Patronal | Miguel López Abad Presidente de Croem

Miguel López Abad: "Si falta mano de obra, no tiene sentido que haya gente cobrando subsidios"

Asegura contar con el apoyo de todas la federaciones que integran la patronal regional, aunque fuese el candidato propuesto a dedo por José María Albarracín, tal y como dijo él mismo dijo tras su proclamación. "Estoy tranquilo", afirma

Miguel López Abad, presidente de la Croem, posa en el jardín del Salitre de Murcia

Miguel López Abad, presidente de la Croem, posa en el jardín del Salitre de Murcia

M. J. GIL

Resulta extraño cómo se ha planteado el relevo en la Croem para evitar una votación y el hecho que no se haya presentado ningún otro candidato, aunque usted ya dijo que no tiene ningún complejo por haber sido designado a dedo.

Esto es muy sencillo: si yo no fuese el candidato idóneo no me hubieran avalado todas las sectoriales como lo han hecho de una forma unánime. Los empresarios somos lo bastante maduros y tenemos nuestra personalidad para dar el paso si no hay un candidato idóneo. Esto no es una maquinaria de rodillo ni de lo que diga el mandamás. Estoy tranquilo, porque lo único que he recibido es apoyo y el mismo mensaje de todos: eres el candidato que necesitamos en este momento y lo vas a hacer genial; y la primera que me ha apoyado ha sido mi federación.

¿Ha pensado ya en nombrar vicepresidentes?

De momento hay tres vicepresidencias natas, las comarcales de Cartagena y Lorca y la federación más numerosa, que es la Fremm. A partir de ahí vamos a construir. La semana que viene nos reunimos y empezamos a trabajar. Jamás trabajaré de espaldas a mi equipo ni iré por delante de sin consultarle y sin consensuarlo todo.

El informe del CES que usted ha presentado esta semana dice que hay gente que se queda sin dinero para pasar el mes después de pagar el alquiler y la hipoteca.

Son estudios y encuestas que se hacen. Es verdad que existe esta situación a pie de calle, pero es verdad que como empresario que soy , con más de 200 trabajadores en mi organización y con la necesidad de mano de obra que no consigo cubrir, no tengo la sensación real de haya gente pasando hambre porque no le llega. Es cierto que todo está muy caro. Con la inflación todo cuesta más. Creo que siempre ha existido una diferencia, pero se va atajando.

Los convenios colectivos pendientes serán las primeras reivindicaciones a las que tendrá que enfrentarse. ¿Piensa llamar a las patronales o hacer alguna gestión para desbloquearlos?

Lo primero que tenemos que hacer es confeccionar el equipo, ver lo que tenemos pendiente, ver dónde hay más necesidad y empezar a atacar para tratar de establecer ese diálogo social, de ser puente para que haya un encuentro.

Con los representantes de los sindicatos con los que tiene que negociar a partir de ahora ha mantenido una relación estrecha en el CES. Sin embargo, no siempre ha tenido buen concepto de los sindicatos, por lo que dijo en su discurso.

Yo vengo de una mentalidad como empresario en la que no ves con buenos ojos ni tienes un concepto de ellos ajustado a la realidad de lo que son. Ellos defienden los intereses obreros como entienden que tienen que hacerlo. Pero ya expliqué ayer (en la asamblea de Croem) que he visto a lo largo de estos años que se puede llegar a acuerdos y a consensos y se puede establecer un diálogo que es esencial.

¿Será más fácil después de haberlos tratado personalmente?

La relación personal es buena, porque ya partes con algo, pero aquí se va a discutir sobre asuntos que conciernen a otros sectores o a otras personas. Por lo tanto, no depende de mi relación con los sindicatos, sino de las exigencias de los sectores y de los sindicatos. Ahí cada uno defiende su parte. Seguro que será con educación y con respeto por nuestra parte.

El presidente de la CEOE dice que en la reducción de la jornada laboral no hay diálogo social, sino monólogo social.

Eso es, monólogo social. Cuando no se escucha a los agentes sociales, no es un diálogo, es un monólogo. Habrá que estudiar estrategias para ver si se puede llegar a hacer algo. Pero la experiencia que tenemos con esta ministra es que no está por el diálogo social.

¿Tiene alguna previsión sobre cómo puede afectar la jornada de 37,5 horas en la Región?

De momento, no, porque como todas las cosas que hace este gobierno, es un brindis al sol. No ha presentado nada formalmente, ningún documento ni ningún proyecto de ley; por lo tanto, no hay nada sobre lo que trabajar. Cuando se haga formal esa decisión tendremos que estudiarla y rebatirla, claro.

Esta semana se ha aprobado también en el Congreso el subsidio de desempleo para mayores de 52 años.

Para una persona que realmente no encuentra trabajo y que está desempleada que le ayuden siempre es bueno, pero no somos partidarios de incentivar la inactividad. No se puede estar incentivando constantemente el estar parado. Hay que incentivar el trabajo. Es cierto que hay una carencia de mano de obra de todo tipo, desde más arriba al rango más bajo, y que no encuentras personal . Hay que analizar si la política de subsidios se está dirigiendo en la dirección correcta. Si no encuentras mano de obra, no tiene mucho sentido que haya gente parada y cobrando estos subsidios cuando puede estar trabajando.

¿Tiene problemas para encontrar trabajadores en su empresa?

Sí . Entrevisto a personas para trabajar que desechan el puesto diciendo que con las ayudas que obtienen y los trabajos que hacen por fuera prefieren no trabajar. No se esconden, es así. A cualquier empresa que vayas le ocurre lo mismo si buscas un chófer, un soldador, un electricista o un mecánico.

¿Se le ocurre alguna solución?

Vamos a estudiarlo y a hacer propuestas. Habrá que hacer estudios para ver a quién van dirigidas las ayudas, con qué criterios, y aportar alternativas a las políticas que se están aplicando ahora .

En el ultimo Observatorio del SEPE se decía que había apuestos, como los de cocineros, que no se cubren a causa de las malas condiciones laborales.

Está claro que si me das un trabajo de oficina con aire acondicionado y un ordenador es mejor que estar friendo huevos y friendo patatas a cuarenta grados, porque está el horno enfrente. Estar echando asfalto a las dos del mediodía en la calle es más desagradable que estar en un bar poniendo copas. Hay sectores que son distintos a otros.

También se podrían compensar las malas condiciones laborales de estos puestos o con más sueldo o con jornadas más cortas.

Son cosas que hay que estudiar y analizar. Supongo que en esos convenios habrá que verlo, pero hay unas necesidades básicas y un horario que hay que cubrir si queremos tener unos servicios

¿Qué es lo más urgente que tiene que solucionar y lo que más le preocupa?

Todo afecta a la actividad económica. Vamos a poner en marcha un estudio para ver la realidad de lo que las empresas necesitan y trazar un plan con sus demandas y con sus necesidades. Pero haciendo informes para ver esas necesidades.

Las empresas y la propia Croem se han quejado especialmente de la falta de suelo industrial. ¿Cómo está afectando a las inversiones?

Afecta a los proyectos de crecimiento de empresas de la Región y de otros nuevos de compañías que podrían venir y que no vienen. Es muchísimo el daño que se hace a la Región si no hay sitio donde instalarse y espacio para crecer. Eso es esencial. En todos los municipios están tratando de sacar adelante planes para poder ubicar empresas.

¿Ha hecho una lista de cosas que le va a pedir al Gobierno?

El Gobierno sabe muy bien lo que necesitamos. Tenemos que trabajar nosotros para establecer el rumbo y un plan coherente con las necesidades que tenemos para que se vean las consecuencias. No se me ocurren más proyectos que ver los intereses de las empresas, ordenarlos y hacer un plan. También estaremos ahí para escuchar las propuestas que haga el Gobierno y aportar nuestra visión. Puedo ser muy reivindicativo con la Administración, pero si no le aporto una solución, soy un cansino más.

¿Qué experiencia le ha aportado la Camára de Comercio?

La experiencia de convivir con el comercio, de ver lo difícil que es. Se dice que está desapareciendo el pequeño comercio, pero hay una selección natural. Cada momento tiene unas exigencias y ahora tienen que cubrirse con las necesidades que haya. No puede haber ni más ni menos comercios que los que demande el público.

¿Irá a los tribunales si el Gobierno le retira las subvenciones a la patronal?

Hay una ley, hay unos convenios, se establecen unos órganos y unos estudios en los que tienen que estar los empresarios y los sindicatos, y el Gobierno establece las ayudas a los agentes sociales. Si consideran que tienen que quitarlas, tendrán que quitar la ley. Entonces trabajaremos sin eso. Lo que está claro es que las empresas están antes que ellos y estaremos cuando ellos se vayan. Nosotros nos adaptamos a las reglas de juego, pero hasta ahora no se ha presentado nada. Lo único que hay es algo que ha dicho alguien. No soy hombre de titulares.

Ya ha dimitido en la Cámara

Miguel López Abad presentó su dimisión como presidente de la Cámara de Comercio de Murcia el jueves por la tarde. Después de la asamblea de la Croem en la que fue proclamado hizo efectiva su renuncia, aunque no tendrá efectos hasta el 15 de julio, un día antes del pleno en el que será elegida Miriam Fuertes.

De esta forma, podrá seguir firmando los documentos que no admiten espera hasta que se elija a su sucesora . «Es de agradecer que haya dado el paso. Todos sabemos a qué familia pertenece y cuál es su labor al frente de la empresa. Marcamos, además un hito, porque va a ser la primera presidenta de la Cámara de Comercio de Murcia en 125 años de historia».

Doble celebración con el bautizo de la nieta y el ascenso de su equipo

El nuevo presidente de la Croem, Miguel López Abad, tiene una doble celebración este fin de semana, el bautizo de su primera nieta, que acaba de cumplir los tres meses, y el partido decisivo de su equipo de fútbol sala femenino, el Desguace París La Algaida, que este sábado se juega el ascenso a la primera división. Aunque reconoce que no va mucho a los partidos, da por hecho que si el equipo sube a primera sí que tendrá que acompañar a las jugadoras, a las que ha prometido que no hará fichajes para que «disfruten» del ascenso.

López Abad (La Algaida, Archena, 1970) que hace ejercicio tres días a la semana con un entrenador personal desde que tuvo un problema de rodilla, también practica bicicleta de montaña y rutas por el Valle de Ricote siempre que puede.

Asegura que los fines de semana los dedica a la familia y hace «algún retiro».

En esta ocasión, el bautizo de su primera nieta, Carlota, será el mayor acontecimiento familiar.

En el discurso que pronunció tras su proclamación comentó que no siempre había sido tan religioso como ahora. Cuenta que, como San Agustín, él también tiene «un pasado anterior a su conversión.

«San Agustín era un gran filósofo y también un gran pecador. Decía que todo santo tiene un pasado y todo pecador tiene un futuro. Crecí en una familia creyente, aunque poco practicante, pero a los 35 años tuve una conversión a través de un cursillo de cristiandad y a partir de ahí cambió mi vida».

El responsable de que se acabara apuntando fue «un cura muy pesado que había en el pueblo y no me dejaba vivir», precisa. Desde entonces él mismo se dedica a impartir charlas y cursillos .

También recordó que su familia había emigrado a Francia y luego a Mallorca, donde él vivió de pequeño antes de que regresaran a La Algaida para montar el negocio que fue el germen del grupo empresarial que dirige.