Entrevista | Cayetano Ruiz Inspector de Policía, autor de ‘El modelo de Policía ciudadana’

Cayetano Ruiz: "Policía y vecinos pueden construir juntos una red para prevenir delitos"

El criminólogo e inspector de Policía Local tiene claro que ser un agente cercano es vital. El próximo miércoles, en el edificio Moneo de Murcia, presentará su libro 'El modelo de Policía ciudadana'

El inspector, fotografiado esta semana en Murcia con su libro.

El inspector, fotografiado esta semana en Murcia con su libro. / JUAN CARLOS CAVAL

Ana Lucas

Ana Lucas

En la sinopsis de su libro se destaca que "las policías locales desempeñan las funciones legalmente encomendadas sin un modelo y unas metodologías que sustenten y fundamenten su trabajo". ¿Cree que falta un modelo a seguir por el cuerpo?

Actualmente tenemos unas funciones que nos atribuye la ley, pero no disponemos de un modelo propio de las policías locales para su desempeño. Esto también ha sido consecuencia de no ser un cuerpo único como sucede con el Cuerpo Nacional de Policía o la Guardia Civil. Desde mi punto de vista, se hace necesario disponer de un modelo propio con el que se identifiquen el desarrollo de nuestras funciones, teniendo como marco de referencia al ciudadano y la comunidad. Se vienen desempeñando funciones por distintas policías que evidencian la disparidad de enfoques de trabajo y esto se debe a la carencia de un modelo. Muchas policías locales manifiestan que desempeñan un enfoque comunitario. Desde mi punto de vista, esto no es totalmente así, por la falta de formación para intervenir de forma positiva en los conflictos donde somos requeridos. Esto genera un distanciamiento del ciudadano hacia la policía que no resuelve sus quejas y la apatía del policía, que no sabe cómo dar respuesta a conflictos recurrentes en el tiempo. En estos casos la recomendación más común es que se vaya a denunciar al juzgado. Además de generar una sobrecarga en los juzgados, tampoco resuelve el problema, pues nos siguen requiriendo en el tiempo, a veces durante años, ya que el juzgado resuelve la parte jurídica, pero no la parte relacional.

Cayetano Ruiz posa para La Opinión con su libro en la mano.

Cayetano Ruiz posa para La Opinión con su libro en la mano. / JUAN CARLOS CAVAL

¿Es usted partidario de un modelo único para todas las Policías Locales o cada una de ellas tiene sus peculiaridades a tratar?

Se debe de partir de un modelo único que recoja las funciones que legalmente tengamos encomendadas. El modelo que se propone en mi libro permite el encaje de la idiosincrasia de cada municipio, pues se basa en el vínculo con el ciudadano y esto es algo que de forma general se puede trabajar desde la causalidad de cada lugar. Después está el análisis y el uso que le demos a esa información. 

Un ejemplo muy claro lo tenemos con el policía tutor que interviene en los centros educativos. De forma preventiva el policía tutor debe conocer cuáles son perfiles sobre los que existe la probabilidad de que sufran acoso escolar. Cuando el policía tiene conocimiento de situaciones de bullying ¿Qué se hace con esta situación de acoso escolar? ¿Se puede hacer alguna intervención más además de la puesta en marcha del programa de acoso escolar? Cuándo el programa de acoso escolar a veces tampoco funciona ¿tenemos alguna respuesta más? Todas estas cuestiones dependen de cómo se decida intervenir cuando se tiene conocimiento de la problemática, que tampoco se limita al entorno escolar. El modelo único que nos determine la formación y estrategia de trabajo nos va a permitir la detección preventiva, el abordaje dependerá de las peculiaridades de cada municipio.

¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

Fue precisamente la aparición de distintas unidades especializadas en materia de seguridad ciudadana en plantillas de policía local de España, detrayendo recursos humanos necesarios para el desempeño de nuestras verdaderas competencias. Se puede deducir en las funciones que están asumiendo estas unidades, cierta desorientación profesional a la hora de abordar las problemáticas en materia de seguridad ciudadana, por la falta de un modelo propio.

Estas unidades nacen con el afán de dar respuesta a las quejas en materia de seguridad ciudadana, copiando en cierta medida a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y cuya efectividad a la postre es más mediática que real. Este tipo de unidades pueden tener una cierta utilidad en grandes municipios y para cuestiones de índole municipal. 

Sostiene que urge "una Policía mucho más cualificada, especialmente en técnicas de mediación". ¿Mediar entre quienes? ¿Víctima y sospechoso?

La formación que se imparte a las policías locales apenas ha variado en los últimos años. La sociedad está demandando una policía más cercana que soluciones sus problemas del día a día, que conozca las dinámicas de funcionamiento del barrio y sus vecinos. Esto pasa porque el policía disponga de las herramientas para poder tratar los conflictos que se dan en ese día a día y, que cuando no se interviene de forma adecuada, estos conflictos se enquistan y a veces terminan en situaciones muy graves. Esto tenemos que hacerlo teniendo en cuenta la individualidad de las personas y, para ello son muy importantes las herramientas que nos aporta la mediación, cuyo principal activo es la “escucha”.

En cierta ocasión había que identificar a los residentes de un edificio donde era necesario llevar a cabo una intervención municipal a consecuencia del mal estado de conservación. Hasta ese momento, cada vez que se había acudido, se habían trasladado varias unidades policiales, dada la actitud reactiva de los vecinos que, en muchos casos, no le abrían la puerta. Lo que planteé fue cambiar la estrategia por la proximidad. Acudí solo al lugar, entrevistándome con una señora inicialmente (una persona que era un referente en su comunidad), que además de invitarme a café y bizcocho, me acompaño, presentándome a todos los vecinos. La escucha visibiliza al otro.

En el caso de "evolucionar de una Policía reactiva que interviene a requerimiento, a una Policía preventiva que anticipa las problemáticas", ¿podrían prevenirse delitos?

Por supuesto que sí. El ciudadano es testigo de muchas actividades delictivas, que no denuncia por miedo a verse enfrentado al denunciado. Si el policía es capaz de construir una red comunitaria, donde el ciudadano confíe en poder informar de cualquier conducta sin miedo, gracias el vínculo de seguridad que le oferta el policía local, esto incide directamente en la seguridad. El presunto delincuente no sabe quién observa y quien denuncia, siendo un elemento disuasorio muy importante. Esto nos permite conocer las dinámicas y relaciones de barrio, lo que nos permite actuar de forma preventiva en la lucha contra la violencia de género, el fenómeno okupa, el bullying, la prostitución, detección de personas en situación de vulnerabilidad, etcétera.

Las organizaciones delictivas sin tener la formación, también construyen su red de apoyo, siendo mayor la organización a medida que su red también crece. Las redes delictivas se desarrollan gracias al vacío que deja la administración. Es muy difícil combatir el delito de forma reactiva, pues no sabemos dónde y cuándo se va a producir una acción determinada. Lo que vamos hacer al crear la red ciudadana es introducir “troyanos” en estas organizaciones, en forma de las distintas “miradas” del ciudadano (observadores). Esta red, si se construye de forma adecuada, es un gran contrapeso a la red delictiva y la alternativa al ciudadano de zonas deprimidas cuya única opción ante el crecimiento de la red delictiva es marcharse del lugar, ahondando en el deterioro del entorno.

"El ciudadano es testigo de muchas actividades delictivas, que no denuncia por miedo"

La Policía Local no tiene competencias en investigación. ¿Cree que deberían dárselas?

Las policías locales en lo que no tenemos competencias directas es en materia de seguridad ciudadana, en ningún caso se dice que no puedan investigar para conocer y obtener información por los cauces legales sobre una presunta situación delictiva. Precisamente lo que se propone con este modelo, es que el policía, desde la construcción de la red comunitaria pueda tener acceso a una gran cantidad de información que le va a proporcionar este vínculo con el ciudadano. Información que procesada y analizada permita intervenir de forma preventiva en multitud de situaciones.

"Si aumentamos la cohesión social, tendremos un mayor impacto en términos de seguridad ciudadana". Aumentar la cohesión social, ¿es tarea de la Policía?

El individualismo en nuestra sociedad ha aumentado considerablemente en las ultima décadas. Esto nos ha hecho que cada vez vivamos de forma más aislada del entorno social, generado un mayor grado de intransigencia ante cualquier tipo de molestia o conflicto. La función de la policía local es facilitar la convivencia ciudadana, mediando cuando seamos requeridos. En la medida en que facilitamos la convivencia ciudadana mejora la aceptación y tolerancia hacia el otro. Somos mucho más condescendientes cuando conocemos a nuestros vecinos, cuando sabemos cómo se llaman e incluso a veces conocemos algo de su historia vital. El policía debe de tener la formación adecuada para resolver los conflictos, redundando de forma positiva en un mayor reconocimiento de su “auctoritas”, de tal forma que se constituya en el pegamento social, facilitando afrontamiento positivo del conflicto. En un estudio longitudinal de 85 años de duración, determino que en un barrio los vecinos podrían percibir relaciones positivas con sus vecinos pese a las condiciones de vida negativas que atribuyen al barrio. O, por el contrario, podrían sentir que no tienen una vida comunitaria satisfactoria, aunque el barrio esté bien dotado de infraestructuras y recursos y seguridad.

Tenemos que tener en cuenta que en materia de seguridad ciudadana se manejan dos conceptos. La seguridad objetiva, que son los delitos conocidos, y la seguridad subjetiva, que es la que percibe el ciudadano con independencia de las estadísticas. Diversos estudios han demostrado que la cercanía del policía con el ciudadano mejora de forma notable la seguridad subjetiva de los ciudadanos, aunque las estadísticas delictivas sean muy negativas y digan lo contrario.

"Hay que desarrollar una estrategia de proximidad, porque la escucha visibiliza al otro"

Hemos copiado el modelo de patrulla en vehículo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Debemos de retomar el control de la calle a través de las relaciones con la comunidad con un contacto directo y personal con el vecindario, patrullando especialmente a pie, si bien con una mayor cualificación técnica.

En el caso concreto de Murcia, ¿qué queda por hacer para mejorar la labor de la Policía Local?

No quiero hablar aquí de ninguna policía en particular, sino de las policías locales en general. En los últimos meses han aparecido en la prensa demasiadas noticias negativas que en modo alguno reflejan la gran profesionalidad de las policías locales. Las grandes asignaturas pendientes son la selección, tanto de agentes como de mandos, y la formación de las policías locales.