13 de noviembre de 2009
13.11.2009
Consumo de Drogas

Se consolida la borrachera contrarreloj

Los expertos alertan de que se extiende entre los jóvenes el hábito de ingerir cinco copas o más en un plazo de dos horas

12.11.2009 | 11:46
Los expertos alertan de que se extiende entre los jóvenes el hábito de ingerir cinco copas o más en un plazo de dos horas

Binge Drinking. Un nuevo patrón de consumo se asienta entre los jóvenes. En España se ha traducido como ingesta compulsiva de alcohol.
Esta práctica "propia de los países del norte de Europa" contrasta con el modelo mediterráneo de consumo moderado de bebidas como el vino o la cerveza, de menor graduación que las destiladas. Las borracheras descomunales a contrarreloj sobrecogen a medio planeta.

La ciudad de París ha lanzado una campaña contra el binge drinking que incluye una competición de cortometrajes donde los adolescentes deben disuadir de la "hiperalcoholización rápida y brutal". No se admiten grabaciones reales, avisa un portavoz del ayuntamiento parisino.

Al otro lado del globo, en China, el Partido Comunista ha sumado su tercera baja en lo que va de año provocada por esta práctica. Shen Hao, secretario del partido en la ciudad de Xiaogang, fue hallado muerto en la cama después de participar en un banquete donde pimpló más de lo debido y a una velocidad de vértigo. Otros dos altos dirigentes fallecieron a principio de año de una manera parecida.

Estos casos han puesto en evidencia el papel creciente de la bebida en los círculos económicos y políticos de China. El bai jiu, un potente licor de arroz, protagoniza las comilonas del aparato comunista al grito de ¡Gan bei! o vaso vacío.

Beber de manera compulsiva triplica el riesgo de morir por un accidente cerebrovascular, revela un estudio elaborado en Corea del Sur y divulgado recientemente por las principales publicaciones médicas. Otro informe anterior, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades en EEUU, relaciona los atracones etílicos con las conductas perniciosas y los malos expedientes académicos.

Tras analizar el comportamiento de unos 15.000 estudiantes, el organismo estadounidense concluyó que los bebedores compulsivos son más propensos al tabaquismo, el suicido, la participación en peleas y las conductas sexuales de riesgo.

El fenómeno está en alza y ni la práctica de deportes colectivos salva a los jóvenes de EEUU. Un estudio a cargo del Rainbow Injury Prevention Center, de Ohio, echa por tierra la idea de que los terrenos de juego constituyen una barrera contra los tragos largos a toda mecha. Los chicos inscritos en los equipos de sus institutos son menos proclives a fumar o caer en depresiones, pero se ven envueltos con más asiduidad en trifulcas y binge drinking, revela la investigación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

 

Cartagena Jazz Festival

Consulta todas las noticias del festival que se celebra del 2 al 24 de noviembre en Cartagena