Laboral

Las condiciones de trabajo impiden cubrir la mitad de las vacantes en la Región

Las profesiones sanitarias son consideradas por el SEPE imposibles de cubrir, mientras que el transporte tiene las mayores dificultades

Trabajador, persona trabajando en una foto de archivo.

Trabajador, persona trabajando en una foto de archivo. / L.O.

María José Gil

María José Gil

La falta de mano de obra no es la única causa de las dificultades que encuentran las empresas de la Región para encontrar trabajadores. Las condiciones laborales también constituyen uno de los impedimentos para cubrir los puestos vacantes, tal y como ocurre en el caso de los cocineros, según los datos recogidos en el Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). El salario y la penosidad del empleo aparecen como uno de los condicionantes casi en la mitad de las ocupaciones en las que hay más ofertas.

Los puestos de conductores de autobuses y tranvías son considerados los más difíciles de cubrir, mientras que encontrar profesionales de la sanidad aparece como una tarea imposible. La preparación técnica y la experiencia también son determinantes en muchas profesiones, en las que cada vez resulta más difícil asegurar el relevo generacional. El Observatorio de Ocupaciones del SEPE incluye 19 profesiones en las que se detecta una mayor dificultad para encontrar candidatos dispuestos a incorporarse a las empresas.

Esta lista está elaborada a partir de la encuesta dirigida a expertos, entidades y empresas. La falta de mano de obra se ha convertido en una queja unánime de la mayoría de los sectores empresariales de la Región, que también ha llegado a la Administración. Los 19 puestos que ofrecen mayores dificultades se concentran en la industria metal mecánica, la sanidad, la construcción, la hostelería, el transporte y el almacenamiento.

La falta de candidatos aparece en tres cuartas partes de las casillas, una proporción que se mantiene en el caso de la falta de competencias técnicas, aunque ambos problemas suelen darse juntos. El informe apunta que «en un 55% de los casos se ha considerado la imposibilidad de la cobertura», mientras que en el 45% restante hay «dificultad». El SEPE considera imposibles de cubrir los puestos de médicos, enfermeros y fisioterapeutas, lo que genera una polémica entre las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, dada la falta de profesionales que existe en todas las regiones.

En el caso de los médicos de familia y de los fisioterapeutas también interfieren las condiciones laborales. El salario y las condiciones de trabajo resultan un factor determinante en casi la mitad de las ocupaciones con más vacantes. En el caso de los cocineros, las malas condiciones laborales aparecen como el único impedimento. La falta de aceptación de las condiciones laborales que ofrecen las empresas afecta también a los camioneros, debido a las largas estancias fuera de su casa. Cuentan igualmente en el caso de los chapistas y los mecánicos de maquinaria agrícola e industrial. La falta de experiencia resulta el primer impedimento en la construcción.

En el 17,29% de los casos los problemas se deben a la falta de formación, sobre todo cuando se trata de profesiones que requieren una gran capacidad técnica, como ocurre con los albañiles y con los electricistas . En vísperas de la llegada del calor, las empresas tampoco encuentran mecánicos dedicados a la instalación de equipos de refrigeración y climatización ni operadores de carretillas. Los puestos de trabajo más difíciles de cubrir son también los que presentan mejores perspectivas de creación de empleo. Se trata fundamentalmente de las profesiones de la sanidad y de la construcción. 

Venta en tiendas y limpieza

Las mujeres murcianas que buscan empleo aspiran a trabajar preferentemente como vendedoras en las tiendas y centros comerciales y como empleadas de la limpieza. La tercera ocupación más demandada es la de administrativa, seguida de los puestos de la industria y de la hostelería. Sin embargo, los hombres que buscan trabajo quieren ser mayoritariamente peones en las industrias, el transporte y la construcción y camareros. Las preferencias también cambian con la edad, debido en parte a la cualificación predominante en cada colectivo. Así, los demandantes de más de 45 años buscan en primer lugar trabajos en la limpieza, que representan casi el 30% del total, según los datos del SEPE.

46% de parados de larga duración

Los parados de larga duración, que son los que llevan más de un año buscando un puesto de trabajo, representan casi la mitad de los desempleados. Al acabar el año 2023, la Región tenía 39.220 desempleados que superaban los 45 años, el 46,76 % del total. Este porcentaje se situaba en Murcia algo por encima de la media nacional y, además, se incrementó en cuatro puntos respecto al año anterior, a pesar de la caída del paro que se produjo el pasado año. Entre los parados de larga duración, el grupo de edad más numeroso es el de los mayores de 54 años. Los datos del SEPE indican que a medida que aumenta la edad también repunta la tasa de paro de larga duración.