Medio ambiente

Un científico desvincula Fuente Álamo de la contaminación del Mar Menor

García Aróstegui, del Instituto Geológico y Minero de España, afirma en la Asamblea que "el acuífero Cuaternario está desconectado" del municipio

José Luis García Aróstegui, ayer en la Asamblea | A. R.

José Luis García Aróstegui, ayer en la Asamblea | A. R.

EFE

El científico titular del Instituto Geológico y Minero de España (IGME- CSIC) y profesor asociado de Hidrología de la Universidad de Murcia, José Luis García Aróstegui, compareció ayer ante la Comisión de Asuntos Generales e Institucionales, de la Unión Europea y Derechos Humanos de la Asamblea Regional, en la que se estudia una posible reforma de la Ley de recuperación y protección del Mar Menor, donde aseguró que «el acuífero Cuaternario está desconectado de Fuente Álamo», por lo que no hay transferencia de agua subterránea desde esta zona hacia el Mar Menor.

García Aróstegui explicó que la zona de Fuente Álamo está delimitada por «una barrera geológica de material impermeable que hace que el agua subterránea no pueda pasar a la parte de oriental, o sea, hacia el Mar Menor».

Es lo que se denomina como «divisoria hidrográfica» y coincide «con la alineación del sustrato Bético, y es impermeable», expuso, detallando que la zona de Fuente Álamo es «una cubeta».

Además, el científico comentó que las aguas subterráneas, «como son invisibles», han sido «históricamente desdeñadas», pero son «fundamentales» para entender la relación del acuífero con la laguna.

De hecho, recordó que se sabe que no hay transferencia de aguas subterráneas al Mar Menor «desde mediados del siglo XIX», aunque ya se dispone de mediciones actualizadas que lo confirman gracias a un estudio encargado al IGME-CSIC por el Ayuntamiento de Fuente Álamo.

El diputado del PP Jesús Cano, que también participó en la Comisión, señaló que la gestión de los acuíferos es competencia de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). El diputado regional dijo que, según el compareciente, se debe actuar sobre el acuífero Cuaternario «y bajar el nivel de aguas subterráneas, ya que hay mucha incertidumbre sobre lo que puede haber almacenado ahí en décadas, que puede llegar a superar los 1.500 hm3».