04 de junio de 2012
04.06.2012
La Opinión de Murcia
Arte

Arte libre y apolítico en Molina de Segura

El proyecto R46-Lanzadera de Arte pretende abrir una escuela de creación alternativa donde los alumnos trabajen codo con codo con artistas consagrados

04.06.2012 | 06:00
Juan Manuel Puche (delante), junto a algunos artistas que exponen en Molina y varios miembros del Comité de Gestión R46.

La creación de «una escuela de arte libre y apolítica, sin subvenciones y con un programa educativo nada convencional basado en las inquietudes y necesidades del alumnado» es el objetivo de R46-Lanzadera de Arte, un proyecto que apuesta, según explica su director, Juan Manuel Puche, por una enseñanza en la que el alumno interactúe desde el primer momento con los profesores –que irán variando según las necesidades técnicas y plásticas del programa– y con artistas ya consagrados.

El punto de partida del proyecto es «la galería cultural alternativa» R46, un espacio en Molina de Segura en el que ya se ha inaugurado la primera muestra colectiva, que cuenta con obras de conocidos artistas de la Región como Sofía Tornero, Tomy Ceballos, Torregar, Ginés Vicente y Álvaro Peña, entre otros muchos –algunos han prestado su apoyo a la iniciativa y otros se han implicado directamente e incluso forman parte del Comité de Gestión R46–.

Pero esta sala es solo la primera de toda una red de galerías que los responsables de R46-Lanzadera de Arte quieren abrir por toda la Región, en bajos cedidos, y que coordinará el historiador de arte Bartolomé Mayor. Se trata, explica el director del proyecto, de buscar locales vacíos, que no se alquilan ni venden por la crisis y que, gracias a las cesiones de los propietarios, volverán a dar vida por un tiempo a las calles de municipios como Moratalla, Murcia y, de nuevo, Molina de Segura. Estos serán los lugares que acogerán las siguientes exposiciones de este colectivo que también funcionará a través de un Banco del Tiempo: «Los talleres y seminarios se podrán canjear por implicaciones, aportaciones o ayudas al proyecto».

Estas muestras, en las que tendrá cabida todo tipo de arte serán, además de un modo de autofinanciarse –el 35% del dinero de la venta de obra irá al proyecto–, la primera «salida profesional» de los alumnos que, si todo marcha según lo planeado, en septiembre empezarán los cursos en la sede de la escuela, que de momento estará en Molina y que podrá albergar hasta 300 personas –en varios turnos de trabajo–.

Asimismo, según apunta Puche, se fomentará «un intercambio cultural abierto» con otros centros como El Quirófano, Los Pájaros Ateneo Huertano o La Azotea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.