10 de junio de 2018
10.06.2018
Entrevista

Le Mur: ''Siempre habrá muros, ajenos o propios, que derribar''

''Tenemos intención de, poco a poco, ir dando forma a un segundo disco. A ver qué sale esta vez''

10.06.2018 | 04:00
De izquierda a derecha: Carlos, Elsa, Pedro J. y Marce.

La banda murciana vuelve el próximo fin de semana a casa, a la sala 12&Medio, para cerrar su gira de salas con motivo de la presentación de El brote, su primer largo, un disco que, reconocen, les ha abierto puertas más allá de las fronteras regionales y que ha sido acogido con muy buenas críticas por la prensa especializada.

Aquello de que en la Región hay nivelazo –en lo musical– no es ninguna sorpresa, pero habría que subrayar un matiz: esta afirmación no se limita al indie, sino que es una sensación que se mueve de lado a lado del espectro con mayor o menor repercusión mediática. En este sentido –dentro de la vertiente más alternativa–, uno de los grupos que más fuerte está pegando (literalmente) es Le Mur, una banda sorprendente, sincera y sin complejos. Y, de nuevo, con mucho punch. Porque Carlos (bajo) y Marce (batería) suenan con la fuerza de una apisonadora; Pedro J. (guitarra) es capaz es combinar líneas distorsionadas con riffs tan delicados como obsesivos, y Elsa (voz) es directamente un prodigio vocal cargado de rabia y buenas maneras sobre el escenario. Vamos, un grupo para no perder de vista y que el próximo sábado finalizan su gira de salas con motivo de la presentación de El brote –primer largo de los murcianos tras su epé Le Mur–, en casa, en la 12&Medio, junto a Bones of Minerva, Munmira y Purpura.

Le Mur, 'El Muro', 'La pared'. Esta imagen parece clave para la banda. ¿Qué significa? ¿Que hay detrás del muro? ¿Hay que derribarlo como hizo Pink Floyd?
Pedro J. Carrillo: Es una idea que ha ido creciendo poco a poco. Al principio no era tan sólido, era como un muro de papel, pero sí es cierto que ahora nos acompaña y nos recuerda a cada paso que existimos por un motivo, que tenemos un objetivo. El concepto es muy humano, ¿no? Tendemos a ponernos límites, obstáculos...; a veces no hay peor enemigo que uno mismo. Siempre habrá muros, ajenos o propios, que derribar. Y cuando uno cae, vendrá otro, pero por altos que sean los que estén por venir, hay que seguir luchando para hacerlos caer.

Sé que es una pregunta poco original y un poco farragosa, pero a veces ayuda a la gente que no conoce a una banda a poner su nombre en YouTube: ¿A qué suena Le Mur? ¿Cómo definirían su sonido?
Marce Navarro: Le Mur suena fuerte, suena feo, suena triste y suena bello; puede sonar agobiante, feliz, invencible o roto. Tenemos la pasión y la esperanza, la constancia y la resistencia. Suena exactamente a lo que tiene que sonar, según nuestro estado e intención a la hora de componer e interpretar. Es lo mejor que tiene, dentro de nuestras limitaciones, poder sonar a lo que nos dé la gana.

Más de uno les ha metido dentro del metal...
Elsa Muñoz: Creo que no se podría decir que hacemos metal. Hay muchas bandas, también dentro de la Región, que se especializan mejor en este estilo y sus vertientes. Pero sí te diría que no tenemos complejos y que nos gusta meternos en todos los 'fregaos'. Una de las cosas que más nos está gustando de esta mini gira son los carteles que hemos podido organizar; si te fijas, son variados y cada grupo es de un palo, y eso es cojonudo.

Bueno, pues ¿cómo anda la escena, llamémosle 'alternativa', en la Región?
E. M.:
La Región goza de un excelente estado de salud en cuanto a metal y otros estilos que le rondan de forma más alternativa. Son muchos los ''Me gustaría que en Murcia...'', pero imagino que no solo para nosotros; todos sabemos que faltan iniciativas, ayudas por parte de nuestro 'excelentísimo' Ayuntamiento y que si queremos que pasen cosas en la ciudad las tenemos que hacer nosotros mismos –asumiendo el riesgo que ello conlleva–, pero qué quieres que te diga, ¿que nos lo tenemos que guisar? Pues Juan Palomo. Además, los medios se están renovando, las nuevas generaciones de periodismo cultural venís fuertes y con ganas de mostrarle a la gente que hay otras opciones. En Murcia tenemos Rock Culture, tenemos El Backstage Mag, tenemos C'mon Murcia y cada vez sois más los que trabajáis –muchas veces de forma desinteresada– codo con codo con las bandas que se la juegan. ¡Lo que es grande, crecerá! En eso confiamos.

Hace algo más de medio año que vio la luz El brote, su primer disco. ¿Qué tal la acogida?
Carlos Barceló:
Pues ya podemos decir que es buena. Hemos trabajado muchísimo para que El brote llegue a todo el que quiera escucharlo, y nos siguen llegando comentarios, felicitaciones, reseñas y muestras de interés desde diferentes puntos del país. Nosotros, con poder tocar, ya estábamos contentos, pero que la gente nos escuche..., eso nos hace felices.

Este fin de semana terminan en casa la gira de este disco, que les ha llevado de punta a punta del territorio nacional, pasando por Vigo, Barcelona y, por supuesto, la capital. ¿Qué tal ha ido el viaje?
M. N.:
Cada grupo, cada oyente y cada sala que nos ha acompañado y acogido estos meses han sido elementos de lo que nos hemos podido nutrir y disfrutar, a veces incluso más de lo que esperábamos. Podemos decir que hemos hecho amigos, que hemos aprendido y que, aun con lo cansados que vamos y lo difícil que es compaginarlo todo con nuestro trabajo diario, vamos a seguir y a repetir donde y con quien nos quiera volver a recibir. No tenemos la intención de parar.

Su epé homónimo os puso en el mapa de la música murciana, pero este disco les ha sacado definitivamente de la Región. ¿El brote os está abriendo puertas o está difícil lo de dar el salto al panorama nacional?
E. M.:
Nooirax, que es el sello que nos ha dado su apoyo y confianza, nos ha ayudado mucho en este sentido. Pusimos mucho seso en pisar todo el territorio posible y contar con ellos nos ha resuelto muchas movidas que, de otra manera, hubieran sido problemas muy difíciles de solventar.
En cuanto al disco, claro que ir con un trabajo bajo el brazo te abre puertas; te ayuda a sentar precedentes, tienes algo sólido que mostrar y rodarlo nos ha afianzado como banda. Incluso a veces la respuesta es mejor fuera que en nuestra propia casa, y eso es gracias al interés de otras bandas y de los melómanos que navegan por las corrientes musicales por las que nos movemos, por aquellos que no se quedan en los grupos grandes y tienen curiosidad y avidez de sonidos nuevos y saben que no hay que irse lejos para encontrarlos. Y no hay nada como tocar en casa, pero ciudades (su público y sus bandas) como Vigo, Madrid y Barcelona nos han recibido tan bien que no podemos esperar para volver.

Por aquí lo tienen más fácil los grupos indies, ¿o qué?
P. J. C.:
Sí, es lo que se ha apoyado con firmeza. Las iniciativas que ha habido de unos años a esta parte han ido enfocadas en muchos aspectos a este estilo, y hemos visto crecer muy rápido a grupos de este género en menos tiempo que otros proyectos con más tiempo y recorrido. No obstante, la gente también elige –no es que el público tenga el cerebro lavado ni nada de eso–, pero también es cierto que si sólo se cubren ciertos eventos, o se promueven siempre los mismos estilos, la gente no se entera de que hay más escena, y ahí entran en juego muchos factores, entre ellos el de los medios. Pero siento que poco a poco y con esfuerzo esa línea se va desdibujando y eso me da fe y esperanza. Porque en Murcia hay mucho, mucho más.

Desde el lanzamiento del epé prácticamente no han parado (entre bolos, videoclips, El brote...). Ahora que la gira llega a su final, ¿cómo se presenta el verano para Le Mur? ¿Toca descansar, toca componer...?
E. M.:
Después del de Murcia tenemos un último concierto en Madrid el día 23, en el Mulafest, junto a bandas del calibre de Minor Empires, Trono de Sangre y las fortísimas mujeres de Bones of Minerva; nos hace mucha ilusión porque, aunque ya estuvimos en el Tótum Revolútum en Barcelona (nuestro primer festival), es la primera vez que vamos a un festi a escenario grande, en un sitio tan guay como el Parque Juan Carlos I, que es donde el Mad Cool y esas cosas. Respondiendo a tu pregunta, después pararemos, seguiremos componiendo, cerraremos alguna fecha para invierno –nos hemos quedado con ganas de visitar el sur– y tenemos intención de, poco a poco, ir dando forma a un segundo disco. A ver qué sale esta vez.

¿Se atreven a dar fechas? ¿Para cuándo, más o menos, podremos disfrutar de nuevo material de Le Mur?
M. N.:
Nos gustaría entrar a grabar, como muy tarde, a principios de 2019, pero quizá sea antes. O quizá después. Hemos aprendido que forzar estas cosas no es bueno. Sin parar, pero sin agobios.

Sea como sea, a El brote aún le queda, al menos, un par de golpes. ¿Algo especial preparado para el sábado?
E. M.:
Las bandas que se han apuntado son punteras: Munmira son queridísimos amigos; Bones of Minerva son inspiradoras, compañeras de sello y de pasión, y Purpura es una banda fresca que ha entrado en el panorama a saco –este año han estado en todas partes y forman parte del cartel de festivales como el Resurrection–. Vamos, que estamos flipando con la compañía y eso ya hace de la noche algo especial para nosotros. Pero, si no es suficiente aliciente, tenemos preparado un set list que lo lleva todo, y estamos pensando en subirnos al escenario rapados para solidarizarnos con nuestro guitarra Pedro.

Lo que el público tendrá asegurado, desde luego, es potencia, energía y honestidad, que son un poco sus señas de identidad, ¿no?
Todos:
¡Eso mismo! Iremos con la mente clara, la motivación a tope y total entrega; no hay otra forma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

 

Cartagena Jazz Festival

Consulta todas las noticias del festival que se celebra del 2 al 24 de noviembre en Cartagena