Relevo

López Abad toma las riendas de la Croem sin ningún "complejo"

El nuevo presidente de la patronal recuerda que cualquier candidato ha podido presentarse y «provocar una votación» como hizo él en la Fremm

José María Albarración felicita a Miguel López Abad.

José María Albarración felicita a Miguel López Abad. / Juan Carlos Caval

María José Gil

María José Gil

El nuevo presidente de la Croem, Miguel López Abad, que ayer sustituyó en a José María Albarracín al frente de la patronal regional, aseguró tras su proclamación que tomaba las riendas sin ningún «complejo» por haber sido propuesto como candidato de consensoLópez Abad apuntó que podía haberse presentado cualquier otro candidato y obligar a votar, como hizo él en la Fremm en 2013, cuando forzó las primeras elecciones en la patronal del metal. En un discurso pronunciado sin papeles ni chuleta alguna contó que hizo su primer trato a los trece o catorce años, cuando vendió el primer coche en el negocio de su padre, y que llegó a conducir su propio camión antes de asumir la dirección del grupo Global París.

También explicó su trayectoria personal y la de su familia y anunció que seguirá el ejemplo de su predecesor, al que elogió por haber dejado el cargo al terminar el segundo mandato, aunque se alargó dos años más a causa de la pandemia.

López Abad, que nació en la pedanía archenera de La Algaida en 1970, preside la Cámara de Comercio de Murcia desde 2018 y antes fue vicepresidente de la patronal regional Fremm. También es vicepresidente del Consejo Económico y Social (CES).  

En las próximas semanas presentará su dimisión al comité ejecutivo de la corporación cameral, en la que será sustituido por la vicepresidenta primera, Miriam Fuertes. 

El nuevo presidente de la confederación empresarial ha sido el único aspirante que se ha presentado como candidato, de acuerdo con los deseos de Albarracín, que ha mantenido desde hace tiempo su intención de evitar la confrontación electoral en el momento de su marcha. 

Tras su proclamación, López Abad explicó que no siente ningún «complejo» por haber sido propuesto por José María Albarracín como candidato de consenso. Por el contrario, aseguró que se siente «orgulloso» de que el presidente saliente pensara él como sucesor, pese las críticas que pueda haber provocado su designación. «Si una persona como José María se fija en ti, es un honor. No es para estar preocupado o para tener complejo. Eso es que algo estás haciendo bien».

Defendió que si alguien hubiera querido competir con él podría haberlo hecho, de igual forma que hizo él cuando se presentó a la presidencia de la Fremm. «He demostrado que cuando tuve que provocar las primeras elecciones en la Federación del Metal, allá por 2013, las provoqué, porque no estaba de acuerdo con el dedazo. Si en estas elecciones alguien quería presentarse, podía hacerlo. Esto es libre. Lo más grande que tenemos los seres humanos es la libertad», concluyó.

Según dijo en el momento de la proclamación el secretario general, Ramón Avilés, la candidatura de López Abad contaba con 131 avales.

El nuevo presidente se definió a sí mismo como «una persona abierta, que cuando tengo que ser firme lo soy, no me mueve cualquier viento».  

Inició su intervención agradeciendo a su familia que le transmitiera «la semilla» que le ha llevado a ser empresario y recordó que sus padres fueron emigrantes en Francia y luego en Baleares antes de montar su negocio en La Algaida. «Llevo la empresa en la sangre. Mi vida es ser empresario. No sé si voy a ser el mejor presidente de Croem, lo tengo muy difícil. Tampoco aspiro a ser el mejor, sino a hacer lo que he hecho toda mi vida, dejarme la piel por contribuir a la sociedad y al bien común».

También contó que su padre había tratado al del presidente regional, Fernando López Miras, quien trabajó en una entidad en Archena hace varias décadas.  

 Apostó por mantener el consenso con los sindicatos, de los que dijo que «en el fondo tienen los mismo intereses que los empresarios», aunque reconoció con cierta  sorna que antes había tenido una visión muy distinta. «Era como si me nombraran la bicha», confesó en presencia de los secretarios generales de CC OO y UGT, Santiago Navarro y Antonio Jiménez, con los que ha mantenido hasta ahora una estrecha relación en el Consejo Económico y Social.

 «Ellos saben que si las empresas no funcionan no tienen razón de ser. Todo emana de ese conjunto: la empresa, el trabajador y la riqueza que se crea», explicó.

Su intención es continuar la labor realizada por Albarracín, del que dijo que «nos conocemos muchos años y hemos luchado en muchas batallas», recordó.

Al presidente saliente le elogió su decisión de no permanecer en el puesto más de dos mandatos. «Tan importante es saber llegar como saber irse. Y tú has dado una lección magistral: que muchas buenas obras se ven empañadas por no saber irse a tiempo. Yo soy firme defensor de la limitación del tiempo en los cargos, siempre que no sea en la empresa. Aquí venimos a servir, no es un actuación profesional».

La asamblea general en la que ha fue aclamado López Abad congregó a los representantes de las instituciones de la Región y a numerosos alcaldes, entre los cuales estaba la regidora de su pueblo, Patricia Fernández.  

Albarracín se despide satisfecho de «la unidad empresarial»

José María Albarracín se ha despedido de los empresarios recordando que «el 95 por ciento de la economía real de la Región está integrada en la Croem». En su último discurso ante la asamblea de la patronal regional que ha presidido desde noviembre de 2013 reivindicó «la unidad empresarial, la fortaleza y la entrega», además del proceso de simplificación administrativa como principales logros de su gestión. También avanzó que está «en el horno» la cuarta ley de simplificación.  

Entre los «hitos» que se han producido en estos años citó también las deducciones fiscales que ha arrancado al Gobierno regional, la llegada del AVE y la apertura del aeropuerto.

La insistencia del ya expresidente de la patronal regional fue decisiva en la terminación de la variante de Camarillas, inaugurada en 2019, cuyas obras se financiaron con cargo a los presupuestos del puerto de Cartagena, al ser incluida entre las infraestructuras estratégicas para las comunicaciones portuarias. La línea ahora está cerrada.

Albarracín, que ha dejado el cargo después de algo más de diez años al frente la organización empresarial, asegura que ha estado disponible incluso «los domingos» y ha agradecido a su familia el esfuerzo que le ha supuesto su dedicación. 

Por su parte, el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, mostró su reconocimiento y agradecimiento a Albarracín, del que dijo «ha protagonizado diez años de una entrega absoluta a los empresarios de la Región, desde la máxima generosidad y lealtad hacia su tierra». Además, valoró su «implicación en el diálogo social y su forma de liderar a los empresarios, siempre buscando la negociación y el acuerdo».

López Miras reconoció que se ha sentido escuchado por el ya expresidente de la Croem en momento difíciles y le agradeció el apoyo y los consejos «al otro lado del teléfono. No se puede ser un líder sin corazón», afirmó.