Tribunales

Los murcianos han pagado 733 millones de más por la cláusula suelo

Adicae calcula que unos 160.000 titulares de hipotecas tenían condiciones abusivas que blindaban los intereses de su préstamo 

Protesta contra las cláusulas suelo en 2019.

Protesta contra las cláusulas suelo en 2019. / L.O.

María José Gil

María José Gil

Los murcianos han pagado unos 733 millones de más por las cláusulas suelo, según los cálculos de Adicae, que después de trece años de litigios ve posible recuperar las cantidades abonadas indebidamente por los titulares de las hipotecas tras el último pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). El portavoz de la organización de usuarios en Murcia, Manuel Funes, asegura que muchos de los compradores de viviendas que habían firmado créditos hipotecarios ni siquiera saben que habían estado pagando dinero de más, porque desconocían la disposición incluida en el texto de la escritura que les impedía beneficiarse de la bajada de los intereses por debajo del tope establecido.

La asociación que defiende los derechos de los usuarios de los servicios bancarios estima que los consumidores murcianos recuperarán entre 8.000 y 10.000 euros sumando los intereses que les corresponden por el tiempo que tarde la devolución.  

Cifra en 160.000 el número murcianos que pagaron un interés abusivo cuando los tipos que aplicaban las entidades bancarias se desplomaron a raíz de la crisis inmobiliaria. 

Las sentencias judiciales reconocieron que el consumidor tiene derecho a recibir la devolución de todas las cantidades abonadas indebidamente desde la firma de las cláusulas suelo hasta su desaparición, con independencia de que el contrato esté en vigor o haya sido cancelado con anterioridad y ya no esté vigente. Sin embargo no reconocieron las demandas colectivas que permiten reclamar de oficio.

Ante las dimensiones del conflicto se crearon los juzgados especializados en la tramitación de las demandas por las cláusulas suelo, que se pusieron en marcha en 20217, lo que permitió la presentación de miles de reclamaciones en la Región, aunque las resoluciones se alargaron más de lo previsto y resultaron farragosas. 

Algunos reclamaron directamente a las entidades financieras, aunque según apunta Manuel Funes «muchos ni siquiera saben que tuvieron cláusula suelo porque no han podido ver la escritura de constitución de la hipoteca. El banco solo les entregó la escritura de la vivienda», precisa. 

Añade que en los casos de subrogación «los compradores heredaron» las condiciones firmadas por el promotor o por el anterior propietario sin posibilidad alguna de revisar lo que asumían. 

Las sentencias de la Justicia europea obligaron a las entidades bancarias a atender las demandas de los clientes que reclamaban solicitando la eliminación de las cláusulas suelo, cuando todavía las tuviese en su préstamo hipotecario, y la devolución de todas las cantidades percibidas indebidamente desde el inicio del contrato, con intereses.

Manuel Funes apunta que «algunos bancos hicieron firmar a sus clientes acuerdos abusivos en los que les quitaban la cláusula suelo, pero sin devolución de cantidades. Sin embargo, ahora pueden reclamar la devolución de las cantidades a las que tenían derecho, tras el pronunciamiento de la Justicia». 

A su juicio, la respuesta en estos casos resultaba muy arbitraria. Como ejemplo cita el caso de «dos hermanos agricultores que tenían la misma escritura de préstamo hipotecario. Sin embargo, a uno de ellos se le aceptó la reclamación y al otro, no».

La decisión de la Justicia europea de avalar las demandas colectivas contra las entidades bancarias que aplicaron condiciones abusivas permitirá que los consumidores puedan beneficiarse de la macrodemanda que Adicae presentó contra 101 entidades financieras que operan en España para que dejaran de aplicar las cláusulas suelo y devolvieran las cantidades pagadas de más por los consumidores.

El número de entidades bancarias ha quedado reducido a tan solo unas pocas decenas con las fusiones que se han producido en los últimos quince años.

Sin embargo, para que el procedimiento pueda ponerse en marcha es necesario que el Tribunal Supremo, siguiendo, las pautas marcadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, establezca el mecanismo de funcionamiento de la demanda colectiva.

El Tribunal con sede en Luxemburgo ha respondido así a una cuestión prejudicial planteada por el Supremo y ha dado la razón a Adicae después de trece años de pleitos y reclamaciones, según recordaba Manuel Funes.

Según los cálculos de la organización, el dinero abonado de más por los titulares de hipotecas de la Región asciende a unos 733 millones de euros.

 En toda España Adicae calcula que hay 3,8 millones de afectados a los que se les endosó la cláusula que ponía un tope e impedía aplicar la rebaja de los tipos de interés que se produjo en el mercado a partir de 2008.

 Cuando las cláusulas suelo fueron declaradas abusivas y las entidades financieras se vieron obligadas a tener que devolver el dinero pagado de más, recurrieron en casación ante el Tribunal Supremo, que albergaba dudas acerca de la adecuación del procedimiento colectivo para llevar a cabo un control de la transparencia de las cláusulas para determinar su carácter abusivo.

El Supremo planteó entonces una cuestión prejudicial, aunque Manuel Funes afirma que una directiva europea ya obligaba a España a establecer la fórmula de demanda colectiva.

El fallo del TJUE señala que ninguna disposición de la directiva indica que el control judicial de transparencia quede excluido en el marco de una acción colectiva, sino que debe simplemente adaptarse a las particularidades de las acciones colectivas y concentrarse en las prácticas contractuales y precontractuales estándar del profesional con respecto al consumidor medio.

Adicae apremia al Supremo para que establezca la fórmula a seguir

Adicae ha celebrado asambleas este martes en toda España para dar conocer el fallo del Tribunal de Justicia de la UE y explicar a los titulares de hipotecas que pagaron cláusulas suelo el procedimiento para reclamar las cantidades abonadas de más. 

Además, anuncia una semana de puertas abiertas y anima a los murcianos a acudir a su sede en la calle Laurel en la pedanía murciana de El Puntal para recibir información.

La organización ha pedido celeridad al Tribunal Supremo «para que dicte una sentencia que resuelva la problemática de las cláusulas suelo a todos los consumidores, y no solo los que hayan reclamado hasta la fecha por vía judicial». El fallo del Tribunal de Luxemburgo reconoce la obligación de incorporar las demandas colectivas en España, pero encarga al Supremo que establezca el procedimiento a seguir.

Adicae añade que antes de este fallo «ya ha resuelto favorablemente el 98,8% de casos de cláusula suelo de consumidores afectados en la Región de Murcia que se sumaron a las demandas colectivas y agrupadas de la asociación». 

Las reclamaciones judiciales pudieron plantearse una vez que el Tribunal Supremo ya había declarado la nulidad de estas cláusulas en los casos en los que el cliente no hubiera sido debidamente informado. Establecía que los consumidores deben ser advertidos de que, cuando el tipo de interés baja hasta el límite establecido, el préstamo se transforma en un credito a interés fijo, variable sólo al alza, por lo que no se beneficiaba de las bajadas del Euribor.  

Para Adicae, el fallo de Luxemburgo «representa una victoria no solo para los consumidores», al establecer «un futuro prometedor para el ejercicio efectivo de la acción colectiva en España, sino también para la propia justicia y la transparencia»