrías y se despidió por fandangos de su tierra. Un recital variado que rompió con los tópicos del cante, la forma cantaora del onubense se movió una vez más en la búsqueda de sonidos y abarcó estilos que hicieron al público disfrutar.

El broche de oro lo puso Victoria Santiago Borja La Tana, junto a El Perla en las seis cuerdas y el compás de Mariano Santiago y José Antonio Chacón. La Tana es una cantaora madura y consciente de su poderoso metal. Puso su saber estar y su flamencura por soleá, cantes de levante, tientos, tangos o bulerías con un público aún inmóvil escuchando la voz de la cantaora sevillana. Demostró en el escenario su tradición familiar y su gran recorrido en la profesión, tirando de cualidades y rematando así una noche mágica en la que Camarón estuvo presente y el buen flamenco, también.

Otro año más, San Pedro del Pinatar se mantiene como un festival flamenco de tradición que no decae y su estrella sigue unida a la de José Monge Cruz y su eternidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.