13 de junio de 2019
13.06.2019
La Opinión de Murcia
Literatura

María Dueñas celebra en Tetuán los diez años de El Tiempo entre las Costuras

La escritora 'cartagenera' viaja a Marruecos para celebrar el aniversario de la novela que le dio la fama en las calles que la inspiraron

13.06.2019 | 04:00
María Dueñas celebra en Tetuán los diez años de El Tiempo entre las Costuras

La sede del Instituto Cervantes en la ciudad acoge un acto con motivo de la efeméride

Han pasado diez años desde que María Dueñas publicó El tiempo entre costuras, una novela que decidió escribir por su «memoria sentimental» con lo que fue el Protectorado español en Marruecos y que la convirtió en una escritora de éxito como nunca imaginó. En este tiempo, esta historia –publicada por Planeta– ha sumado cinco millones de lectores, cerca de setenta ediciones y ha sido llevada a la televisión gracias a una exitosa serie. Y la manchega –afincada desde hace años en cartagena–, que ha escrito desde entonces otras tres novelas, ha vuelto estos días a recorrer las calles de Tetuán que le inspiraron para aquel arrollador debut.

Una historia que ha rememorado en la Medina y en el llamado Ensanche de Tetuán, que fue capital del Protectorado español en Marruecos, y escenario de la novela protagonizada por Sira Quiroga, una joven modista que abandona Madrid los meses antes del inicio de la Guerra Civil siguiendo a un hombre del que se ha enamorado hasta el norte de África. La «memoria sentimental» de María Dueñas con esta ciudad procede de su madre, nacida en Tetuán en 1940, hija de un topógrafo que se trasladó allí en 1927 para trabajar cuando pertenecía al protectorado. Y cuando España reconoció la soberanía de Marruecos en la zona, la familia se volvió a la Península.

María Dueñas (Puertollano, Ciudad Real, 1964), profesora de la Universidad de Murcia en excedencia, explica que creció escuchando las historias de su familia en aquellos años, y ya entonces supo –cuenta– que, si no hacía nada para remediarlo, la memoria de aquellos tiempos se iba a perder. Por eso decidió escribir una novela sobre el Protectorado: «Lo único que tenía claro es que quería volver la mirada a Tetuán», recuerda. La pista para su libro se la dieron dos personajes reales: el que fuera destacado militar y ministro de Asuntos Exteriores en el primer gobierno franquista, Juan Luis Beigdeber, y su amante británica, Rosalinda Fox. Pero Dueñas no quería escribir sobre una historia real, sino que la suya debía ser una ficción basada en un personaje femenino: había nacido Sira Quiroga.

Dueñas se recuerda en esa época como «una profesora absolutamente desconocida que iba a contracorriente contando historias de una modista en el norte de África cuando lo que se llevaba hace diez años eran novelas de crímenes nórdicos, que nada tenían que ver» con su apuesta, que fue publicada en 2009 por Temas de Hoy. «Jamás, jamás pensé que fuera a ir así. Empecé a escribirlo siendo una profesora universitaria, sin ningún contacto en el mundo editorial; no tenía la menor idea de cómo iba a funcionar», asegura la escritora. «Pero empezamos a acumular lectores desde el principio y fueron ellos los que hicieron que fuera creciendo, hasta hoy, diez años después», apunta la autora, que explica que «lo mágico» es que siga habiendo lectores nuevos de El tiempo entre costuras.

En el recorrido por la plaza de España, la pensión de Candelaria –donde se alojó Sira nada más llegar a Tetuán–, la Medina, el Hotel Nacional..., la autora recuerda cómo fue diseñando la historia, que ha sido traducida a más de cuarenta idiomas, y descubriendo los escenarios donde se rodó la serie basada en la novela. Entre ellos, por cierto, la sede en Tetuán del Instituto Cervantes, que en la serie de televisión aparecía como el edificio en el que la protagonista tenía el taller de costura y su vivienda y que, en el mundo real, sirvió como escenario para celebrar los diez años de El tiempo entre costuras. En el acto, que tuvo lugar este martes, Dueñas estuvo acompañada por la directora del Instituto Cervantes en Tetuán, Lola López Enamorada –que aseguró que, para los habitantes de esta ciudad, María Dueñas es «una tetuaní más»–, y por el cónsul general de España, Alfonso López Perona, que destacó cómo la novela ha puesto de relieve una etapa histórica poco conocida.

Sin embargo, la vida sigue para Dueñas, que actualmente está inmersa en la promoción de su última novela, Las hijas del capitán, que se ha alargado por el éxito que está teniendo entre los lectores. Y comenzando un nuevo proyecto literario con el que desea ponerse de lleno, confiesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído