Salud

La Región, en la ‘zona caliente’ de las enfermedades transmitidas por insectos

La cornisa mediterránea es la más afectada por las afecciones tropicales, siendo el mosquito tigre el vector de contagio de leishmaniasis, dengue y fiebre amarilla

Biólogos manejan muestras en el laboratorio de Microbiología de la Arrixaca.

Biólogos manejan muestras en el laboratorio de Microbiología de la Arrixaca. / L.O.

Ana García

Ana García

Las enfermedades transmitidas a las personas por vectores como pueden ser los mosquitos, las garrapatas o las pulgas van en aumento en España y la Región de Murcia se encuentra en la ‘zona caliente’ de ese incremento.

Para mejorar su vigilancia y control, el Ministerio de Sanidad daba a conocer ayer el Plan Nacional de Vigilancia y Control de Enfermedades transmitidas por Vectores, en el que sus coordinadoras, Lucía García y María José Sierra, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, ponían el acento en que las enfermedades transmitidas por vectores como son el dengue, el paludismo, la fiebre del Nilo occidental, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y la enfermedad de Lyme, son el grupo que más están creciendo.

Los vectores, estos organismos que transmiten las enfermedades infecciosas de persona a persona o de animales a personas, «están cada vez más presentes en nuestro medio como consecuencia del aumento de las temperaturas y la globalización, ya que el movimiento de personas y mercancías entre países los han hecho llegar hasta nosotros», afirma el doctor Manuel Segovia, jefe de Microbiología y Medicina Tropical del Hospital Virgen de la Arrixaca.

El especialista pone como ejemplo el mosquito tigre que ha llegado hasta nuestro entorno y tiene el riesgo de transmitir enfermedades como el dengue o la fiebre amarilla, entre otras. Precisamente, «el mosquito tigre llegó a España por el Mediterráneo en un lote de neumáticos procedentes de Asia en los que había acumulación de agua y donde este insecto había puesto huevos», explica.

El servicio de Epidemiología de la Consejería de Salud murciana señala que una de las zonas más afectadas por las enfermedades transmitidas por vectores en España es la cornisa mediterránea, donde se encuentra ampliamente extendido el mosquito tigre, vector de enfermedades como el dengue o el chikungunya.

Las enfermedades causadas por artrópodos se producen habitualmente porque el vector transmite un microorganismo patógeno que produce la enfermedad. Los vectores pueden ser insectos, como los mosquitos, o arácnidos, como las garrapatas, y pueden actuar como reservorio del microorganismo o transmitirlo de forma accidental a humanos desde otra especie.

El doctor Segovia afirma que estas enfermedades se frenaron con la pandemia de covid porque también se redujeron los viajes internacionales, pero tras el coronavirus volvieron a aumentar los casos de dengue, chikungunya y Zika.

Pero en estas fechas, con el aumento de temperaturas y el verano, el especialista llama la atención sobre el riesgo de que aumenten en la Región los casos de la enfermedad de Lyme, transmitida por artrópodos y garrapatas. Mientras que en Andalucía es más frecuente la enfermedad del virus del Nilo, debido a las migraciones de los pájaros que llegan a la península infectados desde África.

El jefe de Microbiología y Medicina Tropical de la Arrixaca insiste en la importancia de lograr un diagnóstico precoz y una sospecha temprana del dengue, «al ser el mayor riesgo en estos momentos». Aunque también reconoce que es complicado cuando se manifiesta como un síndrome viral muy similar a la gripe con síntomas inespecíficos. 

Casos en 2023

En la Región de Murcia se vigilan más de una decena de enfermedades causadas por artrópodos como enfermedades de declaración obligatoria (EDO). El último Boletín Epidemiológico sobre Enfermedades de Declaración Obligatoria recoge que en 2023 la leishmaniasis tuvo los mismos casos que en 2022 (31), de los cuáles 15 requirieron ingreso hospitalario. Esta estabilización llega tras el repunte de 2022, cuando la incidencia de Murcia triplicó la de España.

Los casos importados de dengue se mantuvieron también iguales a los del año anterior, con 9 afectados en 2023, de los que 6 tuvieron que ingresar.

En 2023 disminuyó la incidencia de fiebre exantemática mediterránea respecto a 2022, con 5 casos, todos ellos en mayores de 64 años, de los que 2 requirieron ingreso y 1 falleció. Sobre el chikungunya, se registraron 2 casos importados, los primeros casos desde 2019. Ambos con antecedente de estancia en el extranjero.

Dengue

El dengue es una infección vírica que se transmite de los mosquitos a las personas. Los síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza y otras partes del cuerpo, náuseas y erupciones en la piel.

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, difícil de diferenciar muchas veces de otras fiebres hemorrágicas virales. Los síntomas aparecen entre 3 y 6 días después de la picadura de un mosquito infectado. En una fase inicial causa fiebre, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, náuseas o vómitos. 

Chikungunya o Chagas

La enfermedad de Chagas es una enfermedad infecciosa causada por la picadura de un parásito protozoario. De no tratarse en su fase inicial, con el paso del tiempo se cronifica y puede causar alteraciones cardiacas, neurológicas y digestivas graves e incluso la muerte.

La enfermedad de Lyme pasa a ser de declaración obligatoria

La Consejería de Salud ha aprobado un protocolo de vigilancia de la enfermedad de Lyme que va a permitir incluir esta dolencia, transmitida por la picadura de garrapatas, en la lista de enfermedades transmisibles para que se sometan a vigilancia por parte del Servicio de Epidemiología regional, lo que supone su calificación como enfermedad de declaración obligatoria (EDO).

La enfermedad de Lyme es una zoonosis de distribución mundial transmitida por la picadura de garrapatas duras infectadas. Actualmente es considerada una enfermedad emergente en Europa.

Se estima que en un porcentaje elevado de personas la infección se desarrolla de forma asintomática y autolimitada, por lo que las personas con serología positiva, pero sin síntomas clínicos, no requieren tratamiento.

Gracias a este protocolo se van a poder comparar los indicadores de la Región de Murcia con indicadores epidemiológicos nacionales e internacionales. También permitirá conocer el patrón epidemiológico, detectar cambios en la presentación de la enfermedad a lo largo del tiempo o en su distribución geográfica, así como determinar precozmente las situaciones que puedan suponer un brote, alerta o emergencia sanitaria.

Salud recuerda que el mayor riesgo de adquirir la enfermedad se produce en primavera y en verano, coincidiendo con las fases más activas de la garrapata, al aumentar la temperatura, aunque pueden encontrarse activas a lo largo de todo el año.