Niños vulnerables: 23 minutos menos de ejercicio y 50 más de pantallas cada día

El estudio PASOS, presentado ayer por la Gasol Fundation, muestra peores indicadores de salud en menores de entornos frágiles

Presentación del estudio PASOS de la Gasol Fundation.

Presentación del estudio PASOS de la Gasol Fundation. / E.P.

Ana García

Ana García

Los niños de las familias más vulnerables están abocados a tener una peor salud: siguen menos la dieta mediterránea que los más favorecidos, dedican hasta 23 minutos menos al día al ejercicio pero 50 minutos más a las pantallas y duermen peor, pues menos de la mitad alcanza las horas recomendadas de sueño.

Estas son algunas de las principales conclusiones del informe ‘Nivel socioeconómico y estilos de vida de la población infantil y adolescente en España’ de la Gasol Foundation presentó ayer y en el que se analizan los efectos de las desigualdades sociales en los hábitos de salud de los menores de 8 a 16 años.

Para llevar a cabo este estudio, se han realizado un total de 3.201 encuestas a menores de toda España, entre los que han participado varios centros educativos de la Región de Murcia. En este caso, entre los grupos de investigación que han formado parte del proyecto se encuentra el de Optimización del Entrenamiento, el Rendimiento Deportivo y el Acondicionamiento Físico de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).

Para este trabajo se han usado tres variables, el nivel de estudios de los padres o tutores legales; su estatus laboral y la renta media por persona y año de la sección censal en la que reside la población infantil y adolescente; así como la combinada de todas.

 La principal conclusión a la que se llega es que aquellos menores que crecen en entornos socioeconómicamente más desfavorecidos tienen mayores dificultades para seguir un estilo de vida saludable, ya que comen peor, hacen menos ejercicio, dedican más tiempo a las pantallas, duermen menos y perciben peor su salud.

Sin embargo, apenas hay diferencias en el malestar psicológico entre uno y otro grupo, que solo es un 2,4 % superior en la infancia más vulnerable, explicó Santi Gómez, director global de Investigación y Programas de la Gasol Foundation e investigador principal del estudio Pasos.

No obstante, el informe advierte de que, en global, un 30% de los niños y adolescentes españoles, independientemente de su nivel socioeconómico, declara sentirse preocupado, triste o infeliz.

Nuevo Plan de Obesidad

La ministra de Sanidad, Mónica García, que asistió ayer a la presentación del informe, al colaborar en él su departamento a través de la Fundación CSAI, recogió el guante y usará las conclusiones del estudio como «chuleta» para desarrollar todas las medidas necesarias para atajar la obesidad en esta población.

Esta investigación, junto al estudio Aladino, «es una auténtica brújula» para el Plan Estratégico Nacional contra la Obesidad Infantil que «actúa como una «chuleta» indispensable para orientar sus políticas en esta materia, dijo García.

Pero la obesidad infantil «es un desafío multifacético que requiere un enfoque integral y coordinado». En este sentido, explicó que el Gobierno está en proceso de crear el Comité Interministerial de Gobernanza para el seguimiento e impulso del Plan, en el que participan 18 ministerios, que se pondrá en marcha en septiembre para activar a todas las áreas de forma coordinada.