Medio Ambiente

El polen de cannabis crece año tras año en el aire de Murcia, Cartagena y Lorca

Los análisis de aerosoles de la UPCT constatan que la época de polinización y síntomas alérgicos se ha alargado en las últimas tres décadas

Cannabis.

Cannabis.

Adrián González

Adrián González

Cada vez se respira más cannabis en el aire. El clima ha cambiado y los pólenes que respiramos en la Región de Murcia también. Treinta años íntegros y consecutivos de medición aerobiológica con metodología constante en Cartagena permiten a los investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) concluir que se ha consolidado una tendencia preocupante para quienes sufren alergias: el periodo de polinización se está alargando, aumentando así el tiempo en que mayores son los síntomas de esta afección.

Añadido a esto, los investigadores también han registrado una tendencia recurrente desde el año 2017 de floraciones significativas de cannabis tanto en Murcia, como en Cartagena y Lorca. Así lo pone de manifiesto el grupo de Aerobiología y Toxicología Ambiental de la Politécnica, que gestiona desde la primavera de 1993 un captador de aerosoles instalado en Cartagena tras los brotes de asma sufridos en la ciudad a finales de los 80. Equipos similares tiene la UPCT en Murcia y Lorca, desde 2009 y 2010 respectivamente, para ofrecer a los alergólogos datos semanales de los picos de polinización de las diferentes especies que afectan a las personas alérgicas. 

Los datos de estas tres décadas también muestran una consolidada y drástica disminución de la polinización de las amarantáceas, entre las que la salsola es una de las que más comúnmente afecta a los alérgicos, que en su inmensa mayoría son polisensibles a diferentes tipos polínicos.

“Nuestro objetivo es que todas las áreas de salud de la Región tengan un captador”, explica la investigadora responsable, Stella Moreno. La financiación de esta labor de vigilancia aerobiológica cuenta únicamente con un convenio de colaboración del Ayuntamiento de Murcia, a la espera de ser renovado. La colaboración del Ayuntamiento de Cartagena cesó en 2010 y no se ha recuperado. “Sería un drama que se pierda esta serie temporal por no contar con financiación para la persona que se encarga de la toma y análisis de muestras y del mantenimiento de los captadores”, advierte la catedrática de la UPCT.

“Conocer los niveles y tipos de polen en circulación permite tomar medidas antes de sufrir los síntomas más agudos”, argumenta Stella Moreno, señalando que durante los picos de polinización es aconsejable usar gafas de sol, evitar salidas al campo y utilizar humidificadores en casa para sedimentar los granos de polen. También propone que la información aerobiológica sea accesible para los turistas que visitan la Región.

“El 30% de la población es alérgica”, recuerda la también académica de número de la Academia de Farmacia Santa María de España, indicando que sufrir alergías está directamente relacionado con el absentismo laboral y escolar, ocasionando déficits en los estudios para los más jóvenes.

I Jornada de Calidad del Aire

Stella Moreno participa este viernes en una mesa redonda sobre factores no antrópicos, independientes de la actividad humana, que afectan a la calidad del aire, dentro de la I Jornada de Calidad del Aire de la Región de Murcia, que organiza en la Fundación Mediterráneo de Murcia la Consejería de Medio Ambiente.

Simula la respiración humana

Los captadores aerobiológicos están instalados en la estación de tren de Cartagena y en el antiguo Hospital de Marina, hoy sede de la Escuela de Industriales de la UPCT, en el Reina Sofía de Murcia y en el Rafael Méndez de Lorca. El equipo reproduce la respiración humana y deja pasar diez litros de aire por minuto. Las partículas se quedan adheridas a la cinta de un cabezal giratorio que se cambia cada semana y que registra los datos por días, pudiendo observarse a simple vista la huella que dejan episodios como la intrusión de polvo sahariano o picos de contaminación por combustión.

Las cintas son analizadas microscópicamente para localizar y clasificar los granos de polen de las distintas especies vegetales. El uso de glicerogelatina con fuchina facilita el reconocimiento de la materia orgánica que causa tantas molestias a quienes sufren alergias.