21 de septiembre de 2018
21.09.2018

Lecciones aprendidas y reconocimientos

Entre sus puntos débiles figura la escasa financiación, y entre los fuertes, la amplia participación social

20.09.2018 | 21:53
Entrega de libros para La Botica.

La Botica del Libro (Cartagena, Murcia) ha recibido el Premio Nacional al Fomento de la Lectura, en la categoría de entidad, con «mucha emoción» y «sin esperárselo», según ha señalado la sociafundadora de la entidad, Isabel Gallego, tras conocer el reconocimiento, y ha afirmado que «los libros tienen el poder de curar a las personas». Gallego fundó La Botica con Ana Martínez.

«Aunque estamos impactadas, pensamos que hemos recibido el premio por nuestra idea», ha expresado para explicar que el proyecto que llevan a cabo consta de dos bibliotecas en locales sociales en dos barrios «marginales» de Cartagena, que tienen el objetivo de utilizar los libros como «herramienta de transformación social».

En concreto, una de ellas está destinada a ofrecer servicios a personas «en riesgo de exclusión social» y la otra se trata de una biblioteca «intercultural» que se adapta a «las necesidades de los vecinos inmigrantes» a través de la traducción de textos. Los barrios son Lo Campano, barrio periférico de la ciudad con altos índices de marginación social y cultural; y José M. Lapuerta, barriada de clase media/baja con alto índice de población inmigrante.

«La cultura y los libros pueden transformar la vida de las personas», ha indicado Gallego, para añadir que tratan de adaptarse «a las necesidades de lectura». «Nuestras bibliotecas son muy humildes, la clave de lo nuestro es la participación social», ha dicho.


Catorce años

El proyecto comenzó en 2004, y el germen fue, según ha precisado la fundadora, «la educación de adulto», que se inserta en barrios en «los que hay necesidades de estudiar». De hecho, la primera botica nació en el barrio de Lo Campano a iniciativa del aula de educación de adultos. Y surgió como micro espacio cultural para luchar contra la exclusión social que sufre dicho barrio.

«Somos una asociación muy pequeña», ha explicado Isabel Gallego, para añadir que «todo es voluntariado» y que pagan el importe de los libros con subvenciones del Ayuntamiento y con donaciones de los propios ciudadanos de Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.