¿Qué balance hace del último año hidrológico en la Región de Murcia?

Este año, si lo analizamos exclusivamente por la disponibilidad de recursos hídricos, lo podríamos considerar como razonable. Dado que afortunadamente hemos podido disponer del agua necesaria para satisfacer la demanda de los cultivos de nuestra zona regable.

Pero en relación al incremento de los costes de producción agrícolas ha sido muy negativo, sobre todo por la energía y fertilizantes, así como de otros insumos necesarios para la producción de los cultivos. Sin duda, lo peor que ha sucedido este año ha sido la reciente aprobación del Plan Hidrológico del Tajo, con un incremento totalmente arbitrario de los caudales ecológicos que va a suponer una reducción del Trasvase Tajo-Segura en un 40%.

¿Qué consecuencias económicas, sociales y ambientales conlleva para la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena el nuevo Plan Hidrológico del Tajo?

Las consecuencias van a ser gravísimas, no solo para el Campo de Cartagena, sino para todo el levante español, tal como reconoce el propio Ministerio en el Plan Hidrológico del Segura, donde indica que la reducción del Trasvase va a suponer en el Campo de Cartagena una pérdida de empleo directo de 1.872 personas, con la destrucción de unos 8.060 empleos en toda la Cuenca, y un incremento de los costes de abastecimiento urbano de unos 16 millones de euros anuales.

«El incremento del coste de la producción agrícola debe ser trasladado al precio de los alimentos para que la actividad sea viable»

Pero este impacto debido al recorte del Trasvase puede ser aún mayor. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Alicante, 15.322 personas perderán su empleo, con una pérdida patrimonial de unos 5.700 millones de euros.

¿Qué recursos y herramientas se plantean frente a la reducción del Trasvase Tajo-Segura?

En primer lugar, vamos a recurrir judicialmente esta decisión del gobierno totalmente injusta y arbitraria de reducir el Trasvase Tajo-Segura. Simultáneamente, estamos trabajando con las diferentes administraciones para conseguir recursos hídricos a unos precios asumibles por los regantes, como puede ser el uso del agua desalada y las cesiones de derechos. Por otro lado, estamos en contacto directo con diferentes universidades y centros de investigación para conseguir soluciones que puedan amortiguar este gran golpe. Cabe destacar al respecto que colaboramos en la organización de la jornada ‘Los recursos no convencionales frente a la reducción del Trasvase Tajo-Segura‘, que se celebró el pasado 28 febrero en el Batel, Cartagena.

¿Cómo afectan las restricciones del Trasvase Tajo-Segura al precio de los alimentos?

Al disponer de menos recursos de agua del trasvase, nos vemos obligados a un empleo mayor del agua desalada, lo que por otro lado va a provocar una reducción de la superficie cultivada. El agua desalada actualmente nos cuesta unas tres veces más cara que el agua del trasvase. Por ello, se incrementarán los costes de la explotación agrícolas. Además, al disponer de menos agua se reducirá la superficie cultivada, con lo que la producción será menor.

«Trabajamos con las administraciones para conseguir recursos hídricos a unos precios asumibles por los regantes»

Todo ello traerá consigo un gran incremento del coste unitario de la producción agrícola, que debe ser trasladado al precio de los alimentos para que la actividad agrícola sea viable. Sin duda, esta decisión totalmente arbitraria del gobierno de recortar el trasvase supondrá un mayor incremento del coste la cesta de la compra, con el perjuicio que ello supone a muchas familias.

¿Qué actuaciones se llevan a cabo desde la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena para garantizar el buen estado del Mar Menor?

La situación del Mar Menor nos preocupa muchísimo, y deseamos una pronta recuperación de esta excepcional joya medioambiental. Por ello, llevamos años aportando soluciones en base a diferentes trabajos científicos que hemos promovido, y que se pueden consultar en nuestra página web.

Como ejemplo de las diferentes actuaciones que estamos llevando a cabo señalar que desde el año 2019 estamos realizando el seguimiento y vigilancia ambiental de unos 150 pozos; desde octubre de 2020 participamos como socios, junto al Instituto Geológico y Minero de España (IGME), en el proyecto europeo Interreg Sudoe AQUIFER, que está realizando la monitorización y modelización en tiempo real del acuífero cuaternario; y desde principios del 2021 colaboramos con investigadores de la UPCT para el desarrollo de actividades de innovación y divulgación relacionadas con la implantación de una fertirrigación sostenible en Campo de Cartagena, proyecto al que se incorporó el IMIDA en 2022 para ayudar en tareas de teledetección.

También colaboramos en la ejecución del proyecto de la CARM de Implantación de Tecnologías de Agricultura de Precisión y Control del Acuífero en nuestras zonas regables, con la instalación de unas 1000 sondas; suscribimos otro convenio con la UPCT para la caracterización hidráulica de la red de drenaje, así como el estudio de su compatibilización para la reducción de la erosión hídrica y la retención de sedimentos. Además, estamos captando agua de las depuradoras de la comarca y del denominado ‘bombeo del Albujón’, evitando anualmente que unos 8 hm3 de agua cargada de nutrientes pudiera llegar al Mar Menor.