12 de abril de 2018
12.04.2018
Entrevista

"Quiero darle a Loulogio una despedida digna (no como a Raúl en el Madrid)"

"Me emociona ver a profesionales del sector alabando mi cómic y que no sea solo un producto de YouTube"

12.04.2018 | 04:00
"Quiero darle a Loulogio una despedida digna (no como a Raúl en el Madrid)"

El humorista catalán despido a Loulogio, su alter ego durante los últimos años, con la gira The Last Batamanta, que llenará esta noche la Sala REM.

Recurrir a la palabra 'youtuber' para describir a Loulogio es, además de un tópico, poco acertado. Porque Isaac Sánchez no es más que un cómico que eligió este formato por las facilidades que le brindaba –tampoco tenía muchas más opciones, diría él–, pero como demuestran sus ocho años de giras, es más bien un humorista a la antigua usanza. Ahora ha vuelto a reinventarse con la publicación de Taxus, su primer cómic, y ya ha declarado que ahí dirigirá sus pasos en el futuro más próximo. Se acabó Loulogio. The Last Batamanta es su tour de despedida, y esta noche llega a Murcia para decir adiós. Será en la REM, y no quedan entradas.


¿Qué opina del estado actual del humor en YouTube? ¿Y del contenido en general en la plataforma?

Pues humor humor, canales de humor en YouTube, hay pocos y con poca repercusión, creo. Es verdad que todo youtuber que 'lo peta' suele hacerlo con un tono divertido, pero no abunda el chiste. Hace unos años sí que pareció que eclosionaban canales de comedia pura, pero hoy día es más casual. En general considero que se ha ido infantilizando y generando un público burbuja muy concreto que ahuyenta a los que vienen de nuevas, más si eres mayor de edad. Por no mencionar que la propia aritmética de la plataforma potencia lo que potencia: más lo llamativo que lo creativo. Pero bueno, hablo un poco en general porque tampoco consumo tanto YouTube. Soy más de Pornhub. Ahí hay mucho humor.

¿Ha influido esta visión del panorama en su decisión de renunciar a 'Loulogio'?

Diría que no. Puede parecer contradictorio, pero yo sigo con mi filosofía de hacer lo que me parezca guay y para quien lo quiera ver, nunca me he dejado influenciar por lo que pasa alrededor.

¿Cuál es la mayor diferencia entre Isaac y Loulogio?

Loulogio es la hipérbole de Isaac. Pero es que también ha habido muchos Loulogios distintos, si me pongo a pensar. No diré aquello que da tanta rabia de que es un personaje, porque es yo al cuadrado, pero es que tampoco es Isaac del todo. Eso sí, Loulogio nunca haría nada que Isaac repudiase. Podríamos decir que Isaac es el introspectivo y Lou el bufón. Es una cuestión de filtros.

¿Cree que un artista tiene la capacidad real de matar a su personaje cuando él lo decida, o el público debe estar de acuerdo? Por ejemplo, y salvando las distancias, recuerdo a Conan Doyle con Sherlock Holmes...

O lo matas o se muere solo. Mejor darle, hablo por mí, una despedida adecuada. No como cuando se fue Raúl del Madrid. Que sea algo como: «Este colega me ha acompañado y dado mucho, farewell, gracias por todo. Que la batamanta te acompañe».

¿Qué podemos encontrar en esta gira de despedida?

Risas y complicidad. Es un repaso a lo mejor-peor de mi vida, y está funcionando muy bien, porque queda muy auténtico. Y para mí es una gozada y un disfrute visitar tantas ciudades donde tengo tan buenos recuerdos en estos ocho años de tontería.

¿Qué nos puede contar de Taxus ? ¿Cómo ha sido el proceso de creación?

Es el cómic de mi vida –hasta ahora...–. Trata sobre la mitología cántabra, pero sobre todo acerca de las segundas oportunidades y si el destino es tan moldeable o no. Como lo hago todo, es muy orgánico en su creación; prácticamente escribo el guión con bocetos de lo que va a ir pasando, y poco a poco va cogiendo forma y se va dividiendo en escenas, tomos y toda la historia. Es muy gratificante a nivel personal, me llena como nada.

¿Qué feedback está recibiendo sobre el cómic? ¿Todo positivo? ¿Un poco de todo?

Sorprendentemente, tanto por fans como por medios especializados en cómic, todo es ultra positivo. Me emociona ver a profesionales del sector alabando este cómic, y que no sea solo un producto mediático de YouTube.

¿Cuáles serán sus futuros proyectos –sobre todo los más inmediatos–?

Yo diría que lo más inmediato es sobrevivir, luego habrá que improvisar.

Ya estuvo en televisión con Fiesta Suprema o colaborando con Buenafuente de forma puntual, ¿contempla volver a la pequeña pantalla?

Me resulta curioso que se le llame aún 'pequeña pantalla', cuando son ya normalmente artefactos gigantescos que no caben en el salón para luego estar viendo Netflix en el móvil? Me gustó, me siento cómodo en ese formato y en cualquiera que sea dar la nota delante de muchas personas. Qui lo ça.

¿Se puede vivir del cómic? O usted concretamente, ¿cree que podría centrarse en este formato y ganarse la vida o tiene algún as bajo la manga?

En mi vida no he tenido jamás un plan fiable de vuelo; me guío únicamente por sensaciones. Y pienso: «Si este dibujante vive de estos, ¿podría yo?». La respuesta es –trabajando y mejorando muchísimo–: Challenge accepted.

En lo personal, ¿qué tal lo de ser autónomo? ¿Y cómo llevas esto de la fama y exponerse a tanta gente?

Ser autónomo en España es el maldito infierno, pero no me puedo quejar, porque igual me meten en la cárcel. Yo qué sé, últimamente no se puede quejar uno de nada, oigan. Lo de la 'familia' y tal, para mí es un regalo, un gozar, aunque con sus pequeñas salvedades? Pero me permite vivir y hacer cosas que nunca hubiera imaginado, conocer muchísima gente, sentir el cariño de tantísimos... Quien se queje de esto es un buen gilipollas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook