Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Medio ambiente

Carrera a contrarreloj para el cinturón verde del Mar Menor

El Ministerio capea los ánimos de los agricultores, en plena tensión en el Campo de Cartagena, con reuniones para estudiar las opciones de compra de terrenos donde irían los tres nuevos humedales

Parcela en la desembocadura de la rambla del Albujón que servirá de humedal seminatural

Parcela en la desembocadura de la rambla del Albujón que servirá de humedal seminatural.

Para ver este vídeo regístrate en La Opinión de Murcia o inicia sesión si ya estás registrado.

Parcela en la desembocadura de la rambla del Albujón que servirá de humedal seminatural. Alberto Sánchez

Momento clave en el impulso de las obras del Ministerio para la Transición Ecológica en el Mar Menor. La oficina que coordina los trabajos en la laguna mantiene estos días las reuniones más importantes con los propietarios de los terrenos donde se quieren ubicar los humedales semiartificiales, los filtros verdes o las áreas naturales en la zona sur de la cuenca. Los trabajos para definir la superficie del cinturón verde ya han terminado, a la espera de pasar las evaluaciones ambientales, y los técnicos quieren acelerar los proyectos en unas semanas donde la tensión ha crecido en el Campo de Cartagena.

Los agricultores llegan de ver un fuego cruzado entre la Fundación Ingenio, donde están metidas 40 empresas agrícolas de la comarca, y el Gobierno regional. La patronal logró encender los ánimos de una gran cantidad de propietarios de terrenos y productores de los municipios ribereños afectados por las limitaciones de la Ley del Mar Menor o las restricciones para proteger el acuífero. El Ministerio tira de la ayuda de organizaciones como COAG para intermediar con los titulares de los terrenos afectados, muchos de ellos enfadados por la posibilidad de perder sus tierras o limitar su actividad a un secano muy concreto. Al final del proceso, las negociaciones serán individuales, pero la hoja de ruta está marcada: comprar o expropiar.

Humedal Albujón. Una superficie de 32 hectáreas con capacidad de entrada de 291 litros por segundo. Se estudia la opción de colocar un filtro de grava. Volumen: 350.000 m3. Alberto Sánchez

Los técnicos que trabajan en el plan estatal para recuperar la laguna salada, liderados por Inmaculada Ramírez, jefa de la Oficina Técnica del Mar Menor, han adelantado trabajo con los tres humedales que se ubicarán en San Pedro del Pinatar, al lado de la desaladora (cuya redacción está terminada), el de la rambla de Miranda, detrás del Carmolí, y la bocarrambla del Albujón, estos dos últimos aún en redacción. La intención es comenzar con los trámites ambientales de estos tres espacios inundables este mes, de las seis áreas de renaturalización en enero de 2023, la restauración forestal de la Sierra Minera en marzo y los seis filtros verdes, que bombearán agua del acuífero, en abril, los últimos.

El Ministerio reconoce que la tramitación de estos proyectos, con muchos millones de euros de por medio y actuaciones en grandes extensiones de terreno, es compleja y larga. De hecho, avanza que las máquinas no comenzarán a trabajar en el cinturón verde hasta casi dentro de un año, en septiembre u octubre, a las puertas de las elecciones generales en España. Los filtros verdes no comenzarían hasta enero de 2024. Una actuación global sobre 900 hectáreas.

Humedal de miranda. Limpiará el agua de la rambla y del acuífero (40 l/s). Ocupará un terreno de 39 hectáreas con un volumen de 635.000 m3. Alberto Sánchez

No hay temor a un cambio de rumbo en el proyecto de recuperación del Mar Menor si hay un cambio de Gobierno en Madrid. Esto es lo que trasladan desde Transición Ecológica, que sin embargo sí ha marcado prioridades a los técnicos: el corredor verde, la intervención en los depósitos y ramblas mineras, el cierre de los regadíos ilegales y las ayudas a los agricultores (20 millones) van lo primero. No se piensa en los comicios, aseguran, pero la intención es comprometer las máximas obras posibles antes de la cita con las urnas para obligar a la siguiente administración a continuar con las obras. En 2023 habrá 150 millones, pero solo están ejecutadas hasta ahora el 3% de las medidas. Otro 20% del presupuesto está contratado y un 66% planificado. En total, 480 millones que llegan de Europa y que habrá que invertir antes de 2026.

HUMEDAL DE SAN PEDRO. Una capacidad de 356.000 m3. Ayudará a frenar las inundaciones de El Mojón y habrá una charca para el fartet. Alberto Sánchez

Uno a uno

Con el cinturón verde se pretende eliminar el 60% de los nitratos agrícolas que entran al Mar Menor, más de 900 toneladas al año en descargas directas del acuífero. La parte más compleja: los filtros verdes.

Los Narejos tendrá el primero cerca del aeropuerto y del humedal de la Hita, aunque hay que negociar con el Ejército del aire qué alternativa es mejor ya que surge la complicación de que el agua atraería a las aves, un problema al tener el aeródromo justo al lado. La finca Torre del Negro tendrá uno de los filtros naturales más grandes y donde se prevé bombear más agua subterránea, aunque el de mayor tamaño sería el de la desembocadura de la rambla de Ponce. El Mirador de San Javier, junto a la rambla de Cobatillas, tendrá otro al igual que la depuradora de Los Alcázares, que podría tratar el agua del canal perimetral D-7, de la depuradora o del acuífero.

Estos tendrán un tratamiento combinado de balsas de astillas, filtros verdes con vegetación y un humedal seminatural donde laminar las aguas tratadas para que sigan una dinámica natural: evaporarse o infiltrarse en el suelo pero limpia. Otra opción que estudian los técnicos sería reutilizar ese recurso. Aunque las previsiones de Transición Ecológica eran bombear del acuífero (para aliviarlo y rebajar el nivel freático) más de 5 hm3 al año, el caudal total está en estudio ahora mismo.

El Ministerio ha optado por redimensionar estos filtros. La visión técnica apunta a que unos espacios más pequeños pueden ayudar a un mejor tratamiento del agua.

Verde al sur

En el caso de las áreas de renaturalización, el perímetro dibujado en el mapa del Ministerio se ha ido reduciendo conforme salían los borradores del horno. La Oficina del Mar Menor ha apostado en los últimos meses por definir bien esta parte del cinturón en base a las pendientes del terreno y los estudios hidrológicos. Por ejemplo, estas áreas seguirán abarcando terrenos denunciados por regadíos ilegales pero habrá otras zonas que salgan de la cartografía como el plan parcial La Loma de Mar de Cristal, donde estaba ubicada una de las grandes urbanizaciones paralizadas por la moratoria de la Ley del Mar Menor.

Los técnicos de la Oficina del Mar Menor prevén poner las máquinas sobre el terreno en un año

decoration

Aquí se concentra la intensidad de las negociaciones con los propietarios. Entre las soluciones, el Ministerio plantea bancales aterrazados combinado con setos y matorrales, así como franjas de algarrobos, un cultivo que de apostar por él, los agricultores recibirían ayudas estatales.

Compartir el artículo

stats