18 de octubre de 2018
18.10.2018
La Opinión de Murcia
Tauromaquia

Cultura defiende la fiesta brava

El Congreso Internacional de Tauromaquia, que este año se celebra en Murcia, se cuela en salas y museos de la Región para mostrar el vínculo entre el arte y los ruedos

17.10.2018 | 21:51
Cultura defiende la fiesta brava

La inauguración oficial del evento, con un extenso programa de ponencias, será hoy en el Romea

El II Congreso Internacional de Tauromaquia ya está en marcha con las actividades que se desarrollan en paralelo a las sesiones científicas, que tendrán lugar a partir del acto inaugural que se celebrará hoy en el Teatro Romea de Murcia. Y es que, tal y como el consejero de Presidencia, Pedro Rivera, señaló ayer, además de la ruta gastronómica taurina que arrancó el lunes en una docena de restaurantes, o la exposición inaugurada este martes en el Centro de Artesanía, una serie de actividades conviven desde este miércoles con el programa de conferencias, ponencias y mesas redondas «y va a trasladar este evento al conjunto de los ciudadanos y a las calles de la ciudad, poniendo el acento en el hecho incontestable de que los toros son patrimonio histórico y cultural».

Rivera aseguró durante una rueda de prensa celebrada en el Museo Arqueológico de Murcia que «los valores culturales de la Tauromaquia son evidentes, y resulta manifiesto que a lo largo de las centurias ha servido de inspiración a creadores de todos los sectores artísticos, de todas las épocas y de las más diversas tendencias estéticas. Eso es lo que refleja el programa cultural y social, a través, especialmente, de una serie de exposiciones de obligada visita». Así, en el propio MAM se puede disfrutar desde ayer del archivo fotográfico del reportero gráfico Santos Trullo (1938-1984), que trabajó para prensa general ( ABC, Arriba, Pueblo) y publicaciones especializadas ( El Ruedo, El Toreo, El Trapío) entre finales de los sesenta y principios de los ochenta. Una vida de toros –título de esta colección– recoge en las paredes de este espacio en torno a un centenar de imágenes que repasan la historia de la fiesta brava dentro y fuera de los ruedos.

Pero ésta no es la única exposición que se inauguró ayer en el Arqueológico. La otra es El arte de torear, una colección de 27 aguatintas firmadas nada menos que por el maestro Pablo Picasso. La muestra recoge el trabajo que el pintor malagueño realizó para el libro de Pepe Illo La Tauromaquia o arte de torear, publicado en 1959.

También quiso unirse a esta celebración el Museo de Bellas Artes de Murcia, y lo hizo de la mano de otro grande de la pintura española: Francisco de Goya. La muestra, titulada La Tauromaquia, está compuesta por más de cuarenta fotografías realizadas por el madrileño Roberto Kallmeyer (1915-2004) realizó a mediados del siglo XIX para la edición de otro libro –del mismo nombre que la exposición–, en este caso de Rafael Casariego.

Además de las inauguradas ayer, durante estos días se pueden visitar otras tres exposiciones relacionadas con el arte del toreo. Por un lado, en el Museo de la Ciudad, El rito de los vuelos del capote, «donde se pueden admirar espectaculares capotes de paseo y otras obras artísticas», apuntan desde la organización; por otro, la exhibición del patrimonio del Club Taurino de Murcia en su Museo, y, por último, en Two Art Gallery, una amplia selección de la obra del pintor Pablo Schugurensky, que ha retratado a los máximos exponentes del toreo contemporáneo.

A excepción de la exposición del Museo de Bellas Artes, que concluirá el día 4 de noviembre, las demás podrán ser visitadas hasta el 30 de noviembre.

El programa cultural cuenta también con una clase magistral que impartirá en la Facultad de Bellas Artes el artista Nicolás de Maya, autor del cartel del Congreso, y una jornada de convivencia de la Red de Asociaciones Culturales Taurinas Universitarias. Además, fuera del ámbito plástico, en la Filmoteca se está proyectando actualmente un ciclo sobre cine y toros que mañana concluirá con Aprendiendo a morir (1962), de Pedro Lazaga, y Carmen la de Ronda (1959), de Tulio Demichelo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook