Estrés térmico

Piden sistemas de alerta para reducir la mortalidad por el calor

Expertos aseguran que el clima no se estabilizará hasta, al menos, finales de siglo

Los científicos han cuantificado el aumento de las olas de calor

Los científicos han cuantificado el aumento de las olas de calor / Agencias

Jose Antonio Sánchez

Jose Antonio Sánchez

El catedrático de física de la atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y adscrito al Instituto de Geociencias (Igeo), Ricardo García, asegura que España está especialmente afectada por la modificación del sistema climático y que «la trayectoria en los próximos 30 años no va a cambiar independientemente del camino que sigamos, el sistema climático no se estabilizará hasta al menos finales de siglo, por lo que ya no hay marcha atrás».

Es lo que explicó en la confererencia inaugural del X Congreso de Pacientes con Enfermedades Cardiovasculares. Por eso, reforzó, es vital establecer sistemas de alerta en los países, ya que las olas de calor van a ser cada vez más frecuentes y contactar con la gente mayor cuando hay una ola de calor podría reducir la mortalidad cardiovascular.

«Va aumentar la vulnerabilidad de las sociedades porque a media que envejece la población hay más riesgo cardiovascular y más enfermedades crónicas», subrayó. García definió el problema del cambio climático no como una crisis, sino como una enfermedad crónica que no va a desaparecer en los próximos años.

También estuvo presente Pedro Gullón, director general de Salud Pública y Equidad en Salud del Ministerio de Sanidad, que destacó los retos a los que se enfrenta como la promoción de la salud para lograr que menos acaben teniendo enfermedades cardiovasculares: «Una de las actuaciones que vamos a llevar a cabo es una ley para la evaluación del impacto en salud para que todos los Ministerios, cuando hagan una ley, tengan que hacer una memoria sobre el impacto que tendrá en salud estas nuevas medidas».

El X Congreso de Pacientes con Enfermedades Cardiovasculares tuvo el objetivo de empoderar a las entidades de pacientes en el desarrollo de su labor de representación ante los demás agentes sanitarios, así como de informar a los pacientes y familias sobre temas de interés, que son la principal causa de muerte en el mundo y también en nuestro país, donde el 2022 fueron las responsables del 26,1% (121.341) del total de defunciones anuales.