06 de julio de 2019
06.07.2019
La Opinión de Murcia
Entrevista
Concierto

Quique González: "Los músicos nunca tenemos nada ganado"

"No hay nada asegurado", sostiene el retornado cantante, que actuará hoy en 'Las Noches del Malecón'

06.07.2019 | 04:00
Quique González, durante una actuación.

Quique González se puso otra vez en marcha. No ha dado tiempo a que se le enfríe la guitarra. Una llamada del Huercasa Country Festival ha provocado que pise de nuevo los escenarios antes de publicar su próximo disco, casi dos años después del décimo (Me mata si me necesitas), junto a Los Detectives. Alejado de los focos, el músico madrileño afincado en Cantabria vuelve al lugar al que pertenece: el escenario. Tiene previsto ofrecer una serie de conciertos de verano, no para defender un nuevo disco, sino para probarle un traje nuevo a sus canciones ya conocidas, lo que servirá de prólogo a la presentación de un nuevo álbum muy especial, nacido de su colaboración con el poeta Luis García Montero, quien ha escrito las letras expresamente para el proyecto. Lo publicará el próximo 18 de octubre el sello Cultura Rock Records.

En esta gira veraniega en la que se acerca a Las Noches del Malecón (hoy, 21.30 horas), Quique González estará acompañado por una banda formada por algunos miembros de Los Detectives junto a nuevas incorporaciones, entre ellas la de su amigo Alex Muñoz, el joven guitarrista español que lleva años triunfando en Nashville. Será un periplo que lo llevará por salas de distintas ciudades, y cuyo repertorio, según adelanta el propio músico, sonará más Americana que nunca.


¿Cómo van los preparativos?
Muy bien, calentando motores, esperando a mi banda para juntarnos y elegir el repertorio, contarnos qué nos ha pasado mientras no estábamos tocando€ Con ganas de volver a la carga.

Precisamente El País editó un doble CD y un libro con tu concierto en el festival Mad Cool de 2017. ¿Fue esa una gira muy especial?
Sí, tuvimos un grado de conexión grandísimo con Los Detectives y, por supuesto, con Nina. Esa gira ha sido de las más felices de mi vida. Ha sido una auténtica familia, superfácil. Por eso también lo grabamos, para que hubiera un registro de esa etapa y de ese momento. Ahora Nina y David Schulthess están con Morgan triunfando; es un grupo con una proyección increíble, y va a ser difícil contar con ellos, así que reestructurando también todo para hacer una nueva banda y salir a tocar.

Esa incompatibilidad en la agenda de Morgan estaba prevista ya, como tú dices, y no sé si eso va a significar que tu banda no sigan siendo Los Detectives, puesto que ya no están todos. ¿Quién va a sustituirles? ¿Va a cambiar algo el repertorio?
Claro, como no hay tres de los detectives que éramos en la gira anterior parece un poco raro llamarlo así, aunque los dos músicos que vienen también son como de la familia: Alex Guijarro lleva trabajando en Nashville los últimos ocho años, tocando y grabando con los mejores de allí, y viene tocando guitarra y pedal steel; sustituyendo a Schulthess viene Raúl Bernal, que es teclista de Lapido mucho tiempo, y también con su proyecto John Paul.

Y con Dolorosa.
Exacto. Un gran amigo desde hace mucho tiempo, y tenerle al lado significa tener a alguien muy cercano y con quien voy a estar a gusto, y vamos a hacer buena música seguro.

¿Estás barajando un nuevo nombre para la formación?
No, porque son como 6 ó 7 conciertos solo, de verano, y seguro que cuando llegue a encontrar un nombre para la banda, ya se habrá terminado la gira, porque es muy corta. Prefiero no hacerlo esta vez, y salir solamente con mi nombre, tenerlo ahí muy seguro. Como van a ser muy pocos conciertos, no merece la pena cambiar de nombre.

Siete conciertos. ¿Para poner a prueba la maquinaria y nuevas canciones?
No, de hecho en octubre sale un nuevo disco, pero es un disco que he hecho junto a Luis García Montero, pero no vamos a tocar ninguna de esas canciones en esta gira. Una vez que la terminemos, prepararemos la salida del disco en octubre y una gira de teatros presentando el disco con canciones de Luis.

Luis García Montero también hizo en los años 80 letras para un montón de grupos de Granada. ¿Qué nos puedes contar de ese disco que has hecho junto a él?
Tampoco te puedo contar mucho porque falta bastante para que salga. Lo he hecho con César Pop, Diego Galaz y Toni Brunet; lo han producido entre ellos tres. Lo hemos grabado en Guipuzcoa en abril.

¿Has trabajado en canciones solo tuyas durante todo este tiempo?
Tengo algunas canciones mías, pero sobre todo el último año me he centrado en hacer el disco con Luis, aunque tenía la mitad del trabajo hecho porque las letras eran increíbles, pero nunca me había enfrentado a algo así. Ha sido como un reto. A partir de ahora, cuando salgamos de gira y salga el disco, empezaré a pensar en qué tipo de disco quiero hacer y todo esto. De momento no tengo todas las canciones que necesitaría para un disco.

¿Nunca habías estado tanto tiempo sin tocar en directo?
No. Ha sido casi un año y siete meses. Necesitaba parar, porque los últimos 5 ó 6 años no había parado. Enlacé casi un disco con otro y con la gira, y la gira de Lapido€ Estaba un poco cansado. Necesitaba tomar un poco de distancia, y claro, luego la vida va por otro lado: he tenido una niña también, hace poco, y se mueve todo el piso, ya sabes. He estado pendiente de ella y de mi chica, claro.

Llevas sin tocar desde el final de la gira de Me mata si me necesitas. ¿Has echado de menos los escenarios? ¿Te lo planteaste como año sabático?
Sí, quería tomarme un año sabático y no hacer nada, o hacer otras cosas. Empecé un curso de guion de cine, pero fracasé en el intento.

¿Dejó de interesarte?
Lo abandoné. Ya tengo un trabajo obsesivo. El de guionista es un trabajo que no está bien pagado; es más obsesivo que hacer canciones, es como si vivieras en una parte de tu cabeza en una realidad paralela, en una ficción paralela. Lo abandoné, pero creo que no se ha perdido ningún buen guionista. Me sirvió para valorar el trabajo de los demás. Te pones a hacer algo que hace otra persona y realmente ves lo que cuesta hacer cada uno lo suyo, y luego me animé a hacer el disco de Luis después de parar varios meses. Era un proyecto que tenía desde hacía 4 ó 5 años que lo empezamos. Eso ha sido. Obligaciones de familia, permiso de paternidad. La vida va por otro lado; tú quieres parar, pero la vida€

¿Allí en Cantabria vives retirado del mundanal ruido?
Sí, llevo 15 años viviendo allí, y ya me siento un poco pasiego.

Durante ese tiempo que has estado 'ausente', el Conserje, un personaje que lleva tus redes sociales, no sé si es un alter ego tuyo€
No, no soy yo.

Se ha encargado de ir sacando recuerdos de tu archivo. No sé si ese trabajo te ha servido para echar la vista atrás, repasar lo vivido estos años y animarte, o quizás todo lo contrario al ver todo lo que te espera para estar a la altura.
Es parecido a hacer una mudanza. En ese tipo de momentos eres más consciente del paso del tiempo para bien y para mal. Por una parte da un poco de vértigo pensar que han pasado 20 años tan rápidamente, pero por otro lado, todo ese material es la base en la que te sustentas ahora, lo que me ha hecho continuar haciendo canciones y seguir queriendo mi oficio. Sí, da un poco de terror€

¿De horror vacui o algo así?
Sí, los daños del paso del tiempo€ Ves una foto de un momento de felicidad que ya ha pasado€ Volverán otros, pero ese ya se ha pasado, y te empiezas a ver joven en las fotos, empiezas a ver en ti el paso del tiempo también.

Después de la parada técnica, o sabática, ¿retomar el trabajo cuesta? ¿Han surgido dudas?
Sí, porque te alejas. En un año y pico te alejas del escenario, y es un sitio que cuando estás tocando debería ser tu casa. Es como volver a casa, pero estás lejos: estar en el camino de volver a casa, pero todavía te quedan muchos km. Cuanto más lejos ves el escenario, más miedo te da, más respeto, pero supongo que será como montar en bicicleta: no se olvida, y cuando estás ahí te sientes a gusto, entiendes por lo que estás en esto.

¿Qué te hizo regresar?
Pues ahora las ganas de tocar, de disfrutar los conciertos de verano, y por otro lado la ilusión de salir a presentar las canciones del disco que he hecho con Luis. Eso es lo que me hace volver. Las ganas de juntarme con mis compañeros, salir a disfrutar en el escenario y tratar de conectar con la gente a través de mis canciones.

Este mundo que va tan rápido, en el que todo sucede a golpe de un clic, ¿el temor a que se olvidaran de ti ha pasado por tu cabeza?
Sí, supongo que siempre pasa, pero no depende mucho de ti. Siempre he pensado que mientras siga respetándome la gente que compra mis discos y paga una entrada por ir a verme a un concierto, mientras yo siga respetándoles y haciendo cosas dignas, quiero pensar que ellos van a estar ahí; pero, claro, hay un porcentaje que no depende de ti. Igual empiezo a hacer canciones con las que no conecto como antes con la gente y empiezan a venir menos, pero creo que los músicos nunca tenemos nada ganado, no hay nada asegurado nunca. Vivimos con ello, y aunque a veces te da un poco de inseguridad esa incertidumbre en la que estamos siempre, hay que naturalizarlo y tratar de vivir cómodo en la incertidumbre, porque si no te estarías comiendo la cabeza todo el día.

¿Cómo vas a preparar esta mini gira? Disco nuevo no hay.
Claro, y no vamos a tocar las canciones del disco nuevo con Luis. Al no presentar disco nuevo, no se tiene que sustentar la mayor parte del repertorio con canciones nuevas. Creo que vamos a incluir canciones de todos los discos y algunas que hace mucho que no tocamos, otras que no hemos tocado con esta banda (me refiero a los tres que sí que continúan en Detectives), y viéndolo sobre la marcha, En los ensayos quitas una canción, metes otra€, pero básicamente va a ser de todos los discos. Mi idea es tocar, disfrutar y pasarlo bien.

Como Dylan. ¿Lo viste en la última gira que ha hecho por España?
No, no pude verle. Vi la anterior justo hace un año. Tocó aquí en el Auditorio Nacional y me encantó, pero no he podido verle durante esta gira. ¿Qué tal? ¿Lo has visto tú?

Sí, me pareció increíble, con una voz maravillosa, un repertorio fantástico y una banda superlativa, por decir algo.
Sí, seguro. Soy un gran fan; a mí me encantó el concierto del Auditorio, y todo el mundo me dice que en esta gira han estado muy bien los conciertos.

¿Qué es lo más embarazoso que te ha pasado en un escenario?
En Sevilla se me desencajó la rodilla porque tenía rotura de ligamentos desde hacía un tiempo, pero seguía tirando con ella, me la encajaba, hasta que llegó un día que no la pude encajar, menos mal que era la última canción. Mis compañeros me sacaron del escenario a hombros [Risas].

¡Qué gran faena!
Me sacaron de la sala en ambulancia.

¿Hay título para el disco con Luis García Montero?
Sí, pero no hablemos de eso todavía, lo siento. Lo van a anunciar la semana que viene, y si se lo piso ahora, le piso el trabajo de promo a toda la gente que está currando, y tengo que tener un poco de cuidado. Espero que no te moleste.

No, no me molesta. Lo respetamos perfectamente. Quique, te pusiste ante el objetivo del fotógrafo Alfredo Arias para la exposición inaugurada hace unos días en La Fonoteca, La fosa, que muestra a distintos músicos españoles con chalecos naranjas, los mismos con los que miles de emigrantes se juegan la vida para cruzar el Mediterráneo. ¿Qué te empujó a participar?
Por humanidad. Es un gesto. A nosotros no nos cuesta nada ponernos el chaleco y hacernos una foto. Por solidaridad, por admiración y gratitud a la gente de Open Arms, que se está jugando la vida por salvar la vida de otras personas. Es una situación terrible. Europa tendría que estar avergonzada. Leí el otro día que desde que Salvini impidió la entrada de los barcos habían muerto como 1.000 personas. Es una barbaridad. Por nuestra parte solo es un gesto. Hay gente que verdaderamente merece el foco, y les tenemos que dar nuestra gratitud por hacer el trabajo que tendrían que hacer los organismos oficiales y Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.