04 de agosto de 2013
04.08.2013
La Opinión de Murcia
Exposiciones

La ilustración murciana encuentra su escaparate

Los creadores murcianos descubren numerosos locales públicos y privados en los que mostrar sus obras a lo largo de este año, en el que esta disciplina ha dejado de ser marginal

04.08.2013 | 22:20

El trabajo de los ilustradores nacidos o vinculados a la Región de Murcia ha adquirido un notable protagonismo en el primer semestre de 2013. De ser una práctica creativa prácticamente ignorada y con una presencia marginal, la ilustración hecha en Murcia ha roto aguas y ha adquirido una alta visibilidad a través de exposiciones, actos divulgativos y hasta un mercado específico dedicado a esta especialidad artística. También hay que registrar la aparición o consolidación de varios colectivos de ilustradores en Murcia y Águilas.

Un recuento que no pretende ser exhaustivo registra al menos la celebración de más de una veintena de muestras individuales y colectivas y de otros actos (presentaciones y conferencias, principalmente) relacionadas con la ilustración entre enero y julio de este año. Además, se ha realizado con éxito la primera edición de la muestra de ilustradores en el activo centro cultural Cuartel de Artillería de Murcia, mientras que ya se prepara una segunda entrega –con mayor número de participantes y más espacio expositivo- para comienzos de otoño.

Cabe atribuir buena parte del mérito en el logro de esta eclosión a varios locales alternativos de Murcia y Cartagena y a otros del resto de la Región que han abierto sus puertas a la ilustración, programando numerosas exposiciones de creativos autóctonos. La Azotea, La Oveja Negra, Café de Ficciones, Bombo Star Shop y Bambo han sido las salas más activas a la hora de mostrar propuestas de ilustradores, aunque también han contribuido Progreso 80, Aula Cam, la Universidad de Murcia o la Filmoteca Regional y espacios públicos y privados de Calasparra, Moratalla, Molina de Segura, Caravaca, San Javier o Lorca.

Café de Ficciones ha apostado de manera clara en los últimos seis meses por otorgar protagonismo a las ilustradoras murcianas y a otras creativas que se mueven en territorios fronterizos. El local de la calle Fuensanta ha mostrado consecutivamente desde enero las proposiciones estéticas de Elena Giménez, Cohete Fernández, Beatriz Alfonso La Polaca, Cristina Franco Roda (quien ha multiplicado su presencia con otras exposiciones en Progreso 80 y en Lamarimorena, en Molina) y la fotógrafa y realizadora de collages Francisca Pageo.

La Oveja Negra, local de la calle Santa Quiteria de reciente apertura, se ha destacado por ceder semanalmente (de miércoles a miércoles) su espacio a creativos jóvenes. Los últimos han sido los diseñadores gráficos Elena Giménez, Víctor Moral y Víctor Blanco, junto con Greta Bungle. A esta muestra le precedió otra de Loles Salas y Elisabeth Montero.

Otro importante soporte privado a la ilustración en Murcia lo constituye la asociación La Azotea. Por su sede junto a la plaza de San Juan han desfilado en los últimos meses los dibujos y collages de Alexandra Gabriel Neves, artista sudafricana residente en la Región desde 2006, y las fotografías recortadas de Patricia Moreno. Asimismo se subió a La Azotea la ilustradora Rosa Tortosa, apenas unas semanas después de mostrar también sus propuestas en el hall de la Filmoteca Regional. Tortosa realiza con Farsante (título de su exposición) una original reivindicación del papel de calco como instrumento para construir un nuevo lenguaje en el ámbito de la ilustración. 

Mención especial merece Bambo, tienda-galería en la calle Andrés Baquero que se caracteriza por ser la única sala de la ciudad que programa exclusivamente muestras y presentaciones relacionadas con la ilustración y el cómic. En este atractivo establecimiento han estado en los últimos meses la ilustradora madrileña afincada en París Sara Barrio, que exhibió una colección de collages, y la creativa murciana residente en Madrid Ana Galvañ, quien presentó su último cómic, Alguien dijo, recopilación de testimonios reales en forma de personajes chistosos 'con la cabeza gorda'. Un hermano de la anterior, Jesús Galvañ, se ha encargado del diseño de Chitty Chitty Big Fan!, recopilatorio homenaje al grupo tecno punk Meteoro por el veinte aniversario de la publicación de su único disco.

Y más lugares donde la ilustración es bienvenida. Ambos están radicados en La Flota. Bombo Star Shop es una tienda galería especializada en arte urbano que ha recibido este año exposiciones de Greta Bungle y de la ilustradora Soraya Olivares, que actualmente muestra su colección Solica Projects en el restaurante Milhojas, ubicado en el mismo barrio.

El Laboratorio de Arte Joven (LAB) está siendo durante esta temporada otro altavoz para el trabajo de los ilustradores. Por allí han pasado, dentro de los encuentros con jóvenes creadores, Verónica Navarro y su singular proyecto Punto de papel y Marta Menacho, ilustradora jerezana establecida en Murcia y conectada desde aquí con proyectos nacionales e internacionales.

El Cuartel de Artillería, abierto en las antiguas dependencias militares de la calle de Cartagena el pasado mes de diciembre bajo la tutela del Puertas de Castilla, también se ha convertido en otro punto de apoyo a la ilustración hecha en Murcia. Así, ha alentado la organización en junio de la primera muestra de ilustradores. Exposición y venta de trabajos y el testimonio permanente de un mural realizado de forma conjunta por María Simó, Adrián Madrid y Andrés Guillén Murfy. Además de los tres citados, participó en la exhibición una larga nómina de ilustradores: Ángel Palomo, Cristina Osuna, Diego Lizán (quien unos meses antes tuvo exposición individual en Ficciones Cartagena), Juan Navarro, el colectivo Fiebre, Katarzyna Rogowicz, Marta Nieves, Sofía Martínez González, Alberto Mateu y Verónica Cámara.
Esta muestra tendrá continuidad, corregida y aumentada, en octubre. El propio centro ha ofrecido residencia a un grupo de ilustradores que actualmente se encarga de preparar la segunda entrega del certamen, que ocupará toda la planta baja del pabellón permitiendo de esa manera la presencia de más creativos.

La acción colectiva de los ilustradores también se manifiesta de otros modos. Así, el activo grupo de ilustradores Cuatreros radicado en Águilas acaba de celebrar en su ciudad de origen el quinto aniversario de la fundación del magazine Palanca de cambio. La conmemoración ha incluido una exposición de sus componentes (Pedro Gambi, Dani Marco, Ginés Robles y Chema Lajarín), que en los meses previos ha podido verse también en Lorca y Caravaca. Bastante más reciente es la creación de otros dos grupos, surgidos ambos de la Escuela de Arte de Murcia: Aula 23 y Colectivo 3.65. Nacen con planteamientos similares: proponer un tema cada mes sobre el que dibujar; el resultado se publica en sus respectivas páginas web. Sin embargo, el trabajo de Colectivo 3.65 del mes de junio (sobre el sexo) ha dado el salto del mundo virtual al real con una exposición abierta en Café de Ficciones. Los componentes habituales del primer grupo son Josué Noguera, Ángel Palomo, Alicia Sánchez, Pablo Morcillo, Loles Salas, Lara Herrera y Pablo Pallarés. El segundo lo integran Lucía Andreo, Alberto Mateu, Antonio Bolarín, Rux Dardidor, David Ruiz y Pablo Lorente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook