Tribunales

Rebajan la pena al hombre que violó a su cuñada menor de edad en un locutorio en Murcia

A este individuo lo condenaron a nueve años de cárcel, que se le quedan en siete por causa de la ley del 'solo sí es sí'

Ana Lucas

Ana Lucas

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJMU) ha desestimado el recurso de apelación contra la resolución de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Murcia que condenó a un hombre por violar a una menor de 15 años, hermana de su novia, en un locutorio. A este sujeto lo condenaron a nueve años de cárcel, que se le quedan en siete por causa de la ley del 'solo sí es sí'.

El escenario de la agresión, hace un lustro, el locutorio en el que trabajaba el individuo, que fue quien llamó a la adolescente para que fuese al lugar. En aquel momento, este sujeto, que tiene ahora 30 años, mantenía una relación sentimental con la hermana de la menor. Y la hermana se encontraba entonces embarazada del acusado

La Sala confirma la resolución recurrida, pero modifica la extensión temporal de la pena privativa de libertad impuesta, por aplicación más favorable de la prevista en la reforma legal operada por LO 10/2022 -la conocida como ley del 'solo sí es sí'-, de manera que queda así fijada en 7 años y 6 meses de prisión (en lugar de la impuesta en la sentencia recurrida de 9 años).

Se le condenó como autor de un delito de abuso sexual con acceso carnal, con la concurrencia de la atenuante de dilaciones indebidas, a la pena de nueve años de prisión, seguido de una medida de 9 años de libertad vigilada y la prohibición de aproximación y comunicación de la menor, además del pago de una indemnización de 6.000 euros por los daños morales causados.

Contra esa resolución la representación procesal del acusado presentó un recurso de apelación alegando vulneración del derecho a la presunción de inocencia y error en la calificación jurídica de los hechos y en la no aplicación de la atenuante como muy cualificada.

Los magistrados rechazan los motivos alegados por el recurrente y destacan “el rigor, completitud y racionalidad del método valorativo” empleado por el tribunal de instancia y avalan el “singular valor acreditativo” otorgado al testimonio de la víctima por la Audiencia Provincial. “No se limita, por tanto, el tribunal a quo a una mera declaración apodíptica de la credibilidad de la testigo que señala como víctima del delito cometido por el acusado. Por el contrario, hace un análisis pormenorizado de los datos y circunstancias en que sustenta la fiabilidad de dicho testimonio”, explican.

La sentencia apunta, además, una “serie de corroboraciones periféricas y contextuales” que contribuyen a la fiabilidad del relato ofrecido: contactos entre la menor y el acusado desde que tenía 11 años, la inicial que la chica lleva tatuada en el antebrazo -según ella explica- como señal del vínculo existente entre ambos o las declaraciones de amor que esta hacía en sus libros de texto.

A mediados del pasado mes de noviembre la misma sala modificaba también la pena a un condenado por tentativa de agresión sexual tras la ley del 'solo sí es sí'. Con la reforma del Código Penal, el acusado ha visto rebajada su condena a cárcel ya que "la pena con la que se sanciona el delito tipificado ha sufrido una clara atenuación". En este caso, se le impuso una pena de 3 años y 1 día (en vez de los 4 años y 6 meses de la regulación anterior) por tratar de violar a una mujer en el jardín del Malecón de Murcia.

La agresión en el locutorio

Tal y como se lee en el documento judicial, el adulto "requirió a la menor para que le acompañara a una habitación apartada que había en el local, donde le pidió mantener relaciones sexuales. Ella se negó inicialmente, si bien, ante la persistencia del hombre accedió, mostrando nuevamente su negativa cuando ambos se encontraban acostados en la cama de la sala, a pesar de lo cual éste, haciendo caso omiso a ese deseo de finalizar mostrado por aquella, la penetró vaginal y analmente". La violó. La víctima denunció lo que le había pasado y se abrió una causa judicial que, tras dilatarse en el tiempo, este año ya tuvo sentencia por parte de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Murcia. La sentencia que ahora se ha rebajado.

Tanto por parte del sujeto como de la hermana de la víctima, en estos momentos la ya esposa del acusado, se intentó en el juicio "exponer una situación en la que la menor sentía una especie de amor platónico" hacia su cuñado.

El tribunal desmonta esta idea: hay pruebas de que el adulto llevaba años mandando mensajes a la niña, diciéndola que la quería y que tenían que mantener lo suyo en secreto. La hermana llegó a enfrentarse con la menor: la acusó de "roba maridos" y, según explicó la víctima en el juicio, la llegó a amenazar con difundir por Internet fotos de índole sexual que ella había enviado en su momento al sujeto. A la pregunta de si le ha contado esto a su madre, la chica dice que sí, pero que ella le restó importancia.