Memoria

El CES alerta de que la falta de vivienda y la precariedad hacen caer la natalidad

Reclama medidas que faciliten a los jóvenes la posibilidad de tener casa

Alerta de que la Región empieza a sufrir el efecto de los pisos turísticos

Presentación de la memoria del CES.

Presentación de la memoria del CES. / Juan Carlos Caval

María José Gil

María José Gil

El Consejo Económico y Social (CES) alerta en la Memoria de la Región de Murcia correspondiente a 2023 de que la precariedad laboral y las dificultades para encontrar casa hacen caer la natalidad. A pesar de que Murcia sigue manteniendo un saldo demográfico positivo y de que el número de nacimientos superaba en 200 al de los fallecimientos en 2022, el Consejo también llama la atención sobre la falta de guarderías, que presenta como otro de los problemas que llevan a los jóvenes a retrasar la decisión de tener hijos.

La Memoria destaca que la cifra de nacimientos ha caído desde que se inició la crisis económica hasta el punto de que en 2022 hubo 6.000 menos que en 2008, según los datos que ha aportado el secretario general de la Cámara de Comercio, José Daniel Martín.

 En 2022 solo vinieron al mundo en la Región 13.400 murcianos, lo que sitúa la tasa de natalidad en 8,7 por cada 1.000 mujeres en edad fértil, que resulta la más baja desde la crisis.

Además, ha disminuido la población de entre 15 y 19 años residente en la Región, algo que también sucede en España. Así, en 2004 había 306.000 murcianos jóvenes en esta franja de edad, mientras que este año hay 280.000.

También ha descendido la población de 14 a 34 años, mientras que aumenta la cifra de murcianos que superan los 65 e incluso la de mayores de 80 años.

 El informe presentado por el órgano consultivo del Ejecutivo regional en materia socioeconómica recuerda que Murcia es una de las comunidades que mantienen un crecimiento demográfico positivo, aunque hay municipios como Moratalla en los que disminuye la población.

El CES relaciona la caída de la natalidad con la precariedad laboral y los problemas para encontrar casa. Apunta que «los efectos sobre la ciudadanía» de la falta de vivienda «son preocupantes", dado que los incrementos de los precios registrados en los últimos años resultan muy superiores a la subida de los salarios.  

Además, los jóvenes y los inmigrantes son los que tienen más dificultades para conseguir una vivienda, de acuerdo con los análisis del Banco de España. El CES considera que no es posible «revertir esta situación con políticas de fomento de la natalidad», sino que es necesario mejorar los servicios públicos para ofrecer mejores condiciones a «una juventud desanimada que retrasa gradualmente su deseo de tener descendencia por la precariedad del mercado laboral y las dificultades para formar un hogar».

Añade que las iniciativas públicas destinadas a mejorar «la conciliación, la educación infantil o la política de vivienda» ayudarían a contener la caída de la natalidad.

Pisos turísticos

Por si fuera poco, la Región también empieza a sufrir el impacto de los pisos turísticos. Según indica el CES, «la orientación turística de los alojamientos residenciales, que tiende a tensionar los precios y el acceso a la vivienda de la ciudadanía, está llegando, quizá con menos celeridad, a tierras murcianas, sobre todo a las ciudades más turísticas».

Para evitar males mayores el Consejo propone que «las administraciones públicas con competencias en esta materia acuerden una regulación más restrictiva que la actual» para evitar que los vecinos se vean «expulsados» por el encarecimiento de los precios y «el efecto arrastre sobre el coste de adquisición en zonas menos turísticas por la caída de la oferta, reorientada hacia los pisos turísticos».

También reclama una actuación contundente ante los pisos turísticos ilegales, que «exigen una actuación inspectora de más alcance».

 La conclusión del CES es que hay un elevado número de hogares que «tras pagar la hipoteca o el alquiler se ven condenados a situaciones de pobreza relativa», lo que hace necesario «el fomento de la vivienda pública y de la protegida

Sin embargo, pese a la caía de la natalidad, la Región ha ganado 300.000 habitantes en 20 años.

 El informe presentado por el órgano consultivo del Ejecutivo regional en materia socioeconómica recuerda que Murcia es una de las comunidades que mantienen un crecimiento demográfico positivo, aunque hay municipios como Moratalla en los que disminuye la población.

No obstante, la Región la comunidad autónoma con mayor proporción de mayores de 65 años y también mantiene una población joven superior a la media, aunque las distintas franjas de edad están condicionadas por la presencia de los inmigrantes.

El CES también considera insuficiente la protección social para las personas dependientes. Según los datos que ha ofrecido el secretario general de UGT, Antonio Jiménez, el tiempo de espera para el reconocimiento llega a los 500 días, mientras que el gasto realizado por la Comunidad es insuficiente, «a pesar del plan de choque «que puso en marcha el Ministerio". El gasto por persona se reduce a 1.290 euros y es el tercero más bajo de todas las comunidades. Demanda un mayor esfuerzo presupuestario, recursos humanos y más servicios públicos.

El secretario general de CC OO, Santiago Navarro, expuso los datos relativos al empleo y destacó que la temporalidad en la Administración pública supera en la Región el 30%. También ha dicho que uno de cada cinco trabajadores murcianos supera los 55 años, lo que hace necesario buscar salidas para resolver el relevo generacional.

Financiación autonómica

El presidente de la Cámara de Comercio, Miguel López Abad, que este jueves se convertirá en presidente de la patronal Croem y dejará de ser miembro del CES, abogó por la reforma de la financiación autonómicay la condonación de la parte de la deuda de la Comunidad Autónoma, que al acabar el primer trimestre del año alcanzaba los 12.356 millones de euros.

López Abad también defendió la creación de un fondo de nivelación para mejorar la situación de las comunidades peor financiadas, como Murcia.

Planteó que en el nuevo sistema de reparto desaparezca la cláusula de ‘statu quo’ que garantiza a las comunidades autónomas más favorecidas el mantenimiento de los recursos que ya tenían asignados con anterioridad. Este condicionante impide los avances hacia un sistema más equitativo si no se añade dinero al sistema .