06 de abril de 2019
06.04.2019
La Opinión de Murcia
Entrevista
Realizador y productor de televisión y escritor

Ernesto Pérez: "El papel me permitía viajar más por mi imaginación"

Este lorquino decidió hace unos años cambiar las cámaras por el papel

06.04.2019 | 04:00
Ernesto Pérez: "El papel me permitía viajar más por mi imaginación"

Tras una vida dedicada al audiovisual, acaba de debutar en el mundo de la literatura con su primera obra, Tierras negras, recientemente publicada en la editorial Punto Rojo.

Ernesto Pérez Cortijos (Lorca, 1961) además de productor y realizador de televisión, desde 1993 es miembro de la Federación Nacional de Profesionales de Radio y Televisión. Ha realizado y guionizado varios cortometrajes, programas televisivos y documentales y, en la actualidad, es socio fundador y realizador de eMedi@ Producciones; obligación laboral que ahora compagina con su recién descubierta faceta de escritor. Y es que el lorquino acaba de publicar su primera novela, Tierras negras.

P Como realizador y productor de televisión, ¿qué le hizo pasar del audiovisual al papel?

R Realmente no ha sido una decisión premeditada, son quizás circunstancias en la vida en las que uno en un momento determinado necesita expresarse en otro formato. Yo llevo toda mi vida en el tema de lo audiovisual, tanto a nivel cinematográfico como televisivo, y, bueno, llega un momento en el que te consideras una persona a la que le gusta contar historias, independientemente del medio. Es un proceso de tu vida más íntimo en el que decides trabajar, insisto, en esa intimidad en la que no necesitas grandes equipos de filmación o de grabación y trabajar más intensamente en privacidad y en esa historia que es la que quieres contar. Quizás en este caso el papel y la literatura me permitían divagar más o viajar más por la imaginación que el propio audiovisual.

P Actualmente es socio fundador y realizador de eMedi@ Producciones, ¿cómo compagina sus obligaciones en estos dos diferentes ámbitos?

R Bueno, lo de la novela fue una circunstancia especial en el sentido de que hubo un impasse laboral en mi vida que me permitió poder dedicarme prácticamente casi dos años a escribir la novela. Y, una vez escrita, ya fue cuando entré en el proceso de creación junto con otros compañeros de eMedi@ Producciones. En la vida de la productora, desde que se creó hasta ahora, he estado trabajando en la novela, pero no ya en la escritura, sino en las correcciones, en pulirla y prepararla para su edición. Entonces, bueno, siempre buscaba huecos cuando me lo permitía el horario laboral.

P Tierras negras es su primera novela, ¿cómo define esta nueva experiencia literaria?

R La experiencia la definiría como uno de los dos años más especiales y felices de mi vida. Lógicamente, al ser la primera, no tenía ninguna experiencia. Sí que había escrito antes todo tipo de guiones para cortometrajes, guiones televisivos, documentales€, pero nunca me había puesto a escribir una novela en sí, en la que había que tener mucho cuidado para que no pareciese realmente un guion cinematográfico. De lo que sí que disfruté mucho fue metiéndome en la novela, en los personajes y en la historia. El conseguir meterme en la vida de estas personas fue como vivir durante esos dos años una vida paralela entre lo que le ocurría a los protagonistas en la novela y la mía propia. De hecho, creo que estos dos años que le dediqué al libro fueron de los más felices de toda mi vida.

P Ha elegido Lorca como escenario, ¿esta decisión busca homenajear su tierra natal o simplemente le resulta más cómodo escribir sobre su entorno cotidiano?

R En realidad, no es el único escenario. Yo tenía la opción de elegir cualquier lugar de España. En la novela aparecen también otros lugares como La Rioja o Madrid, o ya escenarios internacionales como Ginebra, Berlín, Moscú, Nueva York, San Petersburgo... Tiene mucha movilidad tanto en el presente como en el pasado –porque la novela fue en otros tiempos–, pero Lorca... Bueno, pensé que por qué no. Si podía ser cualquier otro pueblo de España donde se moviera la acción de estos personajes, no veo por qué no podía poner Lorca. Evidentemente, influye que yo sea lorquino y que viva en Lorca. Las calles y la gente también son elementos que influyen. Además, me apetecía también que fuera Lorca y creo que queda perfectamente integrada en ese maremagnum de grandes capitales.

P ¿En qué hecho se ha basado para construir la historia?

R La novela parte de un hecho por el que un grupo de eruditos rusos deciden inventar un alfabeto de una lengua extraña a partir del alfabeto mongol. A raíz de ahí, yo elaboro una investigación y una historia en la que quiero que lo que pasa en Rusia en 1905 y los años posteriores se vaya trasladando hasta llegar a la década de los cuarenta y que, incluso, llegue a tener repercusión en la España actual, en la Lorca actual.

P ¿Tiene algún proyecto futuro en mente o una segunda novela?

R Sí, porque cuando ya coges el hilo de la creación y de la literatura, en mi caso particular, engancha muchísimo. Yo ahora lo que quiero hacer es seguir contando historias en la intimidad, yo solo, sin gente que me altere y sin tener que salir fuera de la grabación de un sitio o del ajetreo que supone el audiovisual a veces. Ahora mismo estoy en la fase de documentación de la segunda novela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook