Calidad del aire

El ozono provoca más de 90 muertes al año en la Región de Murcia

Un estudio de ISGlobal analiza el origen y sus efectos en 813 regiones de toda la Unión Europea

Hay más fallecimientos por el O3 importado que por el local

Momento de mucho tráfico en la ciudad de Murcia.

Momento de mucho tráfico en la ciudad de Murcia. / Juan Carlos Caval

Jose Antonio Sánchez

Jose Antonio Sánchez

Entre 2015 y 2017 murieron en la Región de Murcia 278 personas cuyos fallecimientos son atribuibles al ozono (O3), según un estudio del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona publicado en la prestigiosa revista Nature Medicine. Los investigadores cuantificaron el origen del ozono troposférico en relación a la mortalidad en 35 países europeos y sus 813 regiones en esos tres años, lo que supone el análisis geográfico donde residen unos 530 millones de personas.

Los resultados del estudio demuestran, en términos generales, que el O3 importado contribuyó al 88,3% de todas las muertes atribuibles a este contaminante. En el caso español, el porcentaje de fallecimientos por el ozono ‘local’ está situado en el 14,1%, lo que le convierte en el cuarto país europeo, solo por detrás de Italia, Alemania y Francia. Una cifra similar al caso de la Región de Murcia, que está cifrado en el 12,6%.

En esos tres años, la cifra de fallecimientos atribuibles al ozono está cifrada 278, lo que da un media de más de 92 fallecimientos al año. De estas muertes, 35 son por el ozono troposférico nacional, 38 por el de los países europeos, mientras de otros países y del mar la cifra es de 12 y 43, respectivamente. Porcentualmente hablando, el estudio fija que el 12,6% de las muertes en la Región por ozono troposférico son por el O3 español.

En términos de microgramo por metro cúbico (µg/m³), de los 123,2 µg/m³ de la Región de Murcia, 16,4 pertenecieron a ozono local y 20,9 de otros países analizados, es decir, ozono importado. El estudio también reconoce que la mayor parte de este O3 transfronterizo provino de fuera del área de estudio y este supone el 56,7% de la mortalidad total.

En concreto, en la Región de Murcia el 17% del total del ozono troposférico provino de la suma de los países europeos y extracomunitarios analizados, el 14,4% del mar y de océanos y únicamente el 13,3% del ozono está dentro del denominado ozono nacional, es decir, de la propia autonomía y de provincias limítrofes.

¿Qué es el ozono troposférico?

El ozono troposférico es un contaminante atmosférico nocivo que, explican, se forma en la troposfera por la «interacción de la luz solar con varios gases precursores, principalmente óxidos de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (COV) procedentes de fuentes naturales y antropogénicas». Los niveles elevados de O3 se asocian a una serie de efectos adversos para la salud respiratoria, como el agravamiento del asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la disminución de la función pulmonar e infecciones respiratorias, que en los casos más graves pueden conducir a la hospitalización y la muerte.

«Los efectos sobre la salud del O3, y de cualquier contaminante atmosférico en general, distan mucho de ser una cuestión local. En este estudio, encontramos que el 11,7% de las muertes atribuibles al O3 fueron causadas por fuentes nacionales», afirma Hicham Achebak, investigador de ISGlobal y titular de una beca postdoctoral Marie Sklodowska-Curie de la Comisión Europea. «Este hecho subraya la necesidad de acciones coordinadas a escala local, continental y global por parte de todos los países para reducir las concentraciones de O3 y su impacto en la salud», añade el autor principal.

La concentración media de O3 en todos los países y durante el periodo de estudio fue de 101,9 μg/m3 y el número estimado de muertes atribuibles al O3 durante el periodo de estudio fue de 114.447 fallecimientos, lo que resulta en una tasa de mortalidad de 72 muertes por millón de habitantes al año.

Puesto que las temperaturas más cálidas en el sur favorecen la formación de O3, las concentraciones de este contaminante disminuyen en el norte del continente, apuntan los autores del estudio, que relatan que las mayores cargas de mortalidad se estimaron en los países más poblados, es decir, Alemania, Italia, Francia, Reino Unido, España y Polonia, mientras que las tasas de mortalidad más elevadas se registraron en los países del sudeste: Bulgaria, Serbia, Croacia, Hungría, Grecia y Rumanía.

El análisis también mostró que los países más industrializados de Europa fueron los principales contribuyentes a la mortalidad atribuible al O3 transfronterizo, especialmente Francia, con un número estimado de 4.003 muertes, o Alemania, con 3.260. El ozono troposférico procedente de Francia tuvo un impacto significativo en países vecinos como Luxemburgo, con el 32,3% de las muertes atribuibles al O3, en un caso peculiar ya que prácticamente no genera nada, como es el caso de Liechtenstein.

«Nuestro estudio es un primer paso hacia este análisis en profundidad, que ayudaría a alcanzar los estándares de calidad del aire de la OMS para prevenir muertes prematuras y otros impactos en la salud como hospitalizaciones y enfermedades crónicas», añade Joan Ballester, investigador de ISGlobal y coautor del estudio.