Laboral

La patronal del comercio de la Región calcula que la jornada de 37,7 horas costará 90 millones

Las tiendas emplean a unas 35.000 personas, parte de las cuales trabajan en cadenas y centros comerciales que abren todo el día

Viandantes pasan por el  exterior de un pequeño comercio del centro de la ciudad de Cartagena.

Viandantes pasan por el exterior de un pequeño comercio del centro de la ciudad de Cartagena. / L.O.

María José Gil

María José Gil

La reducción de la jornada laboral de 40 a 37,5 horas costará algo más de 90 millones de euros a las empresas del comercio de la Región de Murcia, de acuerdo con los cálculos que ha hecho la patronal nacional. La Confederación Española del Comercio (CEC), que ha sido la primera en hacer cuentas para conocer el impacto del recorte horario pactado por el Ministerio de Trabajo con los sindicatos, calcula que el sobrecoste en el pago de las nóminas alcanzaría los 3.866 millones para todas las empresas españolas.

El comercio emplea en la Región a unos 35.000 personas, gran parte de las cuales trabaja ara las grandes cadenas, que han ido ampliando el horario de apertura hasta las doce o las trece horas diarias.

El pequeño comercio, que ha sido uno de los sectores más castigados en los últimos años y constituye un sector en retroceso, vislumbra la reducción de la jornada laboral como una amenaza, al considerar que va a encarecer los costes de unos negocios con problemas para pagar las nóminas.

Tras meses de negociaciones entre la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y los sindicatos CC OO y UGT, las organizaciones patronales que representan a las pequeñas empresas han iniciado una revuelta contra la reducción de jornada, que también he encontrado en la Región el apoyo de la Croem y de la organización de la empresa familiar, tal y como dejaron patente este jueves en la Asamblea General de Amefmur.

La patronal nacional del comercio rechaza que la propuesta se haya planteada como «un ultimátum» por parte del Gobierno y se queja de que «no considere periodos de transitoriedad en función de las negociaciones de los convenios colectivos actualmente vigentes, lo que podría considerarse una injerencia», en opinión de CEC.

En la Región se ha firmado a principios de año el convenio colectivo, que llevaba más de diez años caducado.

De acuerdo con los cálculos de la patronal nacional a la que está adscrita Coremur, la reducción de dos horas y media de trabajo a la semana para 1.431.974 trabajadores por cuenta ajena «costaría a las empresas españolas 3.866 millones de euros, como consecuencia de la necesidad de suplir las horas reducidas en las posiciones donde no es posible compensarlas».

Teniendo en cuenta que en la Región hay 35.000 trabajadores en el comercio, el impacto de la reducción de la jornada semanal en dos horas y media se situaría por encima de los 90 millones .

La patronal nacional recuerda que las pequeñas empresas con una plantilla reducida «tienen mayores problemas para gestionar los horarios, aunque se ven obligadas a mantener la presencia física de personas en el punto de venta », lo que afecta de manera directa a «la competitividad y productividad del sector».

También apunta que la medida resultará «especialmente gravosa para el cerca de medio millón de trabajadores por cuenta propia, que tras la última reforma de la Seguridad Social referida al Régimen de Autónomos ha visto encarecidos sus costes, lo que agrava todavía más si se añade el coste que supondría la reducción de la jornada en los términos planteados».

El presidente de Coremur, Juan Castillo, que da por buenos los cálculos de la Confederación de Comercio, apunta que la reducción de la jornada laboral en dos horas y media va a suponer «un sobrecoste» para los pequeños negocios «que no se corresponde con la realidad de las ventas».

Castillo explica que las empresas tendrán que ver ahora «cómo completan los horarios de apertura si sus empleados trabajan menos horas» y da por hecho que deberán realizar un gasto adicional para contratar personal.

«Esos cálculos no son reales», afirma la secretaria de la Federación de Servicios de CC OO, Teresa Fuentes. La representante sindical se pregunta «de dónde han sacado las cifras que ofrece la patronal» y recuerda que los empresarios «también decían que habría una pérdida de empleo y que se iban a cerrar empresas cuando se subió el salario mínimo, pero la realidad es que no solo no ha ocurrido, sino que se ha creado empleo».

Teresa Fuentes recuerda que la Región «es la segunda comunidad autónoma que tiene la jornada de trabajo más larga, después de Canarias». Según las cifras que ofrece la sindicalista, los trabajadores murcianos hacen 1.786,28 horas al año, cuando la media nacional está en 1.748,57. Canarias, que ocupa el primer puesto, tiene 1.792,87 horas.

Fuentes apunta que esta diferencia respecto a la media a la media nacional se debe a la resistencia de las empresas a negociar un recorte de jornada. «Si no lo conseguimos en la mesa de negociación, a pesar de que la jornada de 40 horas semanales tiene ya 40 años, debe ser el Gobierno el que lo regule», defiende.

Añade que, además del recorte que se ha producido en la Comunidad Autónoma, al reducirse la jornada de los funcionarios a 35 horas semanales, «hay convenios como el del metal que tienen 38 horas». También recuerda que en el primer año de recorte la jornada semanal quedaría en 38,5 horas, lo que supone «pasar de 8 a 7,7 horas diarias».

Exceltur augura un 19% menos de beneficio a los restaurantes

La organización empresarial Exceltur, que está integrada por las grandes compañías del sector turístico, eleva a 2.348 millones de euros el coste de la reducción de la jornada laboral a 37,5 horas en las distintas actividades del sector turístico en toda España. En la Región trabajan 65.000 personas en la hostelería y el turismo durante la temporada alta, aunque en los meses de invierno el empleo se reduce a algo más de 40.000. El comunicado difundido por el lobby del sector turístico advierte de que se producirá un aumento medio del 4,9% en los costes laborales totales de las empresas turísticas.

También augura un descenso de los beneficios, que experimentarán una caída media del 8,1% «en los subsectores donde se da una mayor presencia de pymes». Exceltur prevé que las empresas más perjudicadas serían los restaurantes, que verían reducirse un 19,1% los beneficios medios, y el transporte terrestre de pasajeros, al que augura una caída del 17,3%. «Las actividades turísticas presentan una serie de características que hacen que la implantación de la medida sea especialmente lesiva», según se indica en la nota de prensa.

En total, Exceltur calcula que la reducción de jornada en la hostelería y el turismo obligará a las empresas a compensar los 222,2 millones de horas que dejarán de hacer las plantillas al acortarse la jornada. El coste en la nómina de los trabajadores del sector en toda España lo sitúa en 2.348 millones de euros, lo que generará un aumento del 4,9%. La organización hace «un llamamiento» al Ministerio de Trabajo para que «se replantee su posición» y confía «en la negociación colectiva como mejor vía para garantizar avances en la mejora de la jornada laboral y demás medidas necesarias para satisfacer las expectativas de los trabajadores turísticos»