Especial Residencias

Seis alimentos clave para mejorar la salud del cerebro de los más mayores

Se deben evitar los excesos de azúcares refinados, grasas saturadas y la falta de nutrientes esenciales para evitar la inflamación crónica y el estrés oxidativo, según los expertos

Los trastornos degenerativos pueden prevenirse gracias a la alimentación. |  | NIKLAS JEROMIN

Los trastornos degenerativos pueden prevenirse gracias a la alimentación. | | NIKLAS JEROMIN

Rebeca Gil

El deterioro cognitivo es una de las consecuencias de cumplir año. Cosas que se olvidan, pérdida de facultades mentales… Pero este deterioro y algunos trastornos degenerativos pueden prevenirse en parte gracias a la alimentación. «Es fundamental comprender que el cerebro, como cualquier otro órgano, depende de una nutrición adecuada para funcionar de manera óptima. En el caso de los mayores, cuya salud cerebral ya suele estar más vulnerable, estos efectos pueden ser especialmente significativos», señala la doctora Miriam Piqueras, supervisora médica de Sanitas Mayores.

«Por ello, se deben evitar los excesos de azúcares refinados, grasas saturadas y la falta de nutrientes esenciales a fin de eludir la inflamación crónica y el estrés oxidativo, procesos que se han asociado directamente con enfermedades neurodegenerativas, especialmente el alzhéimer», explica la especialista.

En este sentido, el alzhéimer es una enfermedad que preocupa en gran medida a la población española. Según el estudio ‘La percepción de la población española sobre el alzhéimer’ publicado por Sanitas, cerca de 7 de cada 10 españoles señalan que los investigadores se deberían focalizar en este trastorno cerebral.

Entonces, si lo que queremos es planificar una buena dieta para los mayores que nos rodean o con los que convivimos ¿qué alimentos deberíamos incluir de forma habitual? Pues la nutricionista de BluaU Sanitas, María Aguirre, selecciona una lista de imprescindibles para contribuir a la mejorar de la salud del cerebro de las personas mayores, en especial para aquellas que padecen alzhéimer:

Aguacates: están de moda y vistas sus propiedades su fama está justificada ya que son ricos en grasas saludables, como los ácidos grasos monoinsaturados, que asisten al flujo sanguíneo del cerebro.

Arándanos. Tienen como característica fundamental su poder antioxidante, lo que ayuda «a potenciar la función cerebral al minimizar el estrés oxidativo y la inflamación», señala Aguirre.

Brócoli: contiene antioxidantes y vitamina K, sustancias relacionadas con la mejora de la función cognitiva. También aporta glucosinolatos, unos compuestos que tienen propiedades protectoras para el cerebro.

Calabaza: es rica en antioxidantes y vitamina A. Esta última es una de las vitaminas esenciales «para el mantenimiento y reparación de las células cerebrales»..

Huevos: este alimento es una gran fuente de colina, un tipo de nutriente de gran importancia para la función cerebral. Y es que como explica la nutricionista «la colina se utiliza en la síntesis de la acetilcolina, un neurotransmisor que está involucrado en la memoria y el control muscular».

Pescado graso, también conocido como pescado azul. Especies como el salmón, la trucha o las sardinas son ricas en los archiconocidos ácidos grasos omega-3, que son básicos para el desarrollo y funcionamiento del cerebro. En concreto, estos ácidos grasos ayudan a mantener las células cerebrales flexibles y favorecen la comunicación entre ellas.