El adelanto electoral anunciado por Pedro Sánchez ha pillado con el pie cambiado en la Región de Murcia a los partidos de izquierdas, que no tienen tiempo de hacer una introspección ni de analizar en profundidad y con tranquilidad cuáles son los motivos de la debacle.

En 2019, el PSOE ganó las elecciones con 212.600 votantes y el 28 de mayo perdieron en torno a 40.000. El panorama no fue mucho mejor para sus socios de Gobierno en Moncloa, que tenían la esperanza de alcanzar en la Asamblea Regional su propio grupo parlamentario ante la bajada de los socialistas que ya adelantaban las encuestas. Hace cuatro años, Podemos sacó más de 36.000 votos e Izquierda Unida-Verdes (en forma de Cambiar la Región de Murcia) obtuvo más de 13.000. Ahora, juntos y con Alianza Verde, apenas han superado los 30.000, a los que hay que sumar algo más de 8.500 votos de Más Región-Verdes Equo. En total, a todas estas formaciones a la izquierda del PP les faltan alrededor de 50.000 sufragios.

«Hay una bolsa de votantes de la izquierda que se ha quedado en su casa porque el censo no ha aumentado tanto y, de otro modo, la aritmética no nos daría estos números. Es innegable», asegura el politólogo Francisco Javier López Carvajal. Al electorado de derechas, por el contrario, le ocurre lo contrario, lo que ha contribuido a empeorar la ya de por sí difícil situación de socialistas y morados.

El Comité Regional del PSRM decidirá el día 7 qué propuesta de candidatos a las listas envía a la sede de Ferraz

«El problema lo hemos tenido también con el liderazgo, por eso hemos perdido el 5% de los votos, mucho más que en otros territorios. La única forma de combatir la desilusión que siempre sigue a un resultado como este es que acertemos con la gente que pueda estar en las listas», afirman fuentes internas del PSOE, críticas con la dirección actual. Consideran que ha habido demasiada «sumisión» a las decisiones de Ferraz, mientras que la sociedad murciana pide un partido con «carácter propio» que hubiese sido capaz de responder ante el recorte del Trasvase Tajo-Segura.

Pese a votar de nuevo en menos de dos meses, López Carvajal advierte que el resultado del 23J no tiene por qué ser igual de malo para la izquierda. «Estamos ante un escenario electoral distinto, en el que las expectativas auguran una victoria del PP. Esto puede provocar que se relaje su electorado y se quede ese fin de semana en la playa».

Hagan lo que hagan los votantes de derechas, la izquierda tiene claro que ha de movilizar y, para eso, hay que ilusionar. Ese es el objetivo de Sumar, que trabaja ya para intentar incluir a Podemos. «Aquí hay un problema. A la hora de confeccionar esta lista puede haber rencillas personales entre las personas que van a conformarla o que tienen que negociar esa confluencia. Eso también tira mucho para atrás al electorado», explica el politólogo.

"Aquí el problema lo tenemos en el liderazgo, por eso perdimos el 5% de los votos", afirma un socialista crítico

Se refiere a una historia bien conocida en la Región de Murcia. Óscar Urralburu era el secretario general de Podemos en 2019, cuando abandonó el partido para crear Más Región. «Durante la última campaña vimos, además que la parte de Podemos reventó el debate cuando le tocaba a Más Región. ¿Van a olvidar eso?», se pregunta.

Además, la izquierda alternativa puede encontrarse con otro problema en la Región. «Viendo cómo se dirigió Pedro Sánchez a sus diputados, parece que se ha dado cuenta de que el PSOE necesita crecer hacia su izquierda y se dispone a abandonar el flanco central. Ahora mismo no está claro que Sumar pueda sacar representación por Murcia y eso lo van a aprovechar para apelar a la unidad del voto».

Nueva campaña

Es momento de recomponerse a marchas forzadas para abordar la nueva campaña electoral del 23J. «Tocaría estudiar si el liderazgo de José Vélez debe continuar o no, pero todo eso ha quedado aparcado. El PSRM ahora mismo está en estado de shock porque no le han dado tiempo a reaccionar», considera López Carvajal.

Para él, el problema de Sumar será el de la credibilidad. «Tres semanas después de haber ido por separado y haberos peleado completamente, ¿presentáis unas listas conjuntas?». Además, tienen la desventaja de carecer de implantación territorial.

El experto predice, además, una campaña bronca que alcanzará puntos «bochornosos» con el peligro de que el Partido Socialista entre en «extremos de polarización» para alertar de un Gobierno PP-Vox

Diego Conesa: "Siento dolor por mis compañeros que han hecho un gran trabajo"

El exsecretario general de los socialistas murcianos y predecesor de José Vélez, Diego Conesa, reconoce que siente un «gran dolor» por sus «compañeros que han hecho un gran trabajo» al frente de las alcaldías y que no han conseguido revalidar el cargo tras el 28M. «Se ha votado en otras claves y toda la labor que han hecho los regidores socialistas y sus concejales no se ha visto reflejado en las urnas», lamenta.

Considera que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «ha hecho bien reaccionando rápido ante una situación tan complicada». En este sentido, confía en que «el pueblo decida sobre si quiere un proyecto de progreso o en un proyecto que busca revocar las más de doscientas leyes que se han aprobado esta legislatura».

Además, está seguro de que «la derecha hubiera querido elecciones en diciembre para pavonearse» y acusa al PP de «no tener escrúpulos» por retrasar sus pactos con Vox en varios Gobiernos autonómicos». 

Candidaturas

Desde el viernes y hasta el día 6 se están celebrando asambleas en las agrupaciones socialistas y el día 7 el Comité Regional aprobará las potenciales candidaturas al Congreso y al Senado por Murcia, que deberán pasar el filtro de la Comisión Federal de Listas y después del Comité Federal del día 10.

Las candidaturas de los partidos más a la izquierda dependen de los contactos entre Podemos y Sumar a nivel estatal. Los morados mantienen silencio «para no entorpecer las negociaciones». «Somos respetuosos al máximo con ese proceso, que es lo que toca ahora», comentan.

José Luis Álvarez-Castellanos: "Hemos tomado nota y no creo que sea difícil llegar a un acuerdo"

José Luis Álvarez-Castellanos, líder de Izquierda Unida-Verdes en la Región, es «optimista» y cree que los partidos de izquierda han «tomado nota» de lo ocurrido el 28 de mayo, elecciones en las que han perdido un buen número de votantes tras acudir a las urnas por separado. «No creo que sea difícil ahora llegar a un acuerdo. La gente está cansada de conflictos internos y las rencillas personales se van a dejar atrás», afirma. 

Si en Madrid se alcanza un acuerdo para ir todos juntos en Sumar, tocará después trabajar en quiénes van a encabezar la candidatura: alguien de Podemos (el último diputado que enviaron fue Javier Sánchez Serna), de IU-V, de Más Región (lo intentó en 2019 Óscar Urralburu) o de Verdes Equo. También podría ser alguien del proyecto que no esté ligado a estos partidos pero sí a movimientos sociales o sindicatos, como es el caso de Teresa Fuentes, activista de CC OO.