Demografía

La inmigración pondrá a la Región a la cabeza del crecimiento demográfico

Se superarán los 1.800.000 habitantes en 15 años, siendo la tercera comunidad que más crece (17,2%) después de Islas Baleares (19%) y Comunidad Valenciana (19%), según una proyección del INE

La población migrante pasará de los 300.000 a más de 540.000, casi un 30% del total

Unos jóvenes esperan su turno para entrar al tranvía, en la ciudad de Murcia.

Unos jóvenes esperan su turno para entrar al tranvía, en la ciudad de Murcia. / Israel Sánchez

Jaime Ferrán

Jaime Ferrán

La Región de Murcia seguirá siendo una de las comunidades autónomas que más población gane durante los próximos años y se espera que para 2039, dentro de quince años, su población pase de las 1.569.706 personas actuales a los 1.839.453, según una previsión del Instituto Nacional de Estadística publicado ayer. Son casi 270.000 ciudadanos más, a 160.000 de la cifra redonda de los dos millones de murcianos.

Se trata de un crecimiento del 17,2%, el tercero más grande de España después de las Islas Baleares (19%) y de la Comunidad Valenciana (19%), siempre y cuando se mantengan las tendencias demográficas actuales. Por el contrario, los descensos más acusados se darían en el Principado de Asturias (-4,1%), Extremadura (-3,4%) y Castilla y León (-0,7%).

La subida demográfica tan acusada no se entiende sin la suma de la población extranjera. De los 270.000 murcianos que la Región ganará en los próximos quince años, 235.000 habrán nacido fuera. Es decir, que la población migrante pasará de los 300.000 a más de 540.000, casi un 30% de la población proyectada para 2039.

Las que más pierden: Asturias (-4,1%), Extremadura (-3,4%) y Castilla y León (-0,7%)

A nivel nacional, en los quince próximos años España ganaría 5.137.447 habitantes (un 10,6%), hasta superar los 53,7 millones en 2039. Dentro de cincuenta años, la población alcanzaría los 54,6 millones, con un incremento de 5,98 millones de personas.

A diferencia de lo que ocurre en la Región de Murcia, el progresivo aumento de las defunciones, superior al número de nacimientos, daría lugar a un saldo vegetativo negativo durante todo el período proyectado. Por suerte, este saldo vegetativo negativo sería superado por el saldo migratorio positivo en la mayor parte de los años del período proyectado, lo que provocaría, en balance, un aumento de población. Este aumento se debería, por tanto, exclusivamente, a la migración internacional. Por su parte, la población nacida en España disminuiría paulatinamente y pasaría de significar el actual 81,9% del total, al 61% dentro de 50 años.

España registró 1.258.894 inmigraciones en 2022, mientras que 531.889 personas abandonaron nuestro país. El saldo migratorio fue de 727.005 personas, el más elevado en 10 años. El INE proyecta un saldo migratorio similar en 2024 y decreciente a partir de ese año. Se obtiene así una ganancia neta de población debida a migraciones de 3,5 millones de personas en los cinco primeros años proyectados y de 7,0 millones hasta 2038. En todo el periodo, hasta 2073, sería de 17,1 millones de personas.

Nacimientos

El número de nacimientos comenzaría a aumentar levemente en España en 2024 y seguiría creciendo hasta 2042. Entre 2024 y 2038 nacerían en torno a 5,5 millones de niños, un 8,7% menos que en los 15 años previos.

No obstante, a partir de 2058 los nacimientos podrían comenzar a aumentar de nuevo, debido a la llegada a las edades de mayor fecundidad de generaciones cada vez más numerosas. Pese a ello, los nacimientos siempre estarían por debajo de las defunciones.

Archivo - Bebé recién nacido.

Archivo - Bebé recién nacido. / EUROPA PRESS - Archivo

El número de nacimientos se proyecta suponiendo que la fecundidad de las mujeres mantenga una leve, pero progresiva tendencia al alza, explican desde el INE. Así, el número de hijos sería de 1,24 en 2038, frente al 1,16 de 2022. En la Región, sin embargo, las murcianas tendrán 1,64 hijos cada una de media dentro de quince años.

Murcia seguirá siendo la comunidad en la que las mujeres tengan los hijos más jóvenes, con 31,4 años, mientras que la media de España continuará por encima de los 32 años. En la actualidad, la edad de las murcianas cuando deciden ser madres por primera vez roza los 32 años.

Defunciones

La esperanza de vida al nacimiento alcanzaría en 2073 los 86 años en los hombres y los 90 en las mujeres, con una ganancia de 5,6 y de 4,3 años, respectivamente, respecto a los valores actuales.

Por su parte, la esperanza de vida para las personas con 65 años en 2073 sería de 22,7 años para los hombres (3,6 más que actualmente) y de 26,3 para las mujeres (3,3 años más). A pesar de la mayor esperanza de vida, el número de defunciones continuaría creciendo hasta alcanzar un máximo en 2065.

Una pareja de personas mayores

Una pareja de personas mayores / EFE

En la Región de Murcia, la esperanza de vida pasará de los 82,7 actuales a los 84,4 en 2038. Los hombres, de 80 a 82 años y las mujeres, de 85 a 86.

Envejecimiento

Ante el descenso de la natalidad y el aumento de las defunciones, en España habría siempre más defunciones que nacimientos (crecimiento o saldo vegetativo negativo) durante los 15 próximos años. Este saldo vegetativo alcanzaría el valor más bajo en 2061, y se iría recuperando levemente a partir de entonces.

La población española entre 20 y 64 años, que actualmente supone el 60,9% del total, pasaría a representar el 53,7% en 2051. En 2074 se recuperaría en parte, hasta el 54,2%. El porcentaje de población de 65 años y más, que actualmente se sitúa en el 20,4% del total, alcanzaría un máximo del 30,5% en torno a 2055. En 2074 este porcentaje se situaría en el 30,3%.

El porcentaje de murcianos con 65 años o más habrá pasado del 16 al 22,6% en 2039

En la Región de Murcia, donde el porcentaje de personas en edad de estar jubiladas es inferior al 16%, dentro de quince superará el 22,6%, cuatro puntos por debajo que la media del país. Los mayores de 70 pasarán del 11 al 16% y los mayores de 80, del 4,6 al 6%.

El envejecimiento de la población se hace palpable cuando se mira la edad media de los ciudadanos. En la actualidad es apenas superior a los cuarenta años, pero dentro de quince años subirá hasta los 44,6. Esta última es muy parecida a la edad media de los españoles a día de hoy, mientras que en 2039 superará con creces los 47 años.

Los investigadores explican en su análisis que el verdadero significado de las proyecciones «no es el de predecir el futuro, sino el de simular lo que ocurriría bajo ciertas condiciones que reflejan la coyuntura demográfica actual». Las principales hipótesis de las proyecciones se han sometido a una consulta en forma de encuesta a demógrafos de toda España.