23 de febrero de 2018
23.02.2018
Ganadores de los Oscars

Las 10 películas con más Oscars de la historia

Desde 'Titanic' hasta 'Lo que el viento se llevó', repasamos las cintas más premiadas

26.02.2018 | 12:36
Este domingo 4 de marzo se celebran los Premios Oscars 2018. ' La forma del agua' del mexicano Guillermo del Toro parte como favorita de la noche, ya que ha acaparado 13 nominaciones. ' Dunkerque' le sigue, con ocho y 'Tres anuncios en las afueras', con siete. La gran pregiunta es si ¿conseguirá la cinta del méxicano, que acaba de ser acusado de plagio, entrar en la lista de las  películas con más premios Oscar de la historia? Estas son  las películas con más premios Oscar de la historia: 

10. Once películas con siete Oscars

Con siete premios de la Academia encontramos once obras, repartidas en un lapso de tiempo de 69 años. La primera en sumar tantos como siete Oscar fue la comedia musical 'Siguiendo mi camino', con Bing Crosby en el papel estelar, en 1944; la más reciente, la odisea espacial técnicamente perfecta 'Gravity', de Alfonso Cuarón, en 2013.
 
Entre medias, encontramos auténticas obras maestras, como no podía ser de otra manera habiendo aglutinado tantos reconocimientos. Filmes que están en todos los listados de mejores películas de todos los tiempos, como 'El golpe' (1973), 'El puente sobre el río Kwai' (1957) o 'Lawrence de Arabia' (1962). El máximo exponente de las aventuras espaciales, 'Star Wars: Una nueva esperanza' (1977). Y títulos tan recordados como 'Shakespeare in love' (1998), 'La lista de Schindler' (1993) o 'Bailando con lobos' (1990). Completa la lista 'Patton' (1970).
 

9. Con ocho estatuillas, ocho cintas empatadas

'Los mejores años de nuestra vida' (1946), 'De aquí a la eternidad' (1953), 'La ley del silencio' (1954), 'My fair lady' (1964), 'Cabaret' (1972), 'Ghandi' (1982), 'Amadeus' (1984) y 'Slumdog Millionaire' (2008) han sido, por orden cronológico, las ocho películas que han obtenido ocho estatuillas. O lo que es lo mismo, cuatro dramas, dos biopics y dos musicales. Los académicos no entienden de géneros filmícos.
 
Entre los 64 premios que acumulan estas ocho cintas, hay reconocimientos para Elia Kazan, William Willer, Milos Forman y Danny Boyle como Mejores directores; Sir Ben Kingsley o Marlon Brando como Mejores actores; Liza Minnelli como Mejor actriz; o para Frank Sinatra como Mejor actor secundario. Ahí es nada.

8. 'El último emperador' (9 Oscars)

 
 
Nueve Oscars en nueve nominaciones, cien por cien de efectividad. El italiano Bernardo Bertolucci se llevó dos de los premios más importantes en la 60 edición de los Oscar: Mejor película y Mejor dirección. La grandilocuencia y lo fastuoso de la película le hicieron también merecedora de la Mejor dirección artística y el Mejor vestuario. Y su excelencia técnica la encumbró con la Mejor fotografía, Guión adaptado, Música, Sonido y Montaje.

7. 'Gigi' (9 Oscars)

 
No hay que subestimar a los musicales en los Oscar. Para muestra, un botón. 'Gigi' consiguió nueve de nueve, otro pleno. Como no podía ser menos al tratarse de una obra musical, obtuvo los premios a la Mejor canción original y Mejor banda sonora. En una época en la que los Oscar aún distinguían para muchas categorías entre blanco y negro y color, el cuidado acabado de 'Gigi' le dio la Mejor fotografía, el Mejor vestuario y el Mejor diseño de decorados, todos ellos en color. Pero es que además fue la Mejor película de 1958, con el Mejor guión original y el Mejor director para Vincente Minnelli. Un auténtico repaso a sus competidoras aquel año, como 'Fugitivos', de Stanley Kramer, o 'Mesas separadas' de Delbert Mann, que se tuvieron que conformar con solo dos premios.

6. 'El paciente inglés' (9 Oscars)

 
 
La cinta que más recientemente se ha alzado como vencedora en nueve categorías ha sido también la más nominada de las tres: optó a 12 galardones.
 
Ralph Fiennes, Kristin Scott Thomas y Juliette Binoche protagonizan la Mejor película del año 1996, un drama romántico que recuperó el espíritu de los clásicos de antaño. Ambientada en la época de la II Guerra Mundial, Ralph Fiennes se puso en la piel de un soldado malherido que narra a la sanitaria que le cuida (Binoche) su trágica historia de amor con Katharine (Scott Thomas).
 
Se trata de la adaptación de la novela homónima de Michael Ondaatje publicada en 1992, y le valió al fenecido Anthony Minghella el Oscar a la Mejor dirección. La cuidada fotografía y los esmerados decorados y vestuario también fueron premiados.

5. 'West Side Story' (10 Oscars)

 
 
He aquí una película en la que perfectamente podría haberse inspirado Chazelle para su 'La la land'. Este preciosista musical es una adaptación de un musical teatral inspirado en la shakesperiana 'Romeo y Julieta' y que había triunfado antes, en los tardíos años 50, en las carteleras de Broadway y del West End londinense, alzándose con un Tony –los Oscars del teatro-.
 
En 1961 fue llevado al cine el director de la obra, Jerome Robbins, que se alió con el experimentado realizador cinematográfico Robert Wise. El combo que formaron fue de lo más efectivo.

4. 'Lo que el viento se llevó' (10 Oscars)

 
 
'Lo que el viento se llevó fue por veinte años la película mas galardonada de los premios Oscar hasta que llegó 'Ben-Hur'. Acumuló hasta 10 estatuillas, de las tres que podría haber conseguido.
 
El drama protagonizado por Vivien Leigh, Clark Gable y Olivia de Havilland supuso un antes y un después en el mundo del cine. No solo se convirtió en una de las películas más taquilleras de todos los tiempos, sino que uno de sus premios marcó un hito: la actriz Hattie McDaniel, que en el filme interpreta a la criada Mammy, se convirtió gracias a su rol el primer intérprete afroamericano, hombre o mujer, en ser galardonado con un Oscar, el de mejor actriz de reparto, en la edición de 1940. Hubo que esperar 24 años para que otro actor de color obtuviese otro Oscar: Sidney Poitier fue el mejor actor principal en 1964 gracias a 'Los lirios del valle' (Ralph Nelson, 1963).

3. 'El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey' (11 Oscars de 11 posibles)
 

 
El neozelandés Peter Jackson había demostrado en sus inicios una imaginación desbordante aunque un tanto 'raruna': los escépticos, que restreen 'Mal gusto' (1987), 'El delirante mundo de los Feebles' o 'Braindead (Tu madre se ha comido a mi perro)'.
 
Tras la también muy original 'Agárrame esos fantasmas' (1996), Jackson encontró un proyecto a la altura de su extraordinaria visión y se embarcó en 2001 en la adaptación de la extensa trilogía de novelas de J. R. R. Tolkien 'El señor de los anillos'. Contar todo lo que en estos libros acontece en un solo filme es materialmente imposible, así que Jackson no lo dudó y le dedicó una película a cada uno de los tomos. Lo hizo con grandilocuencia, con una puesta en escena espectacular y un derroche de efectos visuales simpar.
 
Por ello, la primera parte, 'La comunidad del anillo', recibió trece nominaciones en los Oscar, de las que se llevó cuatro, todos técnicos. 'Las dos torres' fue nominada en seis categorías y ganó en dos de ellas, también técnicas. Tal vez no se estaba reconociendo el trabajo de Jackson como se merecía. En 2004, en la 76 edición de los Oscar, 'El retorno del rey' completó un pleno de estatuillas, nada más y nada menos que 11, que tuvo cierto sabor a compensación por haberle negado a Jackson los premios a la Mejor dirección, al trabajo de escritura y el de Mejor película anteriormente. Eso sí, los premios interpretativos se los llevaron otros (Sean Penn y Tim Robbins por 'Mysic River', Charlize Theron por 'Monster' y Reneé Zellweger por 'Cold Mountain').
 
A raíz de este éxito, Peter Jackson es sinónimo de 'megaproducción de cine fantástico', y nombres como Viggo Mortensen, Elijah Wood u Orlando Bloom son por todos conocidos.
 

2. 'Ben-Hur' (11 Oscars de 12 posibles)

 
 
'Ben-Hur' fue en su día la película con más Oscars en los anales del cine. En 1960 llegó a la gala de los premios de la Academia con 12 candidaturas y salió de ella con 11 galardones. Se tardaron nada más y nada menos que 37 años en igualar la marca.
 
'Ben-Hur' es una de las grandes películas de la Historia del Cine, y sin duda está en el 'Top 5' dentro de ese género que es por sí mismo el de las 'películas de romanos'. 'Espartaco', 'Quo Vadis', 'Cleopatra' y la más moderna 'Gladiator' podrían ser las otras cuatro integrantes del ranking.
 
'Ben-Hur' es, además, el perfecto ejemplo de que hay 'remakes' que son innecesarios –de hecho, la mayoría acostumbran a serlo-, ya que en 2016 se estrenó una revisión de esta historia que acabó por ser uno de los más estrepitosos fracasos de los últimos tiempos, con unas pérdidas que podrían superar los 70 millones de dólares.
 
Paradójicamente, la multipremiada 'Ben-Hur' fue una revisión de un film previo estrenado en 1925, mudo y en blanco y negro. Y la historia no era del todo novedosa, ya que la novela de Lew Wallace en que se basan las películas ya se llevó a la gran pantalla en 1907.

1. Titanic (11 Oscars de 14 nominaciones)

 
 
En primer lugar, por poseer hasta ahora el mayor número de nominaciones, situamos la cinta de aventuras y romance del canadiense James Cameron. Cameron ya era conocido por exitazos de taquilla previos como las dos primeras partes de 'Terminator' o 'Abbyss', que tiene lugar también en el mar, aunque en este caso se desarrolla en las profundidades submarinas. Pero el campanazo lo dio con la recreación de una de las tragedias más sonadas del siglo XX.
 
Los hechos ya son elocuentes de por sí, y dan prueba de que la ambición del ser humano por ser 'el más rápido', 'el más grande' o 'el más lujoso' a veces acaban en catástrofe. Si además le sumas el acierto a la hora de hacer el casting con dos de los mejores talentos emergentes, que 'Titanic' se convirtiera en la película más taquillera de la historia -superada en 2009 por el propio James Cameron con 'Avatar'- tiene todo el sentido.
 
Porque el papel protagonista recayó en una joven promesa que ya estaba en boca de todos por filmes como el drama 'Quién ama a Gilber Grape' –coprotagonizado junto a un también muy joven Johnny Depp en 1993-, el fantasioso western del excéntrico Sam Raimi 'Rápida y mortal' (1995) o la revisión de 'Romeo y Julieta' del pomposo Baz Luhrman (1996). 'Titanic' fue para él un trampolín hacia la fama por su incuestionable atractivo, pero es que con el tiempo no ha hecho más que demostrar que sabe conjugar como pocos el éxito en taquilla con las buenas elecciones a la hora de embarcarse en proyectos, defendiéndolos todos con un incuestionable talento. Hablamos, claro, de Leonardo DiCaprio.
 
Con el rol de Rose, la enamorada de Jack, sucedió algo similar: Kate Winslet compitió contra actrices de mucho mayor calado entre el público como Uma Thurman o Gwyneth Paltrow. Por aquel entonces contaba solo 20 primaveras, pero ya había sido nominada al Oscar como mejor actriz secundaria por 'Sentido y sensibilidad' (Ang Lee, 1995), mismo papel por el que se llevó un Bafta. Su rostro empezaba a ser conocido, pero 'Titanic' la catapultó definitivamente. Y al igual que DiCaprio, desde entonces ha dado prueba de sus dotes interpretativas una vez tras otra.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine