El intento del Ministerio de Transportes por evitar el paro convocado por la Plataforma en Defensa del Transporte a partir de este domingo a medianoche no ha logrado su propósito, aunque el encuentro celebrado este jueves ha propiciado un acercamiento. Tras la reunión mantenida con los representantes del departamento de Raquel Sánchez la organización exige al Gobierno que plasme por escrito en un documento firmado los compromisos alcanzados, a fin de que los transportistas sepan que se van a cumplir y en qué plazo.

La convocatoria de los transportistas autónomos que pararon en primavera no está respaldada por ninguna otra organización y ha despertado una gran inquietud entre las empresas con mayor dependencia del transporte.

Transportes se comprometió en la reunión con la dirección de la Plataforma a «reforzar» las inspecciones para garantizar que los pequeños empresarios no trabajen por debajo de sus costes, una de sus principales reivindicaciones. Atendiendo a la solicitud realizada por carta hace unos días por la Plataforma, el Ministerio le comunicó que «la inspección ya está actuando para garantizar el cumplimiento de la ley» y asegura que «en las próximas semanas se aprobará un Plan de Inspección 2023 para reforzar las actuaciones».

El plan incluirá, por primera vez, una línea de actuación específica para el control de precios, morosidad y carga y descarga, de acuerdo con la normativa aprobada, según el Ministerio.

Los transportistas autónomos se quejan de que tienen que trabajar a pérdidas porque los cargadores siguen pagando tarifas por debajo de coste y obligan a los conductores a cargar y descargar camiones, incumpliendo así la normativa que fue recogida por el Ministerio de Transportes en la reforma pactada tras las movilizaciones de primavera. Piden, entre otras cosas, que el número de inspectores se incremente, tanto en el Ministerio como en las comunidades autónomas, y un plan de inspección formal firmado con unas fechas concretas.

La Plataforma considera que, tras la reunión a la que fue convocada «por vía de urgencia», falta la contestación del Ministerio a si, finalmente, está dispuesto a que antes del domingo a las doce de la noche haya «un documento con unos compromisos serios y firmados de lo más necesario y lo más relevante, para poder llegar a tomar otra decisión distinta a la que ahora mismo está tomada».

Todo lo que se anuncie tendrá que recogerse en un acuerdo firmado, que los transportistas luego valorarán y considerarán si es suficiente o no para desconvocar el paro, señaló el presidente de la plataforma, Manuel Hernández, a la salida de la reunión. «Nos encontramos en una situación crítica», se lamentó Hernández, para asegurar que, si los transportistas tuvieran tiempo, el planteamiento de la plataforma habría sido otro distinto, pero no lo tienen cuando, a diario, empresas pequeñas de transporte cesan la actividad por la imposibilidad económica.

Hernández añadió que el Ministerio se ha comprometido a estudiar sus reclamaciones y a contestar a la Plataforma, por lo que señala que debe pronunciarse si tiene la voluntad de que se produzca de una manera inmediata un acuerdo firmado, ya que, de lo contrario, se iniciará el paro tal y como está previsto.