11 de abril de 2018
11.04.2018
Literatura

Fernández Cubas defiende el relato en Cartagena como "un falso género breve"

Más de 600 alumnos reciben a la escritora catalana en el paraninfo de la UPCT, donde presentó 'La habitación de Nona', finalista del Mandarache

11.04.2018 | 04:00
Cristina Fernández Cubas (i) junto a la profesora Antonia Hernández en el paraninfo de la UPCT.

Más de 600 alumnos se congregaron ayer en el paraninfo de la Universidad Politécnica de Cartagena para asistir a la presentación del libro de relatos La habitación de Nona, de Cristina Fernández Cubas, con el que finaliza el ciclo de encuentros de autores del Premio Mandarache 2018. La autora, Premio Nacional de Narrativa en 2016, estuvo acompañada por el concejal de Cultura, Educación y Juventud, David Martínez, y la profesora del IES Carthago Spartaria de La Palma, Antonia Hernández.

La escritora, que defiende el relato como un «falso género breve», ya que se trata de narraciones «muy intensas» y que «van más allá del punto final», se mostró entusiasmada en su paso por Cartagena, al tiempo, que aseguró que «nunca había tenido la oportunidad de hablar de su obra ante un público tan numeroso» como el que ayer se dio cita en la UPCT.

Para la de Arenys de Mar –que hoy estará a partir de las once de la mañana en la Fundación Caja Mediterráneo–, «en una novela, no pasa nada si un capítulo es más flojo o menos intenso, pero en un relato, cada párrafo y cada frase cuenta». Considerada una de las mejores escritoras de este género – La habitación de Nona también logró el Premio de la Crítica en 2015–, asegura que supone «un reto» tanto para el escritor como para el lector; aunque, para el primero, es un «género muy tirano, porque obliga a una economía del lenguaje, precisión e intensidad» en los que no hay espacio para errores.

En cuanto a su novela, Fernández Cubas explicó durante su charla que La habitación de Nona hace un recorrido por la infancia, la madurez, la soledad y la familia. En este sentido, Antonia Hernández explicó la necesidad de seleccionar una novela como ésta para los estudiantes, puesto que los personajes principales son niños y adolescentes, con los que los jóvenes se pueden sentir identificados. Además, en esta novela se hacen guiños a cuentos tradiciones como Caperucita Roja o Hansel y Gretel, y «todos los finales son inesperados y sorprendentes, algo esencial para la consecución de un relato de calidad», remarcó.

Ahora, tras la conclusión del ciclo de encuentros de autor, comienza la deliberación del jurado para otorgar los premios de esta edición, que se entregarán el próximo 9 de mayo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook