La campaña de Adecco ha sido protagonizada por Pablo Pineda, primer diplomado europeo con síndrome de Down y Lola Robles, actriz con discapacidad visual. La campaña pretende hacer un paralelismo entre la conocida ‘crisis de los 40’ y la inclusión laboral de las personas con discapacidad, proponiendo una reflexión de la situación actual y la creación nuevas metas y proyectos de futuro para las empresas.

En esta ocasión CRC, entidad colaboradora con Adecco en proyectos de empleabilidad e inclusión laboral, ha querido impulsar la difusión de esta campaña, ya que uno de los objetivos principales de la entidad es apoyar a los colectivos vulnerables e impulsar el empleo para que las personas con discapacidad estudien, trabajen y puedan ser independientes.

CRC lleva años colaborando con Adecco en actividades de voluntariado relacionadas con la formación en educación financiera y el medio ambiente. También han impulsado conjuntamente campañas anteriores como la del Día Mundial del Síndrome Down y acaban de llegar a un acuerdo de contratación de personas con discapacidad para ofrecer oportunidades de integración y desarrollo.

Y es que este año se celebra el 40 aniversario de la aprobación de la Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI), hoy llamada Ley General de los derechos de las personas con discapacidad y su inclusión social (en adelante, LGD). Esta normativa legal reconoció, por primera vez, los derechos laborales de las personas con discapacidad, exigiendo a las compañías de más de 50 trabajadores la incorporación de un porcentaje de profesionales con discapacidad no inferior al 2%.

Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco afirma que «la consolidación del marco legal, unida a fenómenos como el mayor empuje del sector de la discapacidad, la globalización, la digitalización o la generalización de las redes sociales, han dibujado un nuevo escenario en el que la discapacidad es cada vez más visible y aceptada».