El jefe del Estado, Felipe VI, presidió este martes en Alcantarilla los actos de conmemoración del 75 aniversario de la creación de la Escuela Militar de Paracaidismo.

Un total de 120 paracaidistas, ataviados con uniformes históricos pusieron el broche de oro, con un lanzamiento masivo al término del acto. Uno de ellos tuvo el honor de portar la enseña nacional, que pesa 65 kilos, mide 1.300 metros cuadrados y lleva otros 50 kilos de lastre. Se trata de la tercera bandera más grande del mundo.

El monarca llegó en helicóptero a una base aérea en la que le aguardaban, junto a la imagen de la Virgen de Loreto, patrona del Aire, representantes de todos los ejércitos. Entre las autoridades civiles y militares, más invitados, había unas 1.800 personas. El helicóptero aterrizó a las once y dos minutos.

Así aterrizan los paracaidistas en la base militar de Alcantarilla

Así aterrizan los paracaidistas en la base militar de Alcantarilla Ana Lucas

El coronel Alberto José Lens Blanco, director de la Escuela de Paracaidismo, y el teniente general Pedro José García Cifo, director general de Reclutamiento y Enseñanza Militar y paracaidista más antiguo en activo, fueron anfitriones del rey. Al acto también asistieron el presidente de la Región, Fernando López Miras; el delegado del Gobierno en Murcia, José Vélez; el presidente de la Asamblea, Alberto Castillo; el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, y el de Alcantarilla, Joaquín Buendía.

A su llegada sonó el himno de España y, tras recibir novedades, Felipe VI pasó revista a las tropas, en compañía del jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire y del Espacio, el general Javier Salto Martínez-Avial. 

Se hizo entrega de un obsequio del Paracaidista Distinguido, el subteniente Vicente López Cabrera. Acto seguido, Pedro José García Cifo pronunció una alocución y rememoró que el 23 de enero del 48 fue el primer lanzamiento en esta escuela. “En un principio, el descenso en paracaídas no se concibió más que como una técnica para salvar la vida tras un incidente en vuelo”, comentó en su discurso, que fue “un sentido homenaje a todos los que dieron su vida por España”.

Alrededor de 120.000 alumnos se han formado en la escuela desde su puesta en marcha. García Cifo valoró “la pasión” de los instructores que han pasado por Alcantarilla, donde se han ejecutado un millón de medio de saltos, indicaron desde la base.

“La Escuela se encuentra en un proceso de transformación, siempre a la búsqueda de la excelencia”, subrayó el director de Reclutamiento. “Es un orgullo para nosotros saber que nuestro rey está cerca de los paracaidistas: cuenta con nuestra absoluta lealtad”, sentenció.

El Rey Felipe VI en la base militar de Alcantarilla Juan Carlos Caval

A continuación, los presentes entonaron el himno del Ejército del Aire: “ Volad, alas gloriosas de España / Estrellas de un cielo radiante de sol / Escribid sobre el viento la hazaña / La gloria infinita de ser español”. Después, homenaje a los caídos por España, en memoria de los cuales se depositó una corona funeraria, a los pies de la Virgen de Loreto que estuvo todo el rato en la pista, en calidad de patrona del Aire que es. 

Después, un desfile aeroterrestre, en el que no faltaron carros de combate, y, a su término, el lanzamiento masivo de paracaidistas, varios de los cuales saltaron con uniformes de época para rememorar el día que se realizó aquel primer salto hace ahora 75 años.