Muestras del menú y de trabajadores para conocer el origen de la intoxicación de Ulea

La Consejería finalizó ayer la recogida de pruebas para esclarecer el brote, con unos 40 afectados

Nuevo Laboratorio de Salud Pública de la Región de Murcia, donde se analizan las muestras.

Nuevo Laboratorio de Salud Pública de la Región de Murcia, donde se analizan las muestras. / Juan Carlos Caval

Ana García

Ana García

Los responsables del Servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis de la Consejería de Salud de Murcia terminaron ayer de recoger muestras en el salón de celebraciones Parque de la Marquesa de Ulea para determinar el origen de la intoxicación alimentaria que ha afectado a cerca de 40 personas, todos ellos invitados a una boda que tuvo lugar este pasado fin de semana. 

Desde la Consejería de Salud indican que aún se tardará unos días en conocer el origen de la intoxicación, ya que hay que llevar a cabo los cultivos pertinentes, para los cuales se han recogido muestras de los platos que se sirvieron en el menú, de los empleados y de los propios afectados.

El origen podría estar en la comida, pero también en alguno de los empleados que trabajaron en el servicio de la boda y que estuviera contagiado por la bacteria, transmitiéndola al resto. De ahí la importancia de las pruebas que se van a llevar a cabo estos días en el Laboratorio de Salud Pública que la Consejería tienen en la ciudad de Murcia

La intoxicación alimentaria ha sido calificada por Salud como leve, ya que pese a que hay cerca de 40 afectados ninguno de ellos ha requerido ingreso hospitalario. 

La alarma saltó cuando decenas de invitados comenzaron a sentirse mal en la noche del sábado durante la celebración y acudieron con vómitos, diarreas y náuseas al hospital, lo que llevó incluso a movilizar una ambulancia al lugar de la celebración para atender en situ a otros tantos intoxicados.

Desde el Parque de la Marquesa explicaban ayer a esta Redacción que están colaborando en todo momento con la Consejería de Salud, «siguiendo el protocolo». Al tiempo que se mostraban afectados por lo sucedido, ya que «en más de 20 años de trayectoria, es la primera vez que nos pasa algo así», indicaba una de las responsables.

El alcalde de Ulea, Víctor Manuel López, señaló por su parte que está en contacto permanente con el secretario general de la Consejería para conocer la evolución del brote y se mostró contento de que «no haya ido a más», aunque no han podido poner los servicios sanitarios del Ayuntamiento a disposición de Salud «al ser un municipio pequeño y no contar con la necesaria logística ni personal».

32 brotes en 2023 en la Región

La Consejería de Salud registró el pasado año 2023 un total de 32 brotes de toxiinfección alimentaria en la Región de Murcia, la mayoría de estos casos de norovirus y salmonela. Como publicaba La Opinión hace unas semanas, el Servicio de Epidemiología ha detectado un incremento en los contagios de salmonela en la Región, alcanzando el pasado año los 1.079 casos, un 19% más que el periodo anterior. La salmonelosis es una enfermedad considerada de declaración obligatoria, lo que hace que los servicios de salud lleven un control de los casos y brotes notificados para hacer seguimiento. En cuanto a su distribución temporal, los epidemiólogos insisten en que la salmonelosis tiene un ciclo estacional, al darse más en verano.

López, quien dice conocer el sector, explicó que habitualmente se guardan muestras testigo de cada una de las elaboraciones en cámaras frigoríficas durante una semana por si se produce algún episodio de este tipo y es necesario que se recojan para ser analizadas. A la vez que insistió en que el local en el que se originó este brote «es un lugar muy conocido, con una importante trayectoria, que ha llevado a cabo más de 500 eventos de este tipo y nunca ha tenido ningún problema».

Desde la Consejería también insisten en la importancia de extremar la precaución en la compra, almacenaje y preparación de alimentos en estas fechas de verano, donde las altas temperaturas aumentan los riesgos.