Salud

Murcia entra en un proyecto del Carlos III para conocer el origen de las enfermedades

La Consejería de Salud reclutará a 8.000 pacientes en dos nodos sanitarios en Floridablanca y Molina de Segura durante los próximos cinco años

El doctor Millán coloca los medidores para la prueba del índice de tobillo graso a uno de los pacientes reclutados, Pedro Dorado.

El doctor Millán coloca los medidores para la prueba del índice de tobillo graso a uno de los pacientes reclutados, Pedro Dorado. / L.O.

Ana García

Ana García

Conocer el origen de las enfermedades con más prevalencia entre la población para ajustar el diagnóstico y lograr tratamientos personalizados es el objetivo del proyecto Cohorte IMPAcT puesto en marcha por el Instituto de Salud Carlos III de Madrid y en el que se ha implicado la Región de Murcia, junto con el resto de autonomías. Con esta iniciativa, adelantada ya por La Opinión, se reclutarán durante los próximos cinco años un total de 200.000 pacientes a nivel nacional, de los que 8.000 serán murcianos, personas de entre 16 y 79 años que participarán en los estudios médicos de forma voluntaria, tal y como ha explicado este miércoles el consejero de Salud, Juan José Pedreño.

Para llevar a cabo este trabajo de campo y de recogida de datos la Región contará con dos nodos sanitarios en Floridablanca (Área VII de Salud) y Molina de Segura (Área VI), donde hay dos equipos específicos compuestos, cada uno de ellos, por un médico y dos técnicos.

El responsable de Salud insiste en que gracias a esta investigación se realizará un exhaustivo análisis de salud de la población española durante los próximos 20 años para comprender mejor el origen de las principales enfermedades y ayudar así a prevenirlas y tratarlas. La información se recopilará a través de cuestionarios, exploraciones físicas, pruebas fisiológicas y análisis de biomarcadores. Y los datos recopilados estarán disponibles para el desarrollo de otros proyectos científicos de interés para la sociedad.

Gracias a este estudio se obtendrá datos sobre las enfermedades más comunes entre la población como son diabetes, hipertensión, cardiopatías o dislipemias, entre otras. Y para ello se van a analizar distintos factores conociendo información sobre el entorno en el que viven los pacientes, si son fumadores, cómo es su descanso, si están expuestos a factores de riesgo o contaminantes ambientales, su estilo de vida y los datos sobre su estado de salud.

Para ello, se les realiza un cuestionario inicial de más de una hora de duración, estudio que se completa con pruebas y mediciones corporales; la prueba del índice del tobillo graso, con la que se mide y compara la tensión de los miembros superiores e inferiores para conocer la edad arterial del paciente; un estudio de composición corporal; electrocardiograma; y pruebas de esfuerzo, entre otras. Este tipo de controles se realizarán a los 8.000 participantes en el estudio cada cinco años y entre ellos, cada año, recibirán llamadas para hacerles un seguimiento.

La Región de Murcia participa en este proyecto con dos nodos para reclutar a los participantes: el nodo Murcia, que incluye los centros de salud de Floridablanca, Barrio de El Carmen e Infante, y el nodo de Molina de Segura, formado por los centros de salud de Jesús Marín y Antonio García. Durante los primeros cinco años de desarrollo del proyecto cada nodo reclutará 4.000 usuarios, lo que suma 8.000 usuarios totales para la Región de Murcia y supone 800 usuarios por año y nodo.

El nodo de Floridablanca está coordinado por el doctor José Educardo Millán, quien está acompañado en este trabajo por las técnicos Raquel Fernández y Lorena Gomariz.

Pilar Martínez: "Gracias a las pruebas me han visto un pico de tensión por la noche"

En el centro de salud de Floridablanca estaban citados esta mañana Pedro Dorado, un vecino de El Carmen de 62 años, y Pilar Martínez, una vecina jubilada de 69 años, dos de los cincuenta pacientes con los que se ha comenzado el proyecto Cohorte IMPAcT en la Región de Murcia. Ambos se muestran contentos de participar en la iniciativa y afirman que no dudaron en implicarse en el proyecto cuando recibieron la llamada del centro de salud.

"Se trata de una actividad muy interesante con la que podemos ayudar a otros ciudadanos y pacientes", explica Pilar Martínez. Esta usuaria tiene diagnosticada hipertensión y "gracias a las pruebas que me han hecho han detectado un pico de tensión por la noche, lo que ha llevado a que mi médico de familia me cambie la medicación y la pastilla que tomaba por las mañanas la he pasado a las noches", indica.

El consejero de Salud señala que "la posibilidad de disponer de un registro dinámico de datos individuales y poblacionales, clínicos, genéticos, epidemiológicos y de hábitos de vida, permitirá construir modelos predictivos de enfermedad, identificar desigualdades en salud, monitorizar indicadores clave y evaluar el impacto de políticas sanitarias". Pedreño insiste en que quieren conocer el papel de los hábitos, la susceptibilidad genética y las características específicas de la población murciana y del entorno en el origen de los principales problemas de salud y en la predicción de enfermedades.

En este sentido, resaltó que “la colaboración de la ciudadanía es esencial. Confiamos en que la población atendida entienda el potencial del proyecto, que repercutirá en la mejora de la salud de toda la población, y participe si le llaman desde su centro de salud”.

Pedreño también recuerda que el proyecto se desarrolla a través del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) y en la Región de Murcia se ha designado para coordinar todos los trabajos a la Fundación para la Formación e Investigación Sanitarias de la Región (FFIS).